Marla Project: experiencia musical para viajar hacia dentro

Marla Project: experiencia musical para viajar hacia dentro

Foto: Cortesía.
Ámbar Barrera

@Dra_caos

–Marla Singer desata un caos involuntario sólo porque esa es su naturaleza. Eso quería yo con la música, un proyecto que simplemente por su naturaleza hiciera que las personas se descubran a sí mismas, que cause caos, que les mueva fibras.

Marla Singer es uno de los personajes principales en la película de culto El Club de la Pelea y con base en él Méner Rodríguez bautizó su proyecto musical.

–Desde un punto técnico, Marla Project sería una mezcla entre kraut, electrónica y un poco de psicodelia. Ya en una definición más romántica, es la conjunción de sonidos para crear diferentes estados de ánimo ya sea desde bailar, reflexionar o viajarte –dice Méner en entrevista para LADO B.

“Desde un punto técnico, Marla Project sería una mezcla entre kraut, electrónica y un poco de psicodelia”

Marla Project nació por ahí de 2005, después de que Méner Rodríguez participara en bandas de rock locales que, así como se conformaban, se desbarataban en poco tiempo. Él tocaba la guitarra y su deseo de expresarse a través de la música lo llevó a decidir que haría música por su cuenta explotando lo que tenía a la mano: su guitarra, un piano de juguete y un xilófono de juguete.

Doce años más tarde, Méner ha producido cinco discos de Marla Project de los cuales el último se titula Ratio y espera presentarlo oficialmente en los próximos meses. Él ha compuesto y ejecutado las canciones de Marla Project acompañado por el visualista Fernando Campos y a veces por algunos músicos invitados.  

Méner se considera a sí mismo una persona lírica. Él jugó con sus recursos e investigó cómo explotarlos, aprendió por su cuenta sobre composición y producción musical hasta que logró el sonido que estaba buscando, y así, con pausas entre disco y disco, Marla Project se ha presentado en festivales como Tierra Adentro, TNDMX, Feratum o RevIndie.

Entre samplers y juguetes

Antes de Marla Project, el músico se imaginaba como rockero convencional, pero ahora se siente a gusto entre sintetizadores, un sampler, pads electrónicos, un teclado, juguetes varios y una batería electrónica aparte de la guitarra. Además, comenta que aunque para muchos es increíble, es complejo componer melodías con el tipo de instrumentos que usa, como los juguetes.

–Podemos decir que el público de Marla Project tiene dos facetas, en la primera se dedican a contemplar los visuales, así inmóviles, absortos, y ya después comienzan a bailar.

Méner cuenta que en una ocasión fueron a tocar en un lugar bastante inmerso en la naturaleza y después de un rato de tocar, las personas se comenzaron a alejar del escenario pero no por desinterés, sino porque al parecer querían “experimentar la naturaleza mientras disfrutaban la música, como un momento introspectivo previo a la fiesta”.

–Eso es lo que busca Marla Project, queremos dar rienda suelta a la gente, que lo sienta e interprete como quiera

Una de las razones por las que a Méner no le gusta poner letra a sus canciones, es para que las personas tengan absoluta libertad de interpretarlas y crear las historias que quieran con lo que escuchan.

Ratio

La primera canción del último disco de Marla Project tiene tres fases. En la primera, todo es tranquilo, hasta pacífico, como escuchar una campana a lo lejos, mientras vas despertando de un largo sueño, pero en la segunda fase, donde los beats de la música surgen con un ritmo acelerado, es como abrir bien los ojos y darse cuenta que nuestra inconsciencia no se debe al sueño sino a un trauma, es despertar y darse cuenta que vamos en caída libre a través de la oscuridad. En la tercera fase, la fuerte nota de una guitarra eléctrica da una alerta, es el fin de la caída, el golpe, pero no es el final de la historia, sino el comienzo de un nuevo viaje. Un viaje para sobrevivir al trauma.

Foto: Cortesía.

Ratio, el último disco de Marla Project, comenzó a producirse después de una larga pausa en 2013 que duró dos años y durante la cual Méner creyó que hasta ahí había llegado todo.

–Yo creí que ya estaba muerto, pero después de dos años de ausencia total me llamaron para invitarme a un festival y a los pocos días me invitaron al evento de la presentación de un automóvil. Me sorprendió que me buscaran cuando llevaba tanto inactivo, así que retomé el proyecto.

El disco Ratio fue producido entre 2015 y 2016. Las producciones anteriores de Marla Project llegaron a moverse en tiendas como Mixup, iTunes o Spotify, y por primera vez, Ratio se ha movido de manera muy personal. Méner le ha regalado la descarga del disco a sus amigos o a fans que le escriben ocasionalmente.

–La misión de este disco para mí es que rompa barreras y suene mucho de manera comercial pero también en las calles o en lugares donde normalmente esta música no llegaría a escucharse.

Marla Project también ha presentado el material del nuevo disco en algunas tocadas y espera presentarlo en grande en febrero de 2018, probablemente en el Teatro de la Ciudad. Mientras tanto, Méner seguirá aceptando invitaciones a festivales, bares, barrios o en la vía pública.

La misión de este disco para mí es que rompa barreras y suene mucho de manera comercial pero también en las calles o en lugares donde normalmente esta música no llegaría a escucharse

A principios de año el músico tuvo una experiencia en la que puso un generador en una calle de Apulco y presentó su música, incluido el material de Ratio, donde incluso “señores de sombrero se pusieron a escuchar y a bailar”.

–Nos fuimos de ahí y me escribieron cinco o seis personas distintas del lugar, diciéndome que les había gustado mucho y preguntando dónde podían escuchar más y yo les compartí el disco nuevo. Algunas otras personas me comentaron ahí mismo, después de tocar, que nunca se hubieran imaginado que se pudiera hacer música sólo con una guitarra y un secuenciador y ya les explico cómo o les doy consejos. Eso me gusta, dejar una semillita, tal vez no les llegue a gustar pero que sepan que es una posibilidad más.

Ratio nace de una depresión muy fuerte que sufrió Méner en el periodo que dejó Marla Project. El creador cuenta que componer el disco fue lo que lo levantó, y puede decirse que el disco cuenta la historia de esa depresión y cómo se encuentra el “amor hacia algo o alguien más, podría ser hacia uno mismo, incluso”.

–Empieza muy lento y de momento empieza a explotar hasta la ultima canción, que es larguísima. Justo antes de esa está una canción que se llama Dulcinea, donde podemos decir que, si fuera una historia, el personaje se da cuenta que lo que está amando, su Dulcinea, es igual que la del Quijote, pues no se sabe si realmente existe o no pero es lo que lo mueve, por eso llega a la última canción titulada Shamán, el episodio final en el que se cura a sí mismo.

El creador dice que nunca ha estado tan convencido de un trabajo como de este, pues le pasó algo que no puede explicar, “se transformó”. De hecho, es notorio el cambio de su música en este disco, creado entre la logística de viajes –a lo que se dedica– y la venta de mermeladas.

–No soy músico porque no tengo el papel como tal pero sí soy lírico, he aprendido. No me gusta ver la música o el arte en sí como algo inalcanzable para cualquiera, yo pienso que con las ganas de querer expresar algo, irá saliendo algo poco a poco, tal vez no siempre sea algo que le guste a todo el mundo, pero poco a poco… Siempre he dicho que mi trabajo le da de comer a mi estómago, pero la música le da de comer a mi corazón y a mi espíritu.

Encuentra a Marla Project en sus redes:

Facebook

Youtube

Soundcloud

NO COMMENTS

Leave a Reply