Porque la gente merece ver el mundo como es, regresa el World...

Porque la gente merece ver el mundo como es, regresa el World Press Photo

Uno de los concursos fotográficos más importantes del mundo presenta una muestra de 143 imágenes ganadoras en la Galería de Arte del Palacio

Foto: Marlene Martínez.
Ámbar Barrera

@Dra_caos

El fotógrafo turco Burhan Ozbilici no estaba trabajando ese 16 de diciembre, pero llevaba su cámara con él. Se encontraba en la inauguración de una exposición en la que estaba presente el embajador ruso de Turquía. Ese día, Ozbilici presenció el asesinato del embajador a manos de un policía y captó con su cámara la imagen del asesino levantando el brazo izquierdo mientras en la mano derecha porta el arma y a sus pies yace muerto el embajador. Esa impactante fotografía se convertiría en la imagen más importante de 2016, según el World Press Photo (WWP).

—La gente merece ver el mundo como es y desde el World Press Photo queremos impulsar a los fotoperiodistas a que sigan dando estas historias al público —dice Sophie Boshouwers, curadora del WWP en su edición número 60 durante una rueda de prensa el viernes 4 de agosto.

El WWP es uno de los concursos fotográficos más importantes del mundo y este año presenta una muestra de 143 imágenes ganadoras que se exponen del 5 hasta el 25 de agosto en la Galería de Arte del Palacio ( Portal Hidalgo, 12, Puebla).

La fotografía de Ozbilici refleja la tensión política que existe entre Rusia y Turquía, ya que cada país apoyó a lados opuestos en la guerra civil de Siria. Al momento de la fotografía, el policía está gritando “Dios es grande. No olvides Aleppo. No olvides Siria”.

Foto: Marlene Martínez.

Cada fotografía en la exposición tiene detrás una historia sobre la situación actual del mundo y que puede conocerse leyendo las fichas que las acompañan.

Este año participaron 5 mil 34 fotoperiodistas y documentalistas provenientes de 126 países quienes enviaron más de 80 mil imágenes. Los temas reflejados en esta edición incluyen migración, la situación de los refugiados, vida cotidiana, la guerra en medio oriente, la lucha contra el narcotráfico en Filipinas, la cacería ilegal de rinocerontes en Sudáfrica y el virus del zika en Brasil.

Y aunque no hay fotógrafos mexicanos entre los ganadores de este año sí hay imágenes de México:

  • Una fotografía de mariposas monarca que yacen en el piso cubierto de nieve durante marzo en Michoacán, ganadora del tercer lugar en la categoría de naturaleza y tomada por el fotógrafo español Jaime Rojo. Esta imagen muestra cómo el cambio climático tiene en jaque a muchas especies, en este caso, a las mariposas monarca.
  • Una serie de fotografías ganadoras del primer premio en la categoría de Historias de la gente, tomadas por el surcoreano Michael Vince Kim, siguen el rastro de los descendientes de cerca de mil coreanos que llegaron en 1905 a México y que se establecieron en las costas de Yucatán formando familias con los mayas de la zona y más adelante, también se establecieron en Cuba.

Las actividades paralelas a la exposición incluyen talleres para la revisión de proyectos fotográficos y de desarrollo de fotoensayos impartidos por los fotógrafos poblanos César López y Ángel Flores, respectivamente; un workshop de Storytelling en el Centro de Formación Visual f64 (Rosendo Márquez 17, La Paz), a cargo del fotógrafo Ricardo Carbonell, y una charla con Eunice Adorno (becaria del Seminario de Fotografía Contemporánea del Centro de la Imagen en el World Press Photo Joop Swart Masterclass en Amsterdam), que tendrá lugar en la Galería de Arte del Palacio.

Todas las actividades serán gratuitas y pueden consultarse más detalles en la página web del IMACP.

Los retos del fotoperiodismo actual

En los últimos dos años, el WWP ha realizado investigaciones estadísticas para conocer más acerca del fotoperiodismo en el mundo. En la última investigación se abarcó una muestra de 1991 fotógrafos originarios de más de 100 países, los mismos que entraron a la competencia del WWP de 2016 y que respondieron preguntas para saber más acerca de su identidad, sus condiciones de trabajo, prácticas, ética y uso de la tecnología.

Durante la primera investigación un 85% de los participantes consistía de hombres y en 2016 el porcentaje fue el mismo. Al respecto, Sophie Boshouwers comentó en entrevista para LADO B que aún hay un largo camino por recorrer para que ese porcentaje sea más favorable hacia las mujeres.

—Lo que he aprendido al platicar con mujeres fotoperiodistas es que, a menudo, cuando un editor tiene que elegir entre un hombre y una mujer (cuando el trabajo de ambos es igualmente bueno o cuando incluso el de ella es mejor que el de él) ellos prefieren no enviar a las mujeres a los lugares más peligrosos. Eso es ya una desventaja para las mujeres y creo que ellas pueden decidir por sí mismas si es seguro o no. Otro problema es el machismo que hay en el campo. Los hombres fotógrafos creen que las mujeres fotógrafas con altas capacidades aún necesitan sus consejos. Eso es por supuesto denigrante.

Boshouwers explicó que en el WPP trabajan en conjunto con organizaciones como The International Women Media Found in America o la plataforma de Women Photograph, para “empoderar aún más a las mujeres y ponerlas en escena”.

Foto: Marlene Martínez.

—El porcentaje de mujeres que envían su trabajo al World Press Photo es muy bajo aún, pero eso no quiere decir que haya pocas mujeres fotógrafas en el mundo, sino que no se han acercado a WWP o creen que no tienen oportunidad. Sin embargo, entre las mujeres que sí participan, el porcentaje de ganadoras es muy alto pues tienen mucha calidad.

Entre los retos en general para el fotoperiodismo mundial, según Bosshouwers, está la alta competencia en el campo y los trabajos fijos en fotografía son muy escasos ya.

—El fotoperiodismo es en general una ocupación de riesgo. Sacar algunas historias a la luz implica una tremenda perseverancia en primer lugar, el acceso a las historias puede tomar años y el trabajo una vez en el lugar puede ser peligroso en sí. Otro obstáculo es la paga, que resulta insuficiente. A veces porque otros fotógrafos venden su trabajo a bajo costo eso mata el mercado, y las agencias difícilmente contratan fotoperiodistas, lo que aumenta el trabajo freelance, disminuyendo la estabilidad laboral y aumentando la competencia.

Otro de los grandes retos del periodista, como señala la curadora, es la proliferación de noticias falsas, pues hay desconfianza del público no sólo con respecto de la información textual, sino también delas imágenes.

—En este momento estamos luchando con las noticias falsas, que muestran imágenes que no podemos ser capaces de creer y por lo tanto para los fotoperiodistas se hace más arduo el ser confiable. Por supuesto que ellos tienen que darnos historias reales, pero creo que los fotógrafos que llevan historias que no son reales levantando la bandera de ser fotoperiodistas profesionales, crean una visión ante el público que afecta a los otros.

En la encuesta de 2016, el 91% de los fotógrafos participantes afirmó encontrarse en riesgo mientras trabaja y 66% dice estar feliz con su carrera.

—La libertad de expresión no está garantizada en muchos países y es espeluznante, es algo que sucede en todo el mundo y es preocupante, no sólo ocurre en México sino también en Polonia, Francia, Turquía… lo vemos sucediendo en todos lados. Los fotoperiodistas son arrestados, les impiden hacer su trabajo para documentar, y si ellos no pueden hacerlo, todos perdemos información que necesitamos como ciudadanos del mundo.

NO COMMENTS

Leave a Reply