Leo Herrera

@leoporque

Foto: Leo Herrera

El lunes 4 de septiembre a primera hora de la mañana dio inicio el ritual de corte del árbol que servirá como mástil para la danza de los voladores de Cuetzalan.

Foto: Leo Herrera

Encabezados por las autoridades municipales, los Tlatiachcas –autoridades tradicionales-, el párroco de Cuetzalan, los caporales de la danza, los danzantes y habitantes de la zona acudieron entre neblinas al bosque en el cual previamente habían localizado el árbol más alto, robusto y derecho.

Foto: Leo Herrera

Bendijeron el árbol, y al ritmo de una pequeña flauta y un tamborcito agradecieron a la madre tierra y pidieron perdón por arrancarle a su hijo, conexión entre el supramundo, mundo e inframundo; lanzaron agua bendita, humearon con incienso y dieron los primeros hachazos al tronco de aproximadamente un metro de diámetro.

Foto: Leo Herrera

Al finalizar el ritual el tronco fue arrastrado a orilla de la carretera y trasladado al centro de Cuetzalan del Progreso, a donde llegó casi a media noche.

Foto: Leo Herrera

Al siguiente día, nuevamente por la mañana se realizó un ritual al interior de la parroquia, posteriormente en el lugar donde se colocaría el tronco, un hoyo de casi tres metros, se ofreció una ofrenda compuesta por los ingredientes de un mole y un guajolote que fue enterrado vivo debajo del tronco de casi 15 toneladas de peso. “Es entregar una vida a cambio de que no ocurra ningún accidente a los voladores”.

Foto: Leo Herrera

El 4 de octubre es la fiesta patronal en honor a San Francisco de Asís, conocida como la Feria del Huipil y del Café, ese día se coronará a la Reyna del Huipil y se presentarán las danzas tradicionales de la región, entre ellas la de los voladores de Cuetzalan. La feria se realiza del 1 al 8 de octubre con diferentes actividades.

Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera
Foto: Leo Herrera

NO COMMENTS

Leave a Reply