The talk: el desafío de formar en el amor y el respeto

The talk: el desafío de formar en el amor y el respeto

Martín López Calva

@M_Lopezcalva

“Pienso que nosotros hacemos mucho escándalo acerca de la charla sobre el sexo y si debemos tener esa plática sobre el sexo con nuestros niños… La realidad es que muchos de los padres de familia no están teniendo esa charla. Y ciertamente es una charla muy importante, pero en mucho sentidos la charla más importante es la charla acerca del amor.

Richard Weissbourd

Después de un necesario receso reanudo hoy esta Educación personalizante con el gusto de volver a compartir mis análisis y reflexiones sobre diversos temas educativos con mis cinco lectores.

En esta primera columna del segundo período del año me parece significativo compartir con ustedes algunas ideas que escuché recientemente en el podcast de la Escuela de posgrado en Educación de la Universidad de Harvard al que he recurrido en algunas ocasiones anteriores.

El episodio escuchado se titula The talk y hace referencia a la manera en que en la cultura estadounidense los padres y madres de familia llaman a LA conversación sobre el tema de la sexualidad que en algún momento del desarrollo de los hijos se plantea como una actividad necesaria para algunos o un momento incómodo pero inevitable para otros.

Esta charla, considerada LA charla por excelencia debido a que trata un aspecto que durante siglos fue considerado tabú y que sigue de alguna manera viéndose con cierto prejuicio o inquietud por parte de los adultos que no acabamos de incorporar esta dimensión como parte importante de nuestra naturaleza eco-bio-psico-socio-espiritual.

En este episodio de Harvard Ed Cast se entrevista al profesor Richard Weissbourd, director del proyecto Making caring common (algo así como hacer o trabajar por el cuidado común o comunitario) de la misma escuela de posgrado de Educación de Harvard cuyo lema es “criar niños que (se) cuidan”.

Este programa ha publicado recientemente el reporte de una investigación titulada: “La charla: cómo los adultos pueden promover relaciones sanas en la gente joven y prevenir la misoginia y el acoso sexual” que se puede consultar en esta liga.

Contra la imagen predominante que se tiene, la investigación, realizada con jóvenes de entre 18 y 25 años muestra que como dice en la entrevista el Dr. Weissbourd, los jóvenes estadounidenses actuales no están teniendo más sino menos sexo casual. En efecto, como afirma el investigador, existe hoy una percepción errónea acerca del tema, puesto que según muestra el estudio, solamente alrededor del 8% de los jóvenes en promedio están teniendo citas ocasionales con algún tipo de interacción sexual casual y en el caso de los campi con mayor porcentaje de este tipo de relaciones el promedio está entre el 10% y el 15%. Los resultados muestran además que cada vez más estudiantes se gradúan de High School (el equivalente al bachillerato) siendo vírgenes.

El problema de esta falsa percepción es que como afirma el profesor Weissbourd, el camino hacia la edad adulta -especialmente en lo relativo al sexo y las relaciones- es muy difícil para los jóvenes, aún para los más seguros de sí mismos y lo que puede hacer aún más complicado este tránsito es el sentimiento generalizado de que todo el mundo alrededor está ligando o teniendo múltiples relaciones casuales, cuando en realidad esto no es cierto.

Existe un costo de estas falsas concepciones porque muchos de los jóvenes sienten que hay algo erróneo en ellos o que ellos tienen algún defecto o anormalidad por estar fuera de esta supuesta dinámica, cuando de hecho, la gente joven que no está teniendo mucho sexo es la norma y no la excepción.

Es muy necesario que los alumnos tengan esta conversación sobre la sexualidad, pero como bien afirma Weissbourd, resulta aún más importante la charla acerca del amor, que es la que aporta el contexto en el que se enmarca la sexualidad y su papel en la construcción de una vida personal y de unas relaciones sanas

En la entrevista se plantea que esta falsa percepción está siendo alimentada por los medios de comunicación y la cultura de consumo dominante y por ello resulta muy necesario que los adultos formadores –padres, profesores, orientadores- asuman el compromiso de trabajar en la formación de personas capaces de establecer relaciones humanas sanas basadas en el respeto, la dignidad, la reciprocidad y el amor.

Aún en el contexto de los Estados Unidos, que aparentemente es un país con menos inhibiciones y tabúes sigue prevaleciendo en los padres de familia y en los educadores, según afirma Matt Weber, la conductora del podcast, la sensación de que hablar sobre sexualidad y relaciones de pareja con los hijos o los alumnos es algo difícil y que puede derivar en situaciones incómodas para ambos, por lo que se teme abordar el asunto.

El investigador plantea que según el estudio, son todavía muy pocos padres o educadores los que tienen esta conversación (The talk) con los jóvenes y que esta omisión es muchas veces la causa de que se promuevan la misoginia o el acoso sexual y hasta la violencia en las relaciones.

Existen múltiples oportunidades que los adultos tenemos en el ámbito familiar y escolar para abordar estos temas y generar un crecimiento socioemocional sano en las futuras generaciones. Tenemos al alcance además muchos recursos didácticos bien enfocados tanto impresos como digitales que pueden apoyar esta conversación y resulta muy importante conocerlos y aprovecharlos.

Es muy necesario que los alumnos tengan esta conversación –o este proceso de conversación que desde luego no debería agotarse en una plática puntual- sobre la sexualidad, pero como bien afirma Weissbourd, resulta aún más importante la charla –el proceso de diálogo- acerca del amor, que es la que aporta el contexto en el que se enmarca la sexualidad y su papel en la construcción de una vida personal y de unas relaciones sanas.

En un contexto de instrumentación del nuevo modelo educativo para la educación obligatoria en el que se plantean elementos de formación integral como el del desarrollo de habilidades o competencias socioemocionales en los niños y jóvenes resulta importante que quienes nos dedicamos a la educación –padres de familia, maestros, directivos, orientadores- nos formemos adecuadamente en estos temas para asumir el compromiso de formar niños y jóvenes capaces de auto-conocerse y autorregularse, de valorar y respetar a los demás y partiendo de esta valoración y respeto establecer relaciones sanas y constructivas.

En esta construcción la dimensión de la sexualidad tiene un papel relevante puesto que una adecuada formación en este aspecto constitutivo de nuestra realidad humana evitará conductas destructivas y autodestructivas como las relativas a la misoginia, el acoso y la violencia sexual que desgraciadamente parecen estar en aumento en nuestra sociedad y están produciendo incluso un alto número de muertes, sobre todo de mujeres.

Como concluye el profesor Wiessbourd existe mucho trabajo que hacer pero hay oportunidades extraordinarias para construir una educación que promueva el amor como base de las relaciones y los jóvenes están ávidos de tener esta conversación.

*Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Ha hecho dos estancias postdoctorales como Lonergan Fellow en el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007) y publicado dieciocho libros, cuarenta artículos y siete capítulos de libros. Actualmente es académico de tiempo completo en el doctorado en Pedagogía de la UPAEP. Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación en la UIA Puebla (2007-2012) donde trabajó como académico de tiempo completo de 1988 a 2012 y sigue participando como tutor en el doctorado interinstitucional en Educación. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (nivel 1), del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), de la Red Nacional de Investigadores en Educación y Valores que actualmente preside (2011-2014), de la Asociación Latinoamericana de Filosofía de la Educación y de la International Network of Philosophers of Education. Trabaja en las líneas de filosofía humanista y Educación, Ética profesional y “Sujetos y procesos educativos”.

3 COMMENTS

  1. Hola Dr. Martín, gracias por ayudarme a valorar mi trabajo en preescolar, en lo personal para no perderme de esas charlas.
    Saludos

  2. Hola Dr. Martín gracias por ayudarme a valorar mi trabajo en preescolar, en lo personal y no perderme de esas charlas.
    Saludos

  3. Hola Martín… mucho gusto encontrar tu texto… y sí… los profes y las profes necesitamos educar nuestra emoción y comprender cómo sucede en nostros para, 1. entendernos sin reprimirnos, 2 entender a los demás y no reprimirlos… y hasta hoy no hay modo de introducir esta sencilla nocío en la formación inicial de profes y de futuros padres, incluida la universidad… saludos.

Leave a Reply