El Increíble Devorador de Libros

El Increíble Devorador de Libros

A veces el escritor, cuando inicia una obra, se enfrasca en crear una historia de la nada sin pensar que el camino que han recorrido otros puede ser aprovechado. La intertextualidad, común en grandes autores como Borges, es poco frecuentada en la narrativa contemporánea. J.M. Coetzee, narrador sudafricano ganador del premio Nobel, elabora en Foe más que una continuación, una reinterpretación desde la alegoría de la novela Robinson Crusoe de Daniel Defoe.

Novela decadentista, El jardín de los suplicios, es una aproximación interesante al malestar que caracterizó a la sociedad europea de finales del siglo XIX. En particular, para los franceses, el desencanto se representó por el caso Dreyfus, un evento de espionaje y antisemitismo que significó una ruptura social y política para el país. En este contexto, Mirbeau, que había seguido en sus primeras obras los cánones de la novela francesa realista, da un giro a su narrativa y publica tres obras que rompen con la tradición: El Jardín de los suplicios (1899), Diario de una camarera (1900) y Las 21 jornadas de un neurasténico (1901).

Los cuentos de Mauricio Molina tienden a la creación de atmósferas y a la búsqueda de mundos imposibles. La puerta final es un ejemplo valioso de la narrativa puesta al servicio de una mirada extraña, que sondea las otras puertas de la realidad. En cada una de las piezas de este libro el autor abre una caja de Pandora de la que emergen universos paralelos e instantáneas donde se mezclan el ensueño y la tristeza.

Hay dos vertientes identificables en los cuentos de No todos los hombres son románticos: la sexualidad a veces lúdica a veces transgresora y la mirada hacia México desde un narrador ubicado en el extranjero que, en medio de sus devaneos, ejerce sutiles ajustes de cuentas con lo que dejó atrás. Héctor Manjarrez, nacido el mismo año que José Agustín, uno de los referentes de la llamada Generación de la Onda, explora en este libro las relaciones de pareja en un ambiente inestable y la exploración de historias que ocurren en fuera del país y que, sin embargo, ofrecen una lectura cercana del México de hace varias décadas.

Libro que demuestra las amplias posibilidades del cuento, Bestiario reúne piezas narrativas que simulan ser las figuras fantásticas de un retablo medieval, miniaturas que podrían formar parte de aquellos prolijos catálogos que describían animales maravillosos, quimeras que poblaban los rincones más alejados del mundo. Sin embargo, Arreola no sondea las formas de una bestia fantástica; toma la figura reconocida de un animal y lo transforma con el lenguaje.

Alejandro Badillo @Alebadilloc Primera novela publicada por Jorge Ibargüengoitia, Los relámpagos de agosto marca el humor y la desmitificación de figuras y hechos históricos que marcarían...

Novela breve estudiada desde los más diversos ángulos, publicada en 1955, Pedro Páramo supuso una sacudida a la literatura mexicana que, en aquellos tiempos, aún bebía de las aguas de la novela de la Revolución Mexicana. Antes de los experimentos de la Generación de Medio Siglo o de las irreverencias de La Onda, Pedro Páramo significó una renovación del lenguaje literario

Alejandro Badillo @Alebadilloc El género ensayístico es, por vocación, flexible. A menudo se piensa en el ensayo como un texto acartonado, en el que salen a...

Un hombre llega a su casa y encuentra correspondencia de un tal Joseph Banner. A partir de ese detonante, el protagonista se interna en Rhada, un país imaginario, cuyas tierras están cubiertas de nieve.

Alejandro Badillo @alebadilloc A menudo al escritor cubano Pedro Juan Gutiérrez se le relaciona con Charles Bukowski, aquel viejo indecente, autor de culto para algunos, que en...