Cuatro historias para entender por qué pueden desaparecer los bosques secos en...

Cuatro historias para entender por qué pueden desaparecer los bosques secos en Latinoamérica

  • Perú, Ecuador, Colombia son los principales países afectados
  • La tala ilegal, las actividades agropecuarias y el ingreso de grandes infraestructuras son las amenazas contra este tipo de bosque
Panorama al interior del bosque seco en el Coto de Caza ‘El Angolo’ (Perú). Foto: INC, tomada de Mongabay.
Milton López Tarabochia | Mongabay Latam

@MongabayLatam

Pese a su importancia como sumidero de carbono para mitigar el cambio climático o la oportunidad que ofrecen para el desarrollo de actividades sostenibles como el ecoturismo, el bosque seco es un ecosistema poco investigado que requiere de una mayor atención de las autoridades. En Ecuador, Colombia y Perú es posible constatar cómo las actividades productivas degradan el entorno natural de los bosques secos y amenazan a la fauna y flora que albergan estos espacios naturales

El caso de Colombia es revelador, de los 9 millones de hectáreas que ocupaban los bosques secos, hoy solo quedan 720 000, es decir, el 8 %. Y una investigación de 2010 publicada en la revista científica Biological Conservation indica que en el Perú solo queda un 5 % de lo que antes hubo.

En ese contexto, Mongabay Latam ha seleccionado cuatro historias latinoamericanas y del Caribe para comprender la magnitud de este problema, al que se suma la necesidad de generar una mayor información científica. “Imaginan al bosque seco como algo muerto. Eso es mentira. Todos debemos cambiar esta conciencia porque los bosques secos son tan importantes como los amazónicos”, dijo en una entrevista con Mongabay Latam el científico Reynaldo Linares del Smithsonian Institute.

1. Bosques secos de Latinoamérica y el Caribe en peligro de desaparecer

Gracias a un estudio realizado entre el 2010 y el 2015 en países de América Latina y el Caribe, un grupo de 63 científicos comprobó que los bosques secos tropicales de esta zona son los más amenazados del mundo. La investigación cubrió desde el territorio de México hasta Argentina, y por supuesto, todo El Caribe.

Los bosques secos estudiados tienen un alto nivel de especies endémicas que se encuentran amenazadas. México posee 73% de estas, Las Antillas un 65% y los bosques secos andinos entre un 30% a 40%. En el caso de Perú, las principales actividades que dañan a los bosques secos son la agricultura y la ganadería; en el caso de países como Colombia y Venezuela también la agricultura es el principal enemigo de los bosques secos, ya que uno de los grandes atributos de este ecosistema es su alto grado de fertilidad. Conoce esta impactante historia aquí.

Parque estadual da mata seca de Minas Gerais, Brasil. Foto: Flavia Pezzini.
2. Perú: El bosque que lucha contra el olvido

En el Perú existen alrededor de 3 millones 600 mil hectáreas de bosques secos entre las regiones norteñas de Piura, Tumbes, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca y Áncash, de acuerdo a la Estrategia Nacional sobre Bosques y Cambio Climático del 2016. Sin embargo, también existen bosques secos en regiones como San Martín, Apurímac, Ica y Junín que no se han estudiado. No es coincidencia que a estos bosques también se les conozca como los “bosques olvidados”. En la actualidad solo existe un 5% de bosques secos en el Perú en comparación a la cantidad que había inicialmente.

Los especialistas señalan que es importante proteger los bosques secos porque almacenan agua y ayudan a “refrescar” el ambiente, porque la población que vive cerca a este ecosistema debe soportar temperaturas que bordean los 35 grados centígrados. Así mismo afirman que muchas veces sirven de muralla natural, porque pueden absorber el agua durante las inundaciones, como las registradas en el norte del Perú este año. Entérate de la crisis de los bosques secos peruanos en este link.

En Perú estudios indican que tan solo queda el 5% de lo que alguna vez hubo. Foto: Conservamos por Naturaleza.
3. Cerro Blanco: el bosque seco más grande de Guayaquil en peligro por la tala ilegal y por proyecto de infraestructura

En la provincia de Guayaquil existe el bosque seco más visto de Ecuador, Cerro Blanco, y también uno de los más afectados por los cazadores ilegales de especies como la guatusa, el venado y el saino. Esta actividad ilegal cuenta, muchas veces, con el apoyo de personal del Ministerio del Ambiente y la policía. También existe el impacto ambiental de la invasión citadina con sus especies de vegetación ornamental que va ocupando el espacio natural de Cerro Blanco.

Las amenazas no acaban para este ecosistema porque pese a estar protegido bajo la figura legal de “bosque protegido”, la tala ilegal está devorando sus especies maderables. A esto se suman los innumerables intentos de lotizaciones para viviendas, un túnel y una carretera dentro del bosque que también significan deforestación. Uno de los proyectos más grandes fue una de cinco hectáreas llamado Casas Viejas, un complejo de 300 viviendas. Entérate de todos los detalles de este reportaje aquí.

Tala ilegal dentro del bosque protector Cerro Blanco. Foto: Fundación Pro-Bosque.
4. Sólo queda el 8 %: ¿Cuál es el futuro del bosque seco tropical de Colombia?

Colombia es uno de los países de América Latina cuyos bosques secos son los más afectados. En la década de 1980 tenía hasta 9 millones de hectáreas de este ecosistema, sin embargo, debido al ingreso violento de actividades agrarias y ganaderas el ecosistema natural se ha degradado hasta quedar solo en un 8%, de acuerdo a información del Instituto de Investigaciones Biológicas Alexander von Humboldt.

Los campesinos y ganaderos ven a las especies maderables naturales como maleza y la deforestan para hacer paso a sus actividades productivas. Aparte de dañar el ecosistema en sí, degradan el hogar de numerosas especies de fauna. En 2014 un estudio científico demostró la presencia de 8 órdenes, 16 familias, 35 géneros y 39 especies de mamíferos en al menos 4 hectáreas de terreno de bosques secos en el departamento de Tolima. Además, se confirmó la necesidad de tomar importantes acciones para la conservación de especies como la nutria (Lontra longicaudis) y el mono nocturno (Aotus griseimembra). Conoce el resto de la historia aquí.

Publicación original: Mongabay Latam

NO COMMENTS

Leave a Reply