“Rápido y Furioso” armó al Cártel de Sinaloa, reconocen agentes de la...

“Rápido y Furioso” armó al Cártel de Sinaloa, reconocen agentes de la ATF

  • No fue el próposito de la operación, insisten

Lado B

“Armamos al Cártel de Sinaloa, es repugnante”, aseveró Carlos Canino, actual jefe de la oficina de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), al reconocer que la investigación de la operación “Rápido y Furioso” ha revelado que las armas que cruzaron de Estados Unidos a México llegaron a manos de estos grupos delictivos.

El día de hoy agentes federales de la ATF admitieron ante el Congreso de los Estados Unidos que existieron “errores” en dicha operación, lo que originó que con el paso de las armas los grupos del crimen organizado pudieran incrementar su armamento; sin embargo, insistieron que el objetivo de la operación nunca fue permitir el trasiego legal de cerca de 2 mil armas durante 2009.

“No fue el propósito de la investigación permitir el transporte de armas de fuego a México y, que yo sepa, nuestros agentes nunca vieron a ninguno de los sospechosos en este caso cruzar la frontera con armas”, aseguró William Newell, ex agente encargado de la ATF.

Asimismo, José Wall, agente especial de ATF asignado a Tijuana, Baja California, rechazó que los agentes asignados a México hubieran participado en el operativo: “la mayoría de esas armas han sido decomisadas a criminales dedicados al tráfico de drogas, secuestro, extorsión y otros crímenes», indicó.

Y es que documentos de las investigaciones revelaron que éstas armas llegaron a manos de diferentes cárteles, entre ellos los que lidera Joaquín “El Chapo” Guzmán, Teodoro “El Teo” García y La Familia Michoacana.

Por su parte, William McMahon, encargado de las operaciones de ATF en el oeste de Estados Unidos, sostuvo que el objetivo final de la operación “Rápido y Furioso” era combatir “la compleja red” de criminales dentro de EU y desmantelar los carteles de la droga.

 Sin embargo, Carlos Canino aseguró  que la operación no sólo violó las políticas vigentes, sino que dejó al margen a las autoridades mexicanas y a las propias autoridades de Estados Unidos en México. E insistió en que estas armas “fueron a dar a criminales sin escrúpulos”, dijo.

«Nunca creí que alguien dentro de ATF dejara que esas armas cruzaran y terminaran en manos de criminales en una operación aparentemente aprobada por el Departamento de Justicia, con la esperanza de atrapar un pez gordo», aseveró.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos insiste en que no obstaculiza las investigaciones del Congreso, y que está cooperando y ha entregado miles de documentos que se le han solicitado.

Y es que un informe divulgado hoy por el senador republicano Charles Grassley, señala que al menos 122 armas encontradas en 48 escenas de crímenes en México están vinculadas con la operación “Rápido y Furioso”

Durante la audiencia, Newell fue intensamente cuestionado por los errores del operativo, sobre las maniobras clandestinas ocultadas al gobierno de México, sobre la falta capacidad para monitorear y rastrear y sobre todo por la irresponsabilidad. Asimismo, fue acusado de escribir la página “más negra” en la relación policiaca México-EU, actuando a espaldas de quien le solicitó ayuda para desarmar a los cárteles.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.