¿Dónde jugarán los niños?

¿Dónde jugarán los niños?

(Imagen: R. Vázquez, AFP)
Emilio Coca

@cocabron

En 2005 se creó una regla donde se indicaba que jugadores menores de veinte años once meses debían disputar 765 minutos a lo largo del torneo, lo equivalente a ocho partidos y medio. Los equipos que no cumplieran con estos requisitos tendrían una sanción de menos tres puntos en la tabla general.

Andrés Guardado, Héctor Moreno y Javier Hernández son algunos de los jugadores que debutaron tras el establecimiento de esta regla, la cual también se acompañaba de otra regla que establecía un máximo de cinco plazas de extranjeros por equipo, es decir que de los once titulares cinco debían ser foráneos, uno menor de veinte años y cinco jugadores más, nacionales.

Durante los años que se utilizó esa regla se consiguieron diversos títulos a nivel internacional, como en los mundiales sub 17 de Perú 2005 y México 2011, así como un tercer lugar en el sub 20 del 2011 y un oro olímpico en Londres 2012.

Sin embargo, para el torneo Apertura 2016 la Asamblea de la Liga Mx decidió eliminar esta regla e implementar una nueva, llamada 10/8, argumentando que dicha medida abriría el camino a más jóvenes mexicanos:

“Con el objeto de promover el desarrollo deportivo del futbol mexicano, de los 18 jugadores que alinea un club, al menos 8 deben cumplir con la condición de haber sido registrados en el fútbol mexicano antes de cumplir los 18 años y haber participado mínimo en un torneo organizado por la FMF.” Leyó Enrique Bonilla presidente de la Liga.

Pero entonces ¿qué pasó con la regla que ayudaría a formar nuevas estrellas mexicanas?

Durante la votación de la Asamblea, los equipos de Chivas, León y Pachuca rechazaron la nueva regla –un club que juega únicamente con mexicanos (Chivas) y dos clubes pertenecientes al mismo dueño–.

Gerardo Torrado, seleccionado nacional, comentó que esto era un retroceso para el fútbol mexicano, que las oportunidades para los jóvenes de este país serían más limitadas, por lo tanto afectaría al desarrollo de todas las selecciones.

Y es que si bien ocho de los jugadores deben ser nacidos en México, el resto de la plantilla puede ser extranjera. Así lo dijo Bonilla durante una rueda de prensa: “no, ya no hay límite para jugadores extranjeros”. Esto hizo que los equipos comenzaran a gastar en jugadores foráneos e ignoraran a sus fuerzas básicas, llegando al número de 197 foráneos en la Liga Mx. Un ejemplo de esto son los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el equipo más caro del continente americano, con un valor de 68,3 millones de euros y trece jugadores extranjeros.

Otros clubes con menor presupuesto al de los regiomontanos, como el Veracruz o Puebla cuentan con mínimo once extranjeros. De igual manera, los ocho clubes clasificados a la liguilla tienen entre once y trece extranjeros en su plantilla. De ellos, gracias a una modificación a la regla, sólo son convocados nueve al partido, pues de “10/8” pasó a ser “9/9”.

Los resultados en cuanto al espectáculo se vieron de inmediato y de acuerdo al Sport Business Institute de Barcelona, actualmente la Liga Mx es el quinto lugar en asistencia a los estadios, por debajo de la liga alemana, inglesa, española e italiana  Pero en cuanto al desarrollo de futbolistas y evolución de las selecciones menores el panorama no es bueno; la selección sub 20, dirigida por Sergio Almaguer, tuvo una participación mediocre, llegando a octavos de final sin ganar un solo partido, el Tri mayor mantiene la misma base de mundiales pasados (2010, 2014) y pocos jugadores han brillado, pues los grandes nombres son escasos, casi nulos, ya que fuera de Hirving Lozano surgido del club Pachuca, no hay otro jugador que brille en el ámbito nacional o internacional.

Hoy se aplaude a Tigres y su gran plantilla, pero ¿qué beneficio le trae al fútbol mexicano cuando sus jugadores mexicanos como Jonathan Espericueta, quien brilló en un mundial juvenil, tuvo que ir a la segunda división para conseguir un lugar donde jugar?

La realidad es que clubes como Pumas o Chivas no consiguen dar una pelea digna debido a sus intentos por mantener un plantel con jóvenes mexicanos e impulsar el fútbol de nuestro país.

Actualmente se está considerando la idea de regresar a la regla 20/11, aunque personajes del fútbol mexicano como el presidente de los Tigres, Alejandro Rodríguez, dicen que es precipitar una carrera.

Como dijo el sitio de sátira el Deforma, el futbol mexicano necesita “desarrollar un proyecto serio a largo plazo, con una liga competitiva en la que tengan oportunidad jugadores nacionales de desarrollarse profesionalmente. Involucrando una formación desde las fuerzas básicas en el que se transmitan valores de compañerismo, honestidad y deportividad. Con la finalidad de tener una selección disciplinada y ambiciosa que juegue con todo su potencial ante cualquier equipo al que se enfrente, sin recurrir a pretextos o factores externos que justifiquen sus fracasos…¿pero qué somos? ¿Alemanes?”

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply