Double Pack: Animaciones de ciencia ficción y horror

Double Pack: Animaciones de ciencia ficción y horror

Héctor Jesús Cristino Lucas
Starship Troopers: Traitor of Mars (2017)

“Tropas espaciales, luchando contra los insectos de Klendathu. ¿Quiere saber más?” ¿Recuerdan esa frase? Le pertenece a Starship Troopers: Traitor of Mars, una de esas extrañas películas de Serie B que surgió en una década un tanto decadente para la ciencia ficción (los noventa) así como lo fue -aunque no estoy de acuerdo en esto- para el género de horror.

Dirigida por uno de los grandes cineastas de lo políticamente incorrecto, Scifi y de clasificación R, Paul Verhoeven, y basado parcialmente en el libro homónimo de Robert A. Heinlein, nos encontramos con uno de esos posibles filmes al puro estilo Independence Day… es decir, que gustan mucho, pero que dan un poco de pena.

Sin embargo, debemos aclarar ciertos puntos que muchos críticos, aún después de tanto tiempo, no comprenden de la primera entrega estrenada allá por 1998.  

Starship Troopers  es una exagerada e infantil visión futurista, que nos muestra cómo la humanidad puede ser desplegada como especie dominante por otra raza superior, pero Paul Verhoeven le aclaró a todos los críticos de los noventa que abuchearon este filme ahora de culto: que NO era ciencia ficción dura; que cometieron un error por habérsela tomado en serio. No es más que una descarada sátira al fascismo y al lavado de cerebro que persiste en los conflictos bélicos a través de la historia.

Starship Troopers cumple de alguna manera como una burla política a los métodos de “amor patriótico” que el gobierno -claramente una referencia a E.U.-  puede implantar al individuo para dar su vida y defender al país cueste lo que cueste, sólo que aquí representado por el planeta o la raza humana.

Estamos hablando más de una comedia políticamente incorrecta de Serie B cuyo propósito es exagerarlo hasta hacerlo prácticamente estúpido. Y aunque muy pocos entendieron el punto, la saga sobre unas tropas espaciales contra sádicos arácnidos de otro planeta funcionó. Y aunque se hicieron otras dos secuelas, esas es mejor ignorarlas.

Ni Starship Troopers 2: Hero of the Federation ni Starship Troopers 3: Marauder alcanzaron el éxito de la primera entrega, sumiendo la saga en un olvido casi necesario.

Fue hasta el 2012 que la productora Sony Pictures Entertainment decidió ponerse manos a la obra y realizar una nueva entrega de la saga, sólo que con una diferencia: sería un filme animado al más puro estilo CGI (imágenes generadas por computadora, por sus siglas en inglés), esta vez a cargo de manos niponas, con el director Shinji Aramaki, mundialmente reconocido por ser un director de anime y manga del género Mecha.

Su desinhibida y violenta visión que trajo de vuelta la esencia de la primera entrega. Lo consiguieron. A esta última entrega la nombraron Starship Troopers 4: Invasion.

Este film, poco conocido en occidente pero alabada en Japón y otras partes de Asia, hizo que la saga renaciera de entre las cenizas.

La misma Sony decidió apostarle más a la franquicia  y para agosto del 2017 se estrenó Starship Troopers: Traitor of Mars, la quinta y hasta ahora última película de la saga dirigida nuevamente por Shinji Aramaki.

¿Cuál fue el resultado? Quizás una desgastada y hasta cierto punto predecible visión de estos arácnidos asesinos que poco o nada pudieron aportarle a este universo, pero eso sí, que siguió funcionando mucho mejor con manos niponas. La violencia, la acción y el suspenso, la hicieron aceptable.

Starship Troopers: Traitor of Mars  vuelve a ser un producto exitoso en tierras asiáticas pero que pasa prácticamente desapercibido de este lado del charco. No es la mejor de la franquicia -esa sigue siendo por derecho la película de Paul Verhoeven- pero sí que es inmensamente superior, junto a su antecesora animada, a esas terribles y penosas secuelas live action que le siguieron luego de los noventa.

Si eres de esos extraños fanáticos de esta franquicia y del género de la Serie B, con mujeres exuberantes, sangre y violencia innecesaria, quizás debas darle un vistazo a esta quinta entrega, ya que tiene todo lo que deseas.

Por cierto, en esta película vuelven a traer las voces originales tanto de Casper Van Dien como de Dina Meyer, al igual que al guionista de la primera entrega Ed Neumeir. Eso es un punto a su favor.

Gantz: O (2017)

Ahora vayamos con una película que ha dado mucho de qué hablar.

En 2016 llegó a salas niponas una película llamada Gantz: O, una adaptación animada CGI de uno de los mangas undergrounds más queridos de los frikis y los otakus: Gantz.

Este manga seinen -es decir, destinado para un público masculino y joven- fue escrito originalmente por Hiroya Oku y resultó un escándalo apabullante en Japón desde su primera publicación en el 2000 y fue también catalogado como un manga de culto debido a sus incontables censuras en diversos países.

Lo mismo le ocurrió a su primera adaptación a anime dirigido por Ichiro Itano cuyo primer episodio se estrenó en 2004.

Luego del éxito del anime -que adaptó fielmente los primeros tomos pero que jamás se terminó- el mangaka Hiroya Oku saltó a la fama, y Gantz se volvió una especie de referente del anime Gore o de clasificación R.

Gantz cuenta la historia de unos jugadores atrapados en un juego de supervivencia, destinados a cazar extraterrestres prófugos del universo para poder salir. Además, este argumento se convirtió en una de las mejores premisas para el mundo de la ciencia ficción.

Tanta fue la fama de este anime que se realizaron incluso dos películas live action: Gantz Zenpen y Gantz Perfect Answer, que intentaron acercarse más a la esencia del manga pero que como era de esperarse, no lo consiguieron.

Pues bien, resulta que luego de los exitosos mangas, del modesto anime y de las desastrosas películas live action, el estudio japonés Digital Frontier, también responsables de las películas animadas de Resident Evil: Degeneration y Damnation, se encargó de adaptar el noveno número en formato CGI (uno de los favoritos del manga de Oku).

El resultado fue uno de los mejores productos de animación de la última década. Es asombrosa la evolución técnica que el estudio Digital Frontier ha alcanzado para esta película, ofreciéndonos un espectáculo visual increíble, repleto de acción, violencia -y pechos, muchos pechos- a la más pura naturaleza Gantz.

Gantz: O, modifica y elimina algunos elementos del manga y del anime, como personajes y situaciones que si bien tienen su motivo en el material original, la película prescinde de ellas para ir directo al grano, sin tramas rebuscadas.

Eso tampoco significa que nos quedemos con una película vacía o llena sólo de acción barata, sino que resulta toda una experiencia creativa. Esta película es capaz de tomar la premisa fantástica de Hiroya Oku y modificarla para bien, generando no sólo la acción debida sino también el suspenso necesario.

En pocas palabras, si el anime de Ichiro Itano hizo que el manga de Oku dejara de ser un producto tan underground, la película Gantz: O de Yasushi Kawamura transforma el anime en un producto de la talla de Death Note, sobrepasando las barreras de su lugar de origen hasta volverse en una especie de referente un poco más universal. Y si suena algo exagerado, debido a que aún no alcanza los adeptos que otros mangas o animes tienen, es muy probable que las secuelas transformen a Gantz en un producto rentable y mucho más conocido.

Además, es la primer película de esta saga en ser estrenada por primera vez en un Festival de cine de habla hispana, el Sitges 2017, y tener una repercusión bastante satisfactoria para la mayoría aún siendo un filme de animación japonés. Gantz: O también ha reunido más adeptos gracias a que la plataforma Netflix subió ésta película en octubre del año pasado.

Si eres fanático del manga y del anime o si sólo te gustan las buenas historias de ciencia ficción y horror, con un tanto de fanservice/ecchi -es decir, algo pervertido- creo que esta película es una cinta obligada.

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply