¿Puebla sin chela? Realidades y mitos de la escasez de cerveza
Ante el pánico por la posible escasez de chelas, te explicamos qué está pasando con la producción de la querida cerveza, conocida también como pan líquido
Por Axel Espinosa @axelbeto
30 de abril, 2020
Comparte

Foto: Nicolas Postiglioni | Pexels

Axel Espinosa

@axelbeto

Al no ser considerada una actividad esencial la producción y comercialización de cerveza, en varias tiendas y puntos de distribución del estado de Puebla –como en todo el país– se  ha reportado una  escasez de cerveza los últimos días. 

El pánico –sí, pánico– que ello ha generado se puede ver reflejado en las redes sociales con el hashtag #SeAcaboLaChela, con la preocupación de siempre por los temas trascendentales, en LADO B te explicamos qué está pasando realmente con la producción de la querida cerveza, conocida también como pan líquido.

¿Por qué no hay suficiente cerveza en algunos lugares?

Debido a la emergencia sanitaria por el COVID-19 decretada el 31 de marzo por el gobierno federal, se suspendieron las actividades no esenciales, primero hasta el 30 de abril y luego hasta el 30 de mayo. 

Te puede interesar: Anuncia ayuntamiento de Puebla apoyos económicos a comerciantes y desempleados

Por ello la industria cervecera en México tuvo que parar labores. Grupo Modelo y Heineken, las dos empresas más grandes del ramo en el país, así como algunas productoras locales de cerveza artesanal dejaron de laborar pues no son consideradas esenciales (¡indignante, por cierto!).

¿Y esto qué significa para toda la banda que sale en busca de cerveza?

En la ciudad varios consumidores han reportado escasez de este producto en diferentes puntos de distribución, depósitos y tiendas. Lo peor es que en algunos establecimientos se elevó el precio de la cerveza hasta los 42 pesos, 7 pesos más respecto a su precio autorizado. En algunos lugares de San Andrés Cholula se reportó el costo de una caguama a 50 pesos, y algunas tienditas cerca de Calpan han llegado a vender un 12 en 300 pesos.

Foto: Aranzazú Ayala

¿Hay que caer en pánico? 

(Creemos que) No. 

Grupo Modelo, mediante su número de atención, confirmó a LADO B el posible desabasto en varias tiendas de conveniencia en el estado, ya que “por el momento la distribución y venta [por parte de la empresa] está suspendida hasta nuevo aviso debido a la contingencia sanitaria, por lo que el producto que tengan los negocios en sus bodegas será el único que puedan ofrecer”. 

Lo que significa que si tu tiendita de confianza no tenía un buen guardadito en su bodega, ya no habrá chela. La solución es buscar otro lugar donde tengan una mayor existencia de producto.

Te recomendamos: De las aulas al whatsapp: carencias y retos de la educación en confinamiento

La empresa Heineken México, la otra gran cervecera del país, dijo vía telefónica que “a la fecha, la venta y distribución de los diferentes productos de la empresa está suspendida en todo el país, y no se tiene fecha oficial de conclusión [del paro de labores]; sin embargo, algunos negocios y tiendas se surtieron anticipadamente con este producto, llenando sus bodegas para seguir vendiéndole a sus clientes”.

¿Qué hay de los precios altos?

En cuanto al aumento de precios ambas empresas negaron rotundamente que exista, pero las ofertas o promociones que algunos establecimientos manejaban fueron canceladas.

Pero, ¿sí se pueden comprar chelas?

En Puebla, el pasado 17 de abril, bajo un decreto emitido por el gobierno de Miguel Barbosa, se prohibió la venta de bebidas alcohólicas abiertas así como el consumo de estas en vía pública, esto para evitar aglomeraciones de personas en restaurantes y bares. 

El anuncio desató la preocupación, pero no hay nada de qué alarmarse. En Puebla se puede seguir comprando alcohol mientras no vendan la botella abierta y, claro, mientras tu establecimiento de confianza esté suficientemente abastecido.

También puedes lee: Un año de Alerta de Género en Puebla, resultados insuficientes

El Modelorama de Guillermo

Guillermo Guzmán, dueño de un establecimiento “Modelorama”, al sur de la ciudad, nos cuenta que, ante estas medidas, la venta de cerveza han variado dependiendo el día. “La venta hasta el momento sigue normal, ni sube ni baja. Lo que sí pude notar fue que cuando en las noticias decían que podía haber Ley seca, la gente compraba más la cerveza”.

Guillermo desconoce el aumento de precio de la cerveza en algunas tiendas, pues como él dice: “En ningún momento el camión de reparto nos avisó que teníamos que subir. Yo por eso lo mantengo [el precio] pues se me haría un abuso a mis clientes, ellos bien saben cuánto cuesta”.

Foto: Raúl P. Martínez

En su opinión: “Estas personas que le suben a la cerveza quieren aprovecharse de la situación, o tal vez ya no tengan suficiente producto y por eso le suben para reponerse mientras les vuelven a surtir”.

Si bien en su local aún no reporta desabasto, le preocupa que en un futuro se le acabe el producto que tiene en su bodega y no tenga más para ofrecer. “Ya tiene dos semanas que no pasa el camión de Corona pero, sinceramente, la última vez que me vino a surtir compré de más, previniendo cualquier medida. Hasta el momento aún cuento con algunos cartones en mi bodega, pero no sé a ciencia cierta hasta cuándo se me acaben. Pero, imagínate, si se me acaba la cerveza, qué voy a vender si es lo que más vendo aquí”.

¡Que se reactive la industria!

El 6 de abril, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) autorizó la reanudación de actividades de la producción cervecera, por considerarla una industria de suma importancia para la economía mexicana.

Dos días después, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, fue cuestionado sobre esta medida y dijo que había sido un error.

“Es un error que se va a enmendar. Hay una disposición sanitaria de que se suspendan las actividades laborales excepto las esenciales. Y ahí no se incluyen la fabricación, la comercialización de cerveza. Eso se va a enmendar. El secretario de Agricultura ya ha tomado cartas en el asunto y se va a enmendar a la brevedad. La industria cervecera no tiene autorización para restablecer operaciones”, dijo Gatell.

Te puede interesar: Desempleo, el golpe que viene #COVID-19

Según datos emitidos por Grupo Modelo, en un comunicado, cerca de 800 mil tenderos y abarroteros se contemplan en su cadena de clientes. De estos, un 40% percibe ingresos sólo de la venta de cerveza.

De igual forma, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), a través de un comunicado de prensa, pidió la reactivación de la industria de la cerveza, puesto que de esta dependen 500 mil empleos, pero las autoridades sanitarias están privilegiando las vidas sobre las chelas… suena lógico. 

En pocas palabras, la razón de escasez de la chela en algunos lugares y la existencia por montones en otros, se debe principalmente a la cantidad de producto almacenado previamente en algunas cervecerías locales y el flujo de gente comprando en estas.

¡Que no cunda el pánico! Hay chela para rato. 

Comparte
Axel Espinosa