¡Mexicanos al rescate!

¡Mexicanos al rescate!

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

Después del sismo de 7.1 de magnitud que sacudió el centro del país, en el Estado de Puebla el gobierno contabiliza al menos 10 mil viviendas dañadas de las cuales cuatro mil serían pérdida total.

A lo largo de estos últimos 10 días la sociedad civil se ha movilizado rápidamente -ante el marasmo de las autoridades- para enviar ayuda a los municipios y localidades afectadas, incluida la necesaria para construir albergues u hogares temporales para las familias que por el momento viven en el patio de sus casas derrumbadas o inhabitables.

Te presentamos tan sólo tres de estas iniciativas ciudadanas que buscan ayudar a la reconstrucción de Puebla después del sismo.

Reconstrucción

Claudia Orea es arquitecta y junto a su hermano Miguel, que es Ingeniero en Sistemas y las profesoras Patricia Jácome, Sandra Luna e Isabel Quezada se han organizado para recaudar materiales de construcción y llevarlos a las comunidades en Puebla que más lo necesitan, ya sea para construir un hogar temporal o uno permanente.

Antes del sismo, este grupo de amigos ya habían trabajando en un proyecto de recaudación de material para construir un centro comunitario en la colonia Francisco Javier Clavijero en la ciudad de Puebla. Eso fue el año pasado y aunque sí lograron su objetivo, continúan esperando que se resuelvan unos asuntos legales con el terreno para poder construir.

Este nuevo esfuerzo para recaudar materiales de construcción se activó desde el 21 de septiembre y se enfocará en llevarlo a las localidades más afectadas en los municipios de Chietla, Pilcaya, Cohetzala e Ixcamilpa.

Existen tres formas de ayudar:

  1. Donando material de construcción nuevo o usado en buen estado en las instalaciones del CONALEP Puebla III (Infonavit de San Bartolo, Puebla); cabe decir que la institución nada tiene que ver, salvo facilitar el espacio.
  2. Recolectando las donaciones en los casos donde no se tienen los medios para transportarlos al centro de acopio.
  3. Haciendo un donativo monetario a través de una Campaña en la página de Donadora. El dinero recaudado se destinará a la compra de los materiales faltantes y viáticos para llevar a voluntarios, arquitectos e ingenieros para trabajar con las comunidades para el diseño de la viviendas, capacitar a las damnificados en la autoconstrucción y dar seguimiento a la construcción de las viviendas.

La campaña en Donadora tiene una duración de 30 días pero planean extenderla si es necesario.

En unas semanas realizarán un inventario del material que tienen para que con base en ello decidan qué puede hacerse, realizar los diseños y finalmente, llevar todo a las comunidades que más lo necesiten.

Para apoyar se pueden comunicar con Miguel Orea  al celular 22 21 34 51 80 o con Claudia Orea al 22 25 08 91 48. Más adelante también necesitarán de la ayuda de voluntarios para poder transportar el material y el contacto con otros arquitectos e ingenieros.

La importancia de un TECHO

TECHO es una organización chilena con presencia en más de 19 países y desde hace cuatro años tiene una sede en la Ciudad de Puebla. Esta organización combate la pobreza gestionando la construcción de casas y la estructura comunitaria desde la educación, dependiendo de las necesidades de cada comunidad.

Desde el sismo de 8.1 de magnitud en el suroeste del país, donde resultaron dañadas miles de viviendas en distintas comunidades de Oaxaca y Chiapas, TECHO se ha movilizado con más de 800 voluntarios para la repartición de víveres y el retiro de escombros.

Con el sismo del 19 de septiembre, la estrategia de TECHO se ha adaptado para también ofrecer su apoyo  también en las zonas más afectadas de Morelos, Puebla, el Estado de México y la Ciudad de México.

El mayor proyecto se enfoca en la construcción de viviendas de emergencia para los próximos meses en las zonas más afectadas y que además se encuentran en situación de pobreza.

Por ahora, los voluntarios se están enfocando en el mapeo y el levantamiento de datos en las localidades más afectadas.

Hasta ahora, han identificado 20 comunidades de atención prioritaria cerca de Chiautla, Chietla, Tochimilco y Atzitzihuacán.

El siguiente paso será, de acuerdo con el diagnóstico de necesidades, determinar dónde irán primero para comenzar la construcción de viviendas de emergencia.

Foto: Cortesía

TECHO cuenta con tres esquemas de participación:

  1. Para ser voluntario de TECHO puedes dar clic aquí y llenar alguno de los formularios dependiendo del tipo de ayuda que quieres proporcionar
  2. TECHO ha abierto un sitio especial para donaciones que contribuirán a la construcción de viviendas de emergencia en las comunidades afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre
  3. Las empresas que quieran colaborar con TECHO pueden escribir directamente a este correo: emergencias.mexico@techo.org

–Muchas de estas comunidades ya vivían en condiciones de vulnerabilidad antes del sismo, y esto lo que hace es visibilizar esa vulnerabilidad aún más. Las cifras de pobreza van ligadas a la vulnerabilidad de las personas ante los desastres naturales. Hacemos la invitación a que este trabajo sea permanente. La sociedad tiene que juntarse para que estas familias no vuelvan a encontrarse con esta situación y así garantizar sus derechos humanos –resaltó Ana Herrera, directora local de TECHO en Puebla.

Casas de bambú 

Un conjunto de empresas y organizaciones han echado a andar el proyecto Espacio Temporal Habitable para ayudar a la comunidad de Pilcaya, donde según sus datos el 80% de las viviendas es actualmente inhabitable a causa del sismo.

El conjunto de organizaciones está liderado por el Grupo Puebla Bambú, La Esperanza del Mañana A.C. y el Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT) de la Universidad Iberoamericana de Puebla.

El proyecto consiste, a corto plazo, en la construcción en Pilcaya de 40 a 100 hogares temporales donde el principal material son culmos de bambú provenientes de la sierra nororiental de Puebla y del estado de Veracruz. Y a largo plazo, la construcción de 100 viviendas permanentes.

Foto: Cortesía

El prototipo fue realizado en las instalaciones del IDIT apenas hace unos días y desde ayer distintos cargamentos de bambú vienen para Puebla para que en los próximos días un grupo de voluntarios comiencen la instalación de las viviendas temporales.

La elección del bambú como el principal material se debe a que es económico, flexible y resistente, con un alto nivel estructural ante un sismo.

Además, estos prototipos parten de las necesidades específicas de la comunidad, el clima y otros materiales que ellos usan para la construcción de sus viviendas.

Grupo Puebla Bambú solicitará voluntarios para la traducción de los manuales de instalación, así como brigadistas que apoyen con comida a los constructores, entre otros. Para sumarse al proyecto pueden hacer contacto en la página y las redes del IDIT o en las del Grupo Puebla Bambú.

Periodista, comunicóloga, fotógrafa y amante del arte. Bruja cósmica de aspiraciones transfeministas.

1 COMMENT

Leave a Reply