Hacktivistas levantan la mano

Hacktivistas levantan la mano

  • Anonymous, guerra de baja intensidad

Lado B

El hacktivismo y la guerra de baja intensidad en la web vive uno de sus momentos más álgidos, ayer (14/07/2011) el diario La Jornada dio a conocer que el grupo Inj3ct0r  (@inj3ct0r) ingresó a un servidor de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)  y aunque no alteró su contenido, hizo un respaldo de 2 mil 646 archivos y los subió a Internet”.

El ataque se produjo desde el pasado 5 de julio según un reporte del blog de tecnología Alt1040  y citando al sitio de noticias The Hacker News,  explicó que las razones del ataque se centraron en el apoyo de la OTAN “al desarrollo y financiación de armas nucleares”.

Un mensaje dejado en el servidor de la OTAN, informa La Jornada, proclamaba: “¡Chinguen a su madre ustedes y sus crímenes! ¡Más temprano que tarde todas sus estúpidas ideas serán publicadas en Wikileaks!”

La nota del diario capitalino sostiene que los integrantes de Inj3ct0r aseguraron que podrían haber alterado el sitio de la OTAN, pero no lo hicieron. Sin embargo, hasta el momento la organización atlántica no ha confirmado la transgresión.

Se trata de uno de numerosos ciberataques que han ocurrido en días recientes, como los emprendidos contra la policía de Arizona y la empresa Sony. Pero éste destaca por haber vulnerado una de las alianzas militares más poderosas del planeta.

El grupo que se adjudicó la acción fue fundado en 2003 y sus integrantes se consideran hacktivistas, es decir, sus acciones tienen razones políticas y sociales. En su sitio  hay un archivo de exploits (programas que aprovechan vulnerabilidades en el sistema) que pueden ser usados para hackear.

Leer el resto de la nota acá.

Hace una semana la revista Milenio Semanal abordaba el tema:

“Pionero, y por lo tanto célebre como ninguno otro hasta el momento, Anonymous  es quizá el paradigma de estos hackers que viven exclusivamente en la red, aunque sus ideas y métodos comienzan a verse expuestos en las calles al calor de las últimas protestas sociales que conmueven a Europa. Son conocidos por las máscaras a imagen de las que utilizaba el anarquista revolucionario de V de Vendetta, la novela gráfica de Alan Moore, con las que ocultan sus rostros cada vez que realizan comunicados que exhiben en YouTube y en diferentes plataformas de videos virtuales. Sus primeras apariciones se registraron en 2006, aunque no fue sino hasta 2008 cuando comenzaron a multiplicar sus ciberataques.”

A principios del año el suplemento de tecnología CiberP@ís  del diario El País, publicaba también un trabajo  sobre el grupo hacktivista que puso en jaque a empresas como Visa, Mastercard, PayPal y Amazon, cuando le dieron la espalda a Wikileaks.

Pero no todos, según Milenio Semanal, justifican ideológicamente sus ataques: “La fama de Anonymous dio pie al nacimiento de múltiples plataformas que se cobijan bajo el ideario de la transparencia institucional, el ataque a toda forma de censura y la denuncia de la corrupción política o empresarial. Pero en el océano que es internet navegan otros barcos piratas con objetivos un tanto más turbios: hacer daño sólo para demostrar que nada es tan seguro en internet como se dice, como enarbolaba Lulzsec (@lulzsec), un colectivo misterioso compuesto al parecer sólo por seis personas, que durante los breves 50 días que duró su existencia protagonizó los más osados ataques de este tipo que se hayan llevado a cabo hasta el momento en la red”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.