Rastreando sonoridades

Rastreando sonoridades

Diana Gómez @dianaegomez Al escuchar “Drone Bomb Me” de Anohni corrí a buscar sus registros en redes sociales y en internet, no hallé más que imágenes...

Aunque la religión y hasta el ocultismo nos han explicado hasta el cansancio que un demonio es esa figura sobrenatural y malévola, los griegos y otras culturas han dejado en claro que el termino está recargado de espiritualidad, en la que tienen cabida personas con un conocimiento muy elevado y con un gusto exquisito por ciertas artes.

Mi papá decía que si el mundo era una estación de trenes y la gente los pasajeros, los poetas no son lo que van y vienen, sino los que se quedan en la estación viendo los trenes partir.

Cuando escuché a Metronomy todo me pareció pasajero, pensé que esos clichés en el teclado se asemejaban a una buena click flick que pronto olvidaría, y que el hype que desbordaba la banda se quedaría en eso, en una moda del 2011, pero me equivoqué. Cinco años más tarde lo único que podemos notar de estos ingleses es su fina estética para hacer música.

En este 2016 Murphy prepara otro álbum y nos hace cuestionar lo mucho que está haciendo por la música en un momento en el que parece que la imaginación se reduce.

Existen ciertas piezas sonoras que sólo se entienden en la construcción gráfica mental, fungen como un proyector que crea imágenes y situaciones. Son extractos que se convierten en el soundtrack de la imaginación y en nuevos géneros musicales.

video

La primavera de 2015 sonaba mucho a Father John Misty (alías de John Tillman), era el soundtrack del magnetismo entre dos personas. El autor deletreaba un amor sin capas, que inteligentemente se construía con base en un nuevo folk, o en la mutación de este género.

Golpes resonantes, golpes secos, golpes húmedos, golpes tropicales, esa resonancia que se deriva de un timbal y tiene que retenerse en la piel para bailar danzón. Esa es la instrucción número uno para desmenuzar este género y sumergirse en él. Eso escuché a los 14 años en una plaza de Veracruz.

video

Cada individúo se acerca a la música de forma distinta, pero cuando tus gustos se extienden y la melomanía y el romanticismo te ataca, no hay vuelta atrás, deberás atar toda tu vida a esa parte del arte, y seguir buscando hasta llegar al final.

Cuando te acercas por primera vez a la música negra sin ningún prejuicio, ya estás del otro lado. Pongámoslo así, está presente en todos lados pero ni nos damos cuenta.