Desinterés y desconfianza, otros obstáculos para independientes

Desinterés y desconfianza, otros obstáculos para independientes

Foto: Marlene Martínez
Ámbar Barrera

@Dra_caos

Como si no fuera suficiente con los obstáculos legales y a siete días de finalizar el plazo para que demuestren que cuentan con el apoyo necesario para aparecer en las boletas electorales en julio, durante la recolección de las firmas en las calles los aspirantes a candidatos independientes se han topado con situaciones que revelan desinterés, hartazgo e incluso violencia ante el contexto social y político del país.

—La respuesta ha sido sorprendente, pero para mal —dice Armando Pliego, aspirante a candidato independiente por el distrito 16, en entrevista para LADO B—. Ha habido muchas muestras de solidaridad de parte de personas conocidas pero al momento de salir a la calle y hablar con la ciudadanía, tocando de casa en casa, hay un sentimiento de hartazgo que está presente en todo momento. La mayoría de las personas tiene una gran resistencia a cualquier actividad relacionada con la política.

—Pensábamos que todo ese enojo de la sociedad hacia lo político, hacia los partidos, se iba a traducir en firmas pero más bien lo que hay es un completo desinterés —lamenta Juan Manuel Vega, aspirante independiente del distrito 17—.  Ya no se ve a la política como una opción viable, sino como una realidad alterna a lo que se vive en la calle y al no ver resultados que impacten de manera positiva, la gente se cierra a todo lo político.

Ambos aspirantes comparten anécdotas en las que la gente les ha dicho que ni siquiera está interesada en el tema, y otras personas los insultan pensando que pertenecen a un partido político.

En zonas como El Mirador, Bella Vista o San Manuel, a Armando y a su equipo de voluntarios, les han cerrado la puerta en la cara o, si tienen interfón, ni siquiera les abren.

—En general, hay una resistencia enorme, producto del hartazgo por la corrupción y la violencia que nos aquejan y que se han vuelto un incentivo para que la gente no participe. Eso es algo que no consideramos. En las últimas elecciones de gubernatura, votó menos del 40% de la gente. Eso habla de cuál es la posición de legitimidad de los procesos electorales mismos.

Foto: Marlene Martínez

En contraste, en lugares como Santa Bárbara o La Joya, las personas se mostraron más abiertas al diálogo, aunque también hubo muchos que les preguntaron cuánto dinero les iban a dar por su credencial, pues en época de elecciones es común que los partidos compren votos.

—Nosotros les contestamos que no ofrecemos nada, que lo único que estamos pidiendo es su permiso para competir, porque de eso se trata esta colecta de firmas.

Desde la perspectiva de Eduardo Covián, aspirante independiente también por el distrito 16, el mayor problema es la desconfianza respecto del uso de sus datos personales.

—Nosotros no hemos tenido problema para acercarnos a la gente. Platicamos con ellos y se genera empatía, pero cuando llegas a la parte de pedirles su INE para tomarle una foto, la gente no quiere —explica Eduardo.

En La Margarita, tanto Armando como Eduardo se encontraron no sólo con desinterés sino con un marcado rechazo. Eduardo cuenta que de plano los corrieron y les gritaron: “Todos los políticos son iguales, unos rateros”.

—En La Margarita hubo mucha gente joven, entre 19 o 20 años que nos dijeron: “la única solución es matar a todos”, como una renuncia a cualquier posibilidad de cambio por una vía pacífica —dice Armando.

Al grupo de voluntarios que acompañaba a Armando le mostraron mensajes que vecinos de la colonia se estaban enviando por whatsapp donde advertían que no fueran a firmar. Él cree que eso se debe a que ahí particularmente hay una dinámica muy organizada de clientelismo electoral.

—Por un lado nos topamos con el hartazgo y la falta de credibilidad en las instituciones y por otro lado, las prácticas de corporativismo entre los partidos políticos para impedir que podamos participar.

En Estrellas del Sur, una patrulla de vigilancia vecinal sacó a Manuel Vega y a su equipo. Los llevaron a la administración de la colonia y les dijeron que necesitaban un documento que avalara sus intenciones. Ellos lo hicieron y lo enviaron después, aunque para Manuel esto habla de que no está garantizado plenamente el ejercicio político ciudadano.

—El trato que le ha dado la política de siempre a la gente, en la que acostumbran en periodo de elecciones a visitarlas, genera mucha desconfianza.

Un muro de desinformación

Hay spots en radio y televisión que hablan sobre las candidaturas independientes, pero los aspirantes consideran que la mayoría de las personas a las que ellos se han acercado, no tienen claro el proceso para obtenerlas y aparecer en las boletas electorales.

—Hay un gran muro de desinformación y hemos tenido que hacer doble chamba. No sólo recolectamos firmas sino que explicamos de qué se trata este proceso, qué son las candidaturas independientes o les explicamos que no por darnos su credencial están comprometiendo su voto, sino que simplemente nos están dando permiso de aparecer en la boleta —dice Armando.

Tanto Armando como Manuel creen que falta difusión, sobre todo a nivel estatal. El que no se dediquen a la difusión del tema, abona a la resistencia de los ciudadanos para participar.

—Le preguntamos al Instituto Electoral del Estado sobre qué pasa con la difusión sobre el tema y no hubo respuesta oficial, pero nos dijeron que lo estaban publicando en redes sociales, pero en su Twitter tienen 4 mil seguidores y en Facebook tienen como 7 mil, cuando tan solo en mi distrito hay más de 200 mil electores. Obviamente el mensaje no está permeando a la sociedad —explica Manuel.

—Tal vez si hubiera una campaña más enérgica y cercana a la gente, y oportuna, tal vez desde noviembre, otro gallo nos cantaría —puntualiza Armando.

Tomada de facebook.com/armandopliegoishikawa/
Y si no llegamos…

Juan Manuel Vega considera a estas alturas es “casi imposible cumplir con las firmas”. Como proyecto con su equipo, explica que decidieron no imponerse, pues aunque podrían buscar la impugnación por quedar en las boletas aun no teniendo las firmas, cree que eso sólo contribuiría a que la sociedad sienta, de nuevo, que es una imposición.

—Si no llegamos, no llegamos. La gente no está preparada para apoyarnos y no hay problema, nos enfocaremos por trabajar desde otras vías como el activismo social o el activismo político

La violencia no descansa

Mientras los equipos de voluntarios en apoyo a los aspirantes a candidatos independientes salen a las calles para conseguir firmas e incidir en la política del país, la violencia no descansa. En el equipo de Manolo han ocurrido dos incidentes: asaltaron a una joven por la mañana, justo en su camino a la jornada de recolección de firmas y a otro de los miembros del equipo, en pleno centro histórico, un señor le sacó una pistola y le gritó que no se le acercara, después de que el joven intentará darle un volante con información.

Aunque el tiempo que los aspirantes tienen para recolectar las firmas es absurdamente corto, al menos en el equipo de Manuel decidieron terminar sus jornadas máximo a las siete de la noche, por miedo a la inseguridad en la ciudad.

El sábado pasado, dos jóvenes de unos 20 años asaltaron a Armando y a dos compañeros de su equipo a mano armada e incluso uno ellos le gritaba al otro “¡Dispárales!”. Eso sucedió a las tres de la tarde en la colonia San Manuel. Los ladrones huyeron en un Jetta blanco.

NO COMMENTS

Leave a Reply