Comunidad totonaca debe probar su origen indígena para tener derecho a consulta

Comunidad totonaca debe probar su origen indígena para tener derecho a consulta

Foto: Leticia Ánimas
Leticia Ánimas / Radio Expresión

Honey, Pue. Aunque no hay un registro de la fecha de su fundación, la tierra del “caracolito en abundancia”, Chila de Juárez, en el municipio de Honey, fue un enclave totonaco-otomí sometido por la Triple Alianza (la última confederación de estados indígenas ubicados en el valle de México) en el siglo XV. Ahora sus habitantes deben demostrar su condición de pueblo indígena para poder ejercer su derecho a ser consultados sobre la construcción del gasoducto Tuxpan-Tula que la empresa TransCanada quiere construir en su territorio.

Durante una asamblea informativa realizada en la plaza de la comunidad, se dio a conocer que para evitar la construcción del gasoducto que atravesará más de 260 kilómetros en el norte de los estados de Veracruz y Puebla, y en la sierra y el altiplano hidalguense, se han presentado cinco demandas de amparo, cuatro de ellas admitidas por diversos jueces federales.

Una de estas fue iniciada por los pobladores de Chila de Juárez debido a que la Secretaría de Energía (Sener) no los consideró como pueblo indígena y por ello quedaron fuera de la consulta a la que tienen derecho antes de que se inicien los trabajos del gasoducto Tuxpan-Tula.

En la violación de sus derechos también acusaron al alcalde Cirilo López López, quien con “amenazas, engaños y abusando de su poder” quiere obligarlos a que acepten la colocación de la tubería que transportará gas natural desde el sur de Texas para una central termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ubicada en la ciudad de Tula, en Hidalgo.

El edil, denunciaron, también ha intentado boicotear sus acciones de defensa como el encuentro que sostuvieron en meses pasados con representantes del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sin embargo recordaron tanto a  los empresarios como al presidente municipal que “no queremos el gasoducto por nuestra región y que no los vamos a dejar pasar”.

También lamentaron la actitud del presidente auxiliar de Chila de Juárez, Andrés Diego Vargas, quien se había comprometido a defender los derechos de las comunidades e incluso firmó un documento rechazando la instalación del gasoducto, pero “se echó para atrás”.

“Si dejamos que pase el gasoducto –señalaron- se afectarán los mantos acuíferos que abastecen a las comunidades, incluso las del vecino municipio de Pahuatlán”.

Chila es una población habitada por unas mil 500 personas dedicadas a la agricultura, y se encuentra ubicada a 1.5 kilómetros de Honey, la cabecera municipal, hace unos años sus habitantes se hicieron famosos tras filmar un documental de 17 minutos en el que mostraron el ritual completo de Los Voladores en el Festival Internacional de Cine del Caribe y Latinoamérica en la Universidad de Pittsburgh.

Ahí, Agustín Rafael Pérez, “Don Rafa”, recibió un reconocimiento por su labor incansable para difundir y preservar esta tradición entre los habitantes de esta comunidad, donde además hay una escuela para niños y jóvenes que aprenden las artes de “los hombres pájaro”, pero que hoy dedican su tiempo a la defensa de su territorio frente a los megaproyectos.

Durante la asamblea colocaron una ofrenda ritual y presentaron las danzas agrícolas de los Quetzalines, Tejoneros, Tejedores y Huehues, e interpretaron lengua hñahñu el Himno Nacional. De ese modo los habitantes de Chila reivindicaron su condición de pueblo originario y su derecho a la consulta sobre este megaproyecto.

1 COMMENT

Leave a Reply