Bytes y Hertz

Bytes y Hertz

Las opiniones en torno al Ice Bucket Challenge se dividen entre quienes lo ven como un desperdicio de agua y quienes creen que se trata de una campaña viral a favor de una buena causa. Además, Samsung patentó un sistema que nos hará olvidar las pantallas estrelladas de nuestros celulares.

Esta semana hay noticias favorables para el ambiente y para nuestros celulares, aunque no tanto para nuestra privacidad como usuarios de comunicaciones móviles.

Con la nueva etapa de Lado B, este espacio se reinventa. A partir de esta semana, Bytes y Hertz estará dedicado a comentar algunas de las noticias tecnológicas y científicas más relevantes, atractivas o curiosas. ¡Se aceptan sugerencias!

La transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT) cambió de curso con la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones. En el transitorio décimo séptimo, los legisladores ordenaron al Ejecutivo Federal crear “un programa de trabajo para dar cabal cumplimiento a la política para la transición a la Televisión Digital Terrestre y los recursos presupuestales necesarios para ello”

Israel Rosas R. @irosasr La semana que recién termina estuvo marcada por constantes jaloneos al interior del Senado. En particular, las tres comisiones que dictaminan la...

Israel Rosas R. @irosasr Luego de que la iniciativa de legislación secundaria en materia de telecomunicaciones fuera enviada al Senado de la República por Enrique Peña...

Vaya incertidumbre la que se añadió al sector de las telecomunicaciones durante el miércoles. Por la mañana, algunos diarios publicaron que el Ejecutivo Federal había mandado (por fin) la propuesta de legislación secundaria para el sector, que se encuentra pendiente de expedición desde diciembre del año pasado. A lo largo del día, circularon en redes sociales (especialmente en Twitter) diversos rumores con respecto a la iniciativa.

La reforma constitucional en materia de telecomunicaciones establece que los legisladores deben llevar a cabo las modificaciones pertinentes al marco jurídico. Para lograrlo, el Congreso se autoimpuso un plazo que venció durante el pasado mes de diciembre, sin que a la fecha se conozca siquiera la iniciativa de legislación secundaria.