El que busca encuentra: posgrado en el extranjero todo pagado

El que busca encuentra: posgrado en el extranjero todo pagado

LPE. Tamara Caballero Guichard

¿Estudiar un posgrado? y si lo estudio ¿cómo me lo pago? ¿Cuáles son mis opciones? ¿Es posible hacerlo en el extranjero? Si saliste de la universidad en los últimos años o estás por salir es muy probable que te hayas hecho estas preguntas y no eres el único, muchos estamos o estuvimos por largos periodos dándoles vueltas. Y no se acaba ahí, una vez que decides estudiar un posgrado, más si quieres hacerlo dedicándote exclusivamente a esto y hacerlo fuera de México, como fue en mi caso, puede ser abrumador. Por eso es que quiero compartir en este texto mi experiencia, mi proceso de búsqueda.

Egresé de la licenciatura en Procesos Educativos hace dos años y el año pasado decidí estudiar una maestría, fue una decisión que yo venía postergando desde que salí, pero que jamás abandoné.  El posgrado se convirtió en una prioridad, y por eso me volví bastante exigente en mi búsqueda. Quería un programa que me permitiera hacer investigación, en una universidad con una calidad académica que cumpliera mis estándares y me diera una visión internacional de la educación.

Una vez que tienes claro que es el momento de estudiar y qué sabes qué y en qué condiciones te gustaría estudiarlo, es importante tener un punto de partida. Para mí fue la oferta del PNCP (Programa Nacional de Posgrados de Calidad) de CONACYT, ubicando a ellos posgrados que fueran de competencia internacional.  Los posgrados que se encuentran en este padrón demuestran haber cumplido los más altos estándares de calidad y pertinencia, son más exigentes que otros posgrados y por ello puedes obtener una beca para ser alumno de dedicación exclusiva. Esta beca consiste en un apoyo económico mensual que debe alcanzarte para financiar tus estudios (colegiaturas) y literalmente “todo lo demás en tu día a día”, porque si la aceptas no puedes trabajar. Considerando la reducida, realmente reducida, oferta para programas internacionales en educación y los costos de moverme a otra ciudad y lo que recibiría, decidí seguir buscando.  Así que pasé a buscar las convocatorias internacionales que el mismo CONACYT emite con programas de becas más amplios en los que tiene convenio con ciertas universidades extranjeras, pero tampoco tuve éxito.  Algunos amigos han encontrado en estas convocatorias lo que buscaban, así que empezar por ahí seguiría siendo mi primera opción.

Con el ánimo un poco bajo, inicié una nueva búsqueda, pero esta vez a la inversa, empecé por la zona geográfica donde me gustaría estudiar y la universidad en la que quería estudiar, considerando que fuera la mejor posicionada en estudios sobre educación. Quería estudiar en un país sudamericano y consulté rankings, reportajes, me metí a las páginas oficiales y con ello me encontré con la Pontificia Universidad Católica de Chile. Una vez que supe que esa era la universidad, busqué algún programa de becas que cubriera mis gastos de colegiatura y manutención en páginas del gobierno de Chile. Así encontré el Programa de Reciprocidad México-Chile a través de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) de Chile y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID). Este programa ofrece becas anuales a mexicanos, que cubren todo lo necesario para vivir en Chile, hasta los boletos de avión ida y vuelta.  

Estudiar un posgrado en el extranjero como lo quieres en las condiciones que lo quieres es posible, pero requiere decisión, paciencia, perseverancia, un expediente bien armado, buenas amistades, y pasar horas frente a la computadora buscando esa posibilidad.

Así como existe este programa, muchos países a través de sus agencias de desarrollo internacional tienen varios programas para mexicanos, vale la pena meterse a la página de AMEXCID o ir directamente a las páginas del país o países que te interesan.

Una vez con la posibilidad abierta, posgrado, universidad y programa de financiamiento encontrado, empezó una nueva etapa en este proceso: hacer todo lo que se necesitaba para ser seleccionada. Lo primero fue lograr la aceptación en la maestría. Este proceso tardó varios meses, muchos correos y un expediente de postulación muy bien armado.  Para el expediente fue necesario llamar a profesores y empleadores para las cartas de recomendación (así que conserven buenas relaciones durante la carrera), desempolvar todos los diplomas (escaneen todo lo que tengan conforme lo vayan obteniendo), apostillar el título y solicitar algunos documentos de la universidad para las equivalencias con la universidad chilena a la que quería entrar y mucha paciencia.  Tuve que pasar varios filtros, que incluyeron entregar el expediente virtual, exámenes en línea y entrevistas en Skype.  Una vez hecho el proceso fue cuestión de esperar.  Yo solo apliqué a una universidad, y la verdad es que cuando no me llegaba la carta de aceptación me reproché no haber aplicado a otras universidades en Chile u otros programas, así que si volviera a pasar por esto aplicaría a más sin duda.

Finalmente llegó la carta de aceptación y lo que seguía era ser aceptada en el programa AGCID, un nuevo expediente, ahora cumpliendo todos sus requisitos, para el que tuve que pedir más cartas de recomendación, escribir varias cartas de motivos y llenar muchos formatos. Aquí todo era más más fácil, porque muchas cosas las retomé de mi expediente anterior, pero igual requirió tiempo, paciencia y creatividad.  Una vez que entregué el expediente en la embajada de Chile y en la AMEXCID, fue cuestión de esperar, de nuevo. Tuve que esperar meses, y no dejar de estar al pendiente, preguntando por las fechas. Creo que eso clave del proceso: ser perseverante en la búsqueda y no dejar de preguntar hasta lo más mínimo para asegurarte que hayas hecho lo necesario. El 28 de diciembre pareciendo broma del día de los inocentes me llegó mi carta de aceptación al programa de becas de la AGCI.

Estudiar un posgrado en el extranjero como lo quieres en las condiciones que lo quieres es posible, pero requiere decisión, paciencia, perseverancia, un expediente bien armado, buenas amistades, y pasar horas frente a la computadora buscando esa posibilidad. Hay muchas opciones, programas menos o más exigentes que otros y que cubren menos o más aspectos de manutención, así que como dicen si es lo que quieres, el que busca encuentra.

http://svrtmp.main.conacyt.mx/ConsultasPNPC/inicio.php

http://www.conacyt.gob.mx/index.php/becas-y-posgrados/becas-en-el-extranjero

https://www.gob.mx/amexcid/acciones-y-programas/becas-y-cursos-de-cooperacion-academica

La autora es profesora de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Sus comentarios son bienvenidos

NO COMMENTS

Leave a Reply