El cosmonauta de la BUAP

El cosmonauta de la BUAP

Foto: Luis Colchado
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Un cosmonauta y un astronauta no son lo mismo. Lo primero que hay que saber es que un cosmonauta es, ante todo, un viajero del cosmos. Un astronauta es alguien que sólo visita los astros. El término correcto es entonces cosmonauta, traducido del ruso y acuñado durante la carrera espacial entre la entonces Unión Soviética y Estados Unidos.

Eso, un cosmonauta, es en lo que el Doctor Juan Alberto Guevara se va a convertir. El científico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) está esperando luz verde para iniciar el entrenamiento de cosmonauta en Rusia y, de ser así, en un par de años estará en el espacio.

La historia del cosmonauta

Cuando Juan Alberto entró a la BUAP como estudiante hizo el examen de admisión para ingeniería industrial, y no para electrónica. El día que compró el periódico para ver los resultados no encontró su nombre por ningún lado y se desanimó, pero después una prima le habló por teléfono, felicitándolo por su ingreso a electrónica.

Y efectivamente ahí estaba su nombre.

Después de todo, el inesperado cambio de carrera no resultó ser tan descabellado, porque desde los cuatro años le daba por armar y desarmar cosas: a esa edad construyó su primer “robot”, con cajas de cartón.

En la primera semana de clases en la universidad se inscribió a un concurso de robótica: junto con un compañero y la dirección del Doctor Daniel Mocencahua construyeron un robot teledirigido y ganaron un concurso. El premio fue ir a Rusia.

Años después Juan Alberto aprendió el idioma, estudió el doctorado en Moscú y comenzó una colaboración académica y de trabajo entre ambos países.

La inquietud de viajar al espacio surgió hace cerca de tres años, después de una trayectoria de trabajo en Rusia. Juan Alberto hizo el doctorado en la universidad Estatal de Moscú y posteriormente encabezó la expedición científica ruso mexicana y la escuela internacional en verano, que reúne a estudiantes de todo el mundo en Rusia para estudiar ciencia durante los meses de menos frío.

Las actividades de Juan Alberto también están enmarcadas en una colaboración entre la Universidad Estatal de Moscú y la BUAP, que tienen una vinculación directa, específicamente con el instituto de fisiología de la universidad poblana.

Pero el trabajo más en forma del doctor Guevara inició al hacer robots para la agencia espacial rusa, Ruscosmos. Ahora se abrió una oportunidad para que pueda iniciar el entrenamiento. Se definirá el próximo año si se va a Rusia para completar toda la preparación que implica el trabajo más peligroso del mundo. Además, la hazaña de poder ser el primer cosmonauta del país es un reto para el científico. “¿Y por qué no demostrar que un mexicano puede?”, se cuestiona.

Juan Alberto cuenta que hay muchas cosas difíciles y negativas que no nos muestran de los viajes al espacio: como todos los problemas de salud, todos los viajes no exitosos, todos los accidentes y fallas.

Por eso, dice, tienes que mentalizarte y tener muy claro que un viaje al cosmos puede ser tu última actividad. Sin embargo, dice que para él es también el pretexto ideal para poder admirar el planeta desde el espacio.

Periodista en constante formación, interesada en cobertura de Derechos Humanos y movimientos sociales. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014

NO COMMENTS

Leave a Reply