Después de las palomitas

Después de las palomitas

Jaime López @JaimeComunidad3 Fernando Llanos es un artista multidisciplinario que sintió la necesidad de contar la historia de su abuelo, Antolín Jiménez, a raíz del mutismo...

Olvidémonos de su nombre en español (Un lugar para decir adiós), el cual ofrece una connotación muy simplista al contenido realmente profundo de la cinta. Concentrémonos en la fuerza de sus dos populares protagonistas: Isabelle Huppert y Gérard Depardieu.

Endel, un esgrimista estonio, arriba a una pequeña comunidad que se encuentra a la deriva, en la cual solicita empleo como maestro de educación física. Sus llamadas clandestinas nos indican que huye de algo que puede arrebatarle la libertad, o hasta su propia vida.

El eslogan plasmado en su póster reza lo siguiente: “Dios existe y vive en Bruselas”. Pero para el director belga Jaco Van Dormael (El octavo día; Mr. Nobody) aquel ente omnipresente además tiene una hija... y es un ojete.

Ari tiene 16 años, vive con su madre y canta en el coro de la iglesia. Su apacible existencia se ve trastocada cuando su progenitora decide viajar alrededor del mundo con su nueva pareja y, en consecuencia, lo manda a la casa de su padre, en una región apartada de Islandia.

Un grupo de jóvenes mexicanos se dirige a un reventón. Algunos integrantes de dicho grupo manejan sus vehículos. Otros son transportados por su chofer privado.

Sin duda, algo que constituyó uno de los momentos cumbres de la entrega número 58 del premio Ariel fue el discurso de Paul Leduc Rosenzweig, cineasta considerado como uno de los directores emblemáticos en los años setenta del séptimo arte independiente mexicano, quien fue homenajeado con un Ariel de Oro por su trayectoria.

Isabel (Ilse Salas) y Nicolás (Pablo Derqui), dos historias de vida que se cruzan al azar

Chica conoce a chico. Se enamora de él y le entrega su intimidad. Ella se siente en plena confianza a su lado. Se siente, por así decirlo, “en las nubes”, como un ave libre.

Arturo Ripstein siendo Arturo Ripstein, para bien o para mal.