Robert Johnson, el pionero del club

Robert Johnson, el pionero del club

El Espacio del Mono.

Josué Mota 

Sólo grabó 29 canciones. Sólo tenía 27 años. Sólo existen dos fotos de él. Jamás grabó propiamente un álbum. Se dice que vendió su alma al diablo para convertirse en el mejor blusero. No se sabe qué causó su muerte, sin embargo es uno de los hombres que más influyó entre los grandes rockeros de la historia, y le rinden tributo con frecuencia.

Se puede decir que Robert Johnson –con su mirada de diablillo- inauguró el club de los 27 al imponer –sin quererlo- una pauta no sólo por la edad a la que falleció, sino porque las causas de su muerte son un misterio; una versión popular cuenta que Robert salía con una mujer casada, y el esposo, tras descubrir la infidelidad, envenenó al talentoso guitarrista con alguna sustancia toxica depositada en el whisky que tomaría. Otra versión apunta que murió simplemente de sífilis, según la leyenda también era un mujeriego. Sin embargo, no hubo autopsia y el acta de defunción indica que la causa de la muerte es desconocida, dejando su muerte en un misterio.

Tras su muerte y debido a la relevancia en el mundo de la música que tuvo, se recogieron algunas historias de su vida, las cuales coinciden en que Robert Johnson no fue bueno ni le interesó la escuela, y mostró siempre interés por la música, sin embargo no era talentoso con la guitarra. De pronto desapareció de su natal Misisipi  y pasaron varios años –nadie sabe con certeza cuántos- sin que alguien lo viera.

A su regreso, Robert Johnson ya tocaba como nadie en esos años podía hacerlo, incluso ya tenía sus propias canciones y comenzó a presentarse en los bares cercanos a los campos de algodón, con cierto éxito según se cuenta.

Eric Clapton ha declarado que para poder tocar y cantar las canciones de Robert Johnson, necesita hacerlo con un guitarrista de acompañamiento, debido a que el fraseo de la canción es opuesto al fraseo melódico; es decir, mientras cantaba con un ritmo, en la guitarra tocaba un ritmo diferente.

Muchos de los riffs por lo que actualmente se identifica al blues fueron mejorados por Robert Johnson. Resulta complicado afirmar que él los inventó,  ya que los estudios antropológicos sobre los orígenes del blues no llegan a una conclusión en este sentido, pero lo que se puede afirmar por las primeras grabaciones concidas del blues, es que Johnson añadió mucha técnica a esos riffs que actualmente se utilizan y que también fueron la base para grandes éxitos de Led Zepellin y los Rolling Stones.

En una de las fotos de Robert Johnson se puede apreciar sus largos y delgados dedos, lo que sin duda le permitió tocar fraseos realmente complicados. Clapton, que se ha interesado mucho en la vida de Johnson, ha dicho que una versión confiable es que durante todo el tiempo que desapareció de Misisipi estuvo ensayando y conociendo a otros músicos, lo que le habría permitido desarrollar ese estilo innovador.

Esta versión, por supuesto, es mucho más creíble, pero a la leyenda referente a  que Robert se presentó alguna vez en el cruce –crossroad- de la autopista 61 con la 49 en Misisipi y cerró un trato con el diablo de venderle su alma a cambio de ser el mejor guitarrista de blues, se ve impulsada por algunas composiciones del mismo Johnson, como en la famosa Me and the devil blues:

Early this mornin’

when you knocked upon my door

Early this mornin’, ooh

when you knocked upon my door

And I said, «Hello, Satan,»

I believe it’s time to go.»

Más allá de la leyenda del crossroad y del misterio de su muerte, lo cierto y constatable es que con tan sólo 29 canciones –grabadas tan sólo dos años antes de su muerte- Johnson pudo gustar e inspirar a grandes músicos que a su vez hicieron gran música. Sigue siendo considerado por muchos el rey y la imagen del blues.

El Club 27

Conozca las historias detrás de los otros integrantes de este club






NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.