Double Pack: El regreso de los viejos slashers

Double Pack: El regreso de los viejos slashers

Héctor Jesus Cristino Lucas 
Cult of Chucky

Una de las pocas franquicias que siguen vigentes sin la necesidad de acudir a los cansinos remakes o reboots que son plaga hoy en día es precisamente la saga de Chucky, el muñeco asesino. Luego de que el creador y escritor de ésta serie de películas, Don Macini, fracasara en su intento de añadirle comedia negra con Bride of Chucky y Seed of Chucky allá por inicio del 2000, la franquicia quedó varada por un largo tiempo. Y cuando se creía que no habría más de este famoso muñeco, en el 2013 estrenó una secuela de nombre Curse of Chucky que se encargó de reparar los daños de sus últimas entregas.

La última entrega no sólo recuperó al horror clásico ochentero, donde el misterio y los asesinatos ingeniosos eran lo más importante, sino que también, planteó un nuevo rumbo para la franquicia mientras te contaban sucesos anteriores a toda la saga. Curse of Chucky tuvo bastante éxito. Fue una especie de híbrido entre secuela y precuela que nos hizo conocer más acerca del personaje mientras lo reivindicaba de paso. Y tanto gustó a las fans ésta película que Macini decidió continuarla. En pleno 2017 llegó, por fin, la esperada Cult of Chucky, continuación directa del film del 2013. Sin embargo, en esta ocasión, las cosas no le fueron bastante bien y los fans se han dividido.

Cult of Chucky es un experimento bastante curioso, ya que se retomaron muchas ideas que el propio Don Macini había desechado para la saga original. No develaré nada importante, pero la premisa de ésta historia, aún recuperando la esencia de los slashers ochenteros, es un tanto psicológica y misteriosa, más sangrienta y de horror convencional. En ésta entrega al parecer intentarán hacernos dudar en si todo lo ocurrido en las entregas anteriores realmente fue una fantasía desquiciada de muchos de los personajes de esta franquicia.

Pero algo ocurre con Cult Of Chucky (2017). El argumento es bastante rebuscado lo que lo hace poco creíble y pierde mucha gracia. Se ha optado por una nueva salida para continuar con ésta franquicia de antaño, pero el resultado se ha vuelto un poco tedioso. Es una película que se esfuerza por seguir la tradición e innova, es verdad, pero fallidamente y en muchas partes del film pareciera que las ideas se estancan y avanza con muchísima dificultad. Es una entrega deficiente en muchos aspectos, salvo el técnico, porque para ser una película independiente está bastante bien rodada, como su antecesora… pero como película Chucky, lamento decir, falla mucho.

Estamos dentro de una trama que juega con la psique –literalmente- de muchos de todos sus personajes, ya que todo transcurre dentro de un psiquiátrico, pero no es ni efectiva en suspenso ni mucho menos en horror. El infame muñeco está bastante bien, ya que aún conserva esa sarcástica personalidad que a todos nos agrada, además claro de los efectos sintéticos y de animatronics. Pero la sustancia, el misterio, hasta la locura es bastante deficiente. Pareciera que Don Macini no sabía con exactitud qué hacer. A dónde ir ni mucho menos cómo terminar. El desenlace es inesperado, y aunque un tanto “nuevo”, es abrupto y rayando en el género de la Serie B.

Curse of Chucky (2013) era muchísimo mejor película que ésta. Sabía mantener el suspenso y crear tensión. Tenía un rumbo fijo y bastante claro. Cult, en cambio, es innecesariamente confusa, un poco descafeinada y carece de mucho carácter. Le hace falta una violencia más elegante y visceral, como en viejas entregas. Aquí, hasta ese elemento parece ser desaprovechado y no vemos con exactitud una fuerza necesaria para levantar la película, incluso esa fuerza la poseía su antecesora. Y bueno, qué decir con el rumbo que le han dado a la franquicia. Al final todo termina siendo una película pseudo “erótica-lésbica-de horror” que más que ser efectiva es hasta ridícula.

Muy lamentable. Aún así, puede que sigamos teniendo nuevas entregas. Veamos hasta donde llega el legado de Chucky.

 

 

Leatherface

También en el 2013, curioso, nos llegó una película llamada The Texas Chainsaw Massacre 3D con Alexandra Daddario, Tania Raymonde, Trey Songz y el mismísimo Gunnar Hansen -el único e inigualable Hansen- haciendo de nueva cuenta a Leatherface. Resulta, que se trataba de una secuela “oficial” de aquella fantástica película de Tobe Hooper que lo llevó a la cima omitiendo las otras secuelas de antaño, que si bien continuaron con el legado slasher, jamás replicaron el éxito de la primera entrega. En otras palabras, las entregas posteriores al The Texas Chainsaw Massacre (1974) se desecharon, y hubo una “secuela reboot” que creó otra línea de tiempo.

Lo sé, bastante confuso, pero se está haciendo de moda últimamente. Por ejemplo, James Cameron prepara ahora mismo una secuela directa de Terminator 2: Judgment Day olvidando las reprochables continuaciones que hundieron a la franquicia en lo más bajo de la ciencia ficción. Y John Carpenter, por si fuera poco, hará algo parecido con su franquicia Halloween, que continuará a partir de la segunda entrega desechando todo lo producido después. Esto aún no tiene un nombre en específico, pero podemos decir que se busca borrar viejos pecados para reivindicar grandes franquicias… aunque sí, es completamente innecesario y hasta cansino.

Ahora, el canon de ésta saga cuenta con la épica película de Tobe Hooper como punto de partida, a The Texas Chainsaw Massacre 3D como su secuela oficial, y las más reciente película de Julian Maury y Alexandre Bustillo, Leatherface, como la precuela de ésta línea de tiempo. El resto son ajenas, tanto los remakes que fueron bastante modestitos como de las viejas secuelas que jamás fueron buenas. Y sí, damas y caballeros, Leatherface nos cuenta los obscuros orígenes del loco caníbal de la moto sierra. De la niñez y adolescencia del famoso asesino bajo la dirección de los genios franceses que nos trajeron el brutal pero fascinante Home Invasion: À l’intérieur.

¿Y qué decir? Estamos frente a una de las mejores -sin exagerar- precuelas que jamás se hayan hecho dentro del cine de terror. A la altura del Halloween Begins de Rob Zombie -aunque ésta en realidad era un remake- Leatherface de Julian Maury y Alexandre Bustillo se lleva las palmas por crear una auténtica maravilla develándonos los orígenes de éste mítico personaje. Aunque claro, tampoco es que ésta entrega esté recibiendo los elogios de todos, ya que también tiene una gran cantidad de detractores que la odian por razones tan absurdas como esa que muchos han mencionado en distintos sitios: “No se siente como una película de The Texas Chainsaw Massacre”.

Por supuesto que no. No esperes ver a leatherface tomar su sierra en el primer minuto y asesinar a cuantos jovencitos promiscuos se topen por ahí. Esta película, sin necesidad de cambiar esos aires malsanos y la violencia explícita, ha tomado un rumbo completamente distinto al ya famoso subgénero slasher. La película en realidad sí se siente como una The Texas Chainsaw Massacre, pero ojo, no es un slasher. Repito, no es un slasher. Este es el motivo, por el cual a muchos “ha decepcionado”, ya que la dirección de ésta película apunta a algo más que a una simple película de terror con un asesino de por medio. Ésta película, de hecho, tiene argumento sólido. Es madura.

¡Vaya! Suena raro viniendo de una precuela, pero lo digo enserio. Leatherface es una película bastante especial y única. Mantiene tensión, suspenso y horror sin necesidad de ser tan cliché. Además claro, de mostrarnos uno de los orígenes más interesantes y genialmente armados que haya visto antes en un personaje de terror. De hecho, la película no sólo podría funcionar como una precuela de la franquicia iniciada por Tobe Hooper… funciona como una película como tal. Es efectiva en el arte del horror y efectiva por lo que es en realidad. Pero para todos aquellos que han esperado al asesino cara de cuero rebanar a sus primeras víctimas, descuiden, también lo tendrán.

En cuanto menos se den cuenta veremos a leatherface tomar su sierra y crear su primera máscara de piel humana de toda la saga. Una excelente película de horror y thriller que roza el subgénero de la Road Movie y que incluso homenajea a grandes películas como Pulp Fiction o American History X. Un magnífico homenaje al film del ya fallecido Tobe Hooper.

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft.
Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte.
A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado.
Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

NO COMMENTS

Leave a Reply