Niñez en contexto de movilidad: Motivos, riesgos y peligros

Niñez en contexto de movilidad: Motivos, riesgos y peligros

Según el INM, 92% de las detenciones de niñas, niños y adolescentes corresponde a personas provenientes de los países del Triángulo Norte de Centroamérica

Foto: Tomada de Panam Post.
Julián Lomelín Gascón | Prensa Ibero

@PrensaIbero

La movilidad humana es una actividad que ha caracterizado a los seres humanos a lo largo de su historia como especie.  Desde sus orígenes les es inherente la necesidad de transitar por las distintas latitudes del planeta. Millones de personas migran con el deseo de mejorar las condiciones de vida; algunos otros por la necesidad de huir para sobrevivir a las amenazas causadas por el hombre o la naturaleza.

El fenómeno de la movilidad humana es multicausal y puede darse manera voluntaria o forzada.  La “migración voluntaria” es aquella en la que la persona se desplaza libremente y sin ningún tipo de coacción. Mientras que, la migración forzada con lleva motivos que amenazan a la vida, la integridad o libertad de las personas, como consecuencia de diversas formas de persecución, conflicto armado, violencia generalizada, violaciones de los derechos humanos, desastres naturales o provocados por el ser humano, entre otras causas. Al mismo tiempo puede implicar situaciones en donde las personas son trasportadas físicamente a través de fronteras al ser engañadas y con fines de explotación, como es el caso de las víctimas de trata de personas, o al prometerles cruzar dicha frontera a cambio de una remuneración, como es el caso del tráfico ilícito de personas en contexto de movilidad.

Las circunstancias económicas, políticas y sociales que incentivan a la migración no son factores que únicamente tengan impacto en las personas adultas. Contrario a lo que imaginamos, existen migrantes que atraviesan fronteras exponiéndose a todos los retos siendo apenas unas niñas o niños. Las fronteras de México por supuesto no son ajenas a ello.

Las niñas y niños migrantes no acompañados son personas menores de edad que cruzan una frontera internacionalmente reconocida, sin sus padres o tutores, lo que se traduce en la carencia del cuidado de un adulto. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) enfatiza que son tres las principales causas que explican la migración de los niños y niñas cuyos países de origen son los ubicados en el Triángulo Norte de América Central (Guatemala, El Salvador, y Honduras):  La primera es el contexto de violencia, criminalidad e inseguridad ciudadana prevaleciente en la zona; la segunda es económica, derivada de la desigualdad social y la precariedad económica; y la tercera es la reunificación familiar.[1]

Violencia, criminalidad e inseguridad ciudadana; desigualdad social y precariedad; y reunificación familiar, las tres principales causas que explican migración de los niños de Guatemala, El Salvador, y Honduras

Sin la implementación de esquemas adecuados de protección, la migración infantil en la región de Centroamérica y México se ha vuelto una crisis cada vez más intensa en los últimos años. Según el Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH) el 92% de las detenciones de niñas, niños y adolescentes (NNA) realizadas por el Instituto Nacional de Migración (INM) corresponde a personas provenientes de los países del Triángulo Norte de Centroamérica.[2]  Las cifras de menores detenidos en la frontera sur de Estados Unidos y en la frontera sur de México van incrementando a la par de los índices de violencia en los países de la región.

En el año 2014 el gobierno de Estados Unidos hizo pública la detención de 56 mil niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados en calidad de indocumentados.[3]  Durante el mismo año las cifras de los registros del Instituto Nacional de Migración (INM) dieron cuenta de la detención de un total de 23 mil 96 niñas, niños y adolescentes, de los cuales la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) registró que 10 mil 943 fueron niñas, niños y adolescentes no acompañados.[4] Durante el trascurso del año 2015 la CNDH tuvo registro de 20 mil 368 NNA no acompañados detenidos por el INM. Según cifras de la INM, durante el año2016, fueron detenidos 40 mil 114 menores,  de los cuales 2 mil 176 eran menores no acompañados.[5]

Según las cifras retomadas por el IIDH,  durante el año 2014 de los 23 mil 96 (NNA) un total de 14 mil 155 estaban dentro del rango de edad que va de los 12 a los 17 años, de los cuales más de 9 mil  no estaban en compañía de un adulto.[6]  Durante el mismo año se detuvo a mil 853 niñas y niños entre cero y  once años de edad sin compañía de un adulto.[7] 

Para el año 2015 el INM detuvo a 35 mil 704 NNA. Entre los 21 mil 974 NNA detenidos del rango de 12 a los 17 años, 16 mil 231 viajaban sin la compañía de un adulto.[8]  De las 13 mil 730 niñas y niños detenidos dentro del rango de edad de cero a 11 años, fueron detenidas 2 mil 419 sin la compañía de un adulto. [9]

Tabla: Eventos de detención practicados por el INM

Año

2014

2015

2016 (cuatrimestre enero a abril) 

Total General

127,149

190,366

53,766

Niñas, niños y adolecentes

23,096

35,704

9,919

12 a 17 años

14,155

21,974

6,242

Con compañía de un adulto

5,065

5,743

1,757

Sin compañía

9,090

16,231

4,485

0 a 11 años

8,941

13,730

3,677

Con compañía

7,088

11,311

3,269

Sin Compañía

1,853

2,419

408

Fuente: Elaboración propia con información obtenida del Instituto Interamericano de Derechos Humanos.

El incremento de las detenciones de niñas, niños y adolescentes migrantes por el INM, ha generado que distintos organismos que velan por los derechos humanos de las y los migrantes concluyan que los esfuerzos por parte de los Estados responsables de garantizar sus derechos, no han sido suficientes, ya que no existen mejoras en la garantía y protección de los derechos de los NNA.

Como consecuencia de las deficiencias y debilidades institucionales, la vulnerabilidad de las personas en contexto de movilidad es alta, y para las niñas, niños y adolescentes, dicha vulnerabilidad se potencializa de manera extraordinaria cuando recorren los países y atraviesan sus fronteras.  Los principales riesgos que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) considera que son a los que están expuestos las y los niños son: sufrir lesiones físicas; ser cooptados por las redes del crimen organizado; ser sometidos a explotación sexual o laboral; sufrir maltrato psicosocial por parte de las instituciones en el momento de la repatriación.  Peor aún, las y los niños pueden llegar a perder la vida.[10]

 Las cifras demuestran la magnitud del problema y no podemos ser indiferentes a que detrás de cada número existe una niña o un niño y/ o adolecente que protagonizan historias inimaginables.

El deseo de huir para alejarse de la realidad a la que están sujetos, orilla a miles de NNA a tomar el camino que los aleje de sus vidas, de sus familias, de sus amigos. Emprenden un viaje con la esperanza de que cada paso que dan los aleje de sus países de origen, y los aproxime a una nueva vida.  Casi todos los que toman la decisión de partir saben de los retos del trayecto, pero la esperanza somete al miedo, por lo que se aventuran a tomar caminos plagados de peligro.

Muchos de los NNA parten de sus países debido a que la violencia con la que conviven cotidianamente se ha vuelto insoportable.  Empacan sus mochilas con las pocas cosas que poseen y con la esperanza de que una vez lejos, la violencia y el miedo que los ha acompañado a lo largo de sus vidas, se irá desvaneciendo con cada paso.

Por desgracia, para miles de las y los jóvenes que toman la ruta hacia el norte, las pesadillas no terminan. Las violaciones, secuestros, extorsiones y golpizas, realizadas por agentes no estatales como lo son los pandilleros e integrantes de grupos del crimen organizado y por agentes estatales como soldados u elementos de las policías son una constate durante el recorrido al norte.

Empacan sus mochilas con las pocas cosas que poseen y con la esperanza de que una vez lejos, la violencia y el miedo que los ha acompañado a lo largo de sus vidas, se irá desvaneciendo con cada paso

Las condiciones de impunidad, corrupción y escasez de presencia del Estado, han sido factores que han incidido en la proliferación de las actividades criminales que atentan en contra de los derechos de NNA, convirtiéndolos en mera mercancía dentro de las redes del tráfico de personas, o en una moneda de cambio durante un secuestro, en un banco de miembros para el tráfico de órganos, o en un objeto sexual dentro de la trata de personas y la pornografía infantil. A todos estos peligros y más los NNA están expuestos mientras buscan una mejor vida para ellos y para sus seres queridos.  Durante el camino las probabilidades de convertirse en víctimas de la violencia son altísimas. 

 Al mismo tiempo que están expuestos a la lista previa de delitos, los NNA también son propensos a sufrir hambre, problemas salud que por la falta de atención médica se pueden convertir en problemas serios; graves accidentes en el tren que pueden terminar sufriendo amputaciones de sus piernas o brazos.

Los riesgos a los que se enfrentan los NNA que deciden migrar representan situaciones que distorsionan la vida para siempre.  Son momentos que desdibujan la línea entre la pesadilla y la realidad.  Instantes en donde abrir los ojos no es suficiente para poder despertar para salvarte del peligro que te acecha.  Los riesgos a los que se enfrenta la niñez en movilidad tienen algo en común:   la capacidad de dejar heridas y cicatrices que no se curan con el tiempo.  La de convertir la vida en un mal sueño, imposible de despertar.

Los NNA durante la migración son los más susceptibles a la violación de sus derechos, ya sea o por que viajan solos, o porque se encuentran acompañados por personas que también están en condiciones de vulnerabilidad o, en muchas ocasiones, son los mismos victimarios. Por esto y mucho más se deriva la necesidad de implementar mecanismos internacionales eficientes para la promoción, la restitución y el ejercicio de los derechos humanos de la niñez en contexto de movilidad es urgente. No se puede seguir postergando la implementación de políticas públicas que rompan con el esquema persecutorio y criminalizador de las prácticas actuales.

Referencias:

Citas:

[1]Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) (2014). Arrancados de Raíz. [online] Available at:http://www.acnur.org/fileadmin/scripts/doc.php?file=fileadmin/Documentos/Publicaciones/2014/9828 [Accessed 30 May 2017]. p. 38 y 43.

[2] Instituto Interamericano de Derechos Humanos (2016). Prácticas relevantes de protección a los derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes sin compañía en el Triángulo Norte y México. [online] San José Costa Rica. Available at: http://www.iidh.ed.cr/iidh/media/4829/migrantes-tn-web.pdf[Accessed 30 May 2017]. P. 25

[3] Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes, A.C. (2016). La frontera me cruzo, la frontera me cruzó. San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. P.5

[4] Comisión Nacional de Derechos Humanos (2016). Informe sobre la problemática de niñas, niños y adolescentes centroamericanos en contexto de migración internacional no acompañados en su tránsito por México, y con necesidades de protección internacional. [online] Available at:http://www.cndh.org.mx/sites/all/doc/Informes/Especiales/Informe_NNACMNA.pdf [Accessed 30 May 2017]. P. 11

[5] Unidad de políticas Migratorias, Boletines Mensuales de Estadística Migratorias 2016. Sanabria, H. (2017). III. Extranjeros presentados y devueltos – Secretaría de Gobernación. [online] Politicamigratoria.gob.mx. Available at: http://www.politicamigratoria.gob.mx/es_mx/SEGOB/Extranjeros_alojados_y_devueltos_2016 [Accessed 30 May 2017].

[6] Instituto Interamericano de Derechos Humanos (2016). Prácticas relevantes de protección a los derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes sin compañía en el Triángulo Norte y México. [online] San José Costa Rica. Available at: http://www.iidh.ed.cr/iidh/media/4829/migrantes-tn-web.pdf[Accessed 30 May 2017]. P.29

[7] Instituto Interamericano de Derechos Humanos (2016). Prácticas relevantes de protección a los derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes sin compañía en el Triángulo Norte y México. [online] San José Costa Rica. Available at: http://www.iidh.ed.cr/iidh/media/4829/migrantes-tn-web.pdf[Accessed 30 May 2017]. P.29

[8] Instituto Interamericano de Derechos Humanos (2016). Prácticas relevantes de protección a los derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes sin compañía en el Triángulo Norte y México. [online] San José Costa Rica. Available at: http://www.iidh.ed.cr/iidh/media/4829/migrantes-tn-web.pdf[Accessed 30 May 2017]. P.29

[9] Instituto Interamericano de Derechos Humanos (2016). Prácticas relevantes de protección a los derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes sin compañía en el Triángulo Norte y México. [online] San José Costa Rica. Available at: http://www.iidh.ed.cr/iidh/media/4829/migrantes-tn-web.pdf[Accessed 30 May 2017]. P.29

[10] Unicef.org. (n.d.). UNICEF México – Protección – Niñez migrante en las fronteras. [online] Available at: https://www.unicef.org/mexico/spanish/proteccion_6931.htm [Accessed 30 May 2017].

NO COMMENTS

Leave a Reply