En los últimos 10 años han encontrado 5 fosas clandestinas en Puebla

En los últimos 10 años han encontrado 5 fosas clandestinas en Puebla

De acuerdo con la CNDH había 10 cuerpos en ellas; la PGJ no tiene registro de la existencia de ninguna

Pese a la existencia probada de las fosas, la Fiscalía General del Estado (FGE) cuenta con cero registros de fosas clandestinas de 2006 a 2016 | Foto: Luis Colchado.
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Los hermanos Gerardo y Daniel Téllez Cortés, junto con Daniel Díaz Téllez, desaparecieron el 5 de septiembre de 2014. Los tres jóvenes, de 21, 24 y 23 años de edad, respectivamente, eran del municipio de Álamo Temapache, Veracruz, colindante con Puebla. Daniel vendía naranja y su hermano estudiaba ingeniería civil. Su amigo Daniel Díaz se dedicaba al campo.

El 11 de septiembre sus cuerpos fueron encontrados en el Kilómetro 187 de la autopista Villa Lázaro Cárdenas–Venustiano Carranza, al norte del estado de Puebla. Estaban enterrados en una fosa clandestina

Los tres cuerpos figuran en los hallazgos del “Informe Especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre desaparición de personas y fosas clandestinas en México”, que de 2007 a septiembre de 2016 documentó 5 fosas con 10 cuerpos en todo el estado de Puebla. Una más fue encontrada en 2017, posterior a la publicación del documento.

Sin embargo pese a la existencia probada de las fosas, la Fiscalía General del Estado (FGE) cuenta con cero registros de fosas clandestinas de 2006 a 2016, como respondió a la solicitud con folio 00217917.

 

Los cuerpos en Puebla

Edgar Cortez, del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (Imdhd), dijo que el hallazgo de fosas es un indicador de que la dinámica delincuencial está en una fase muy perversa de ocultamiento. Ya sea la delincuencia o las autoridades, están intentando que no se conozcan estos asuntos ni se investiguen.

“Es a fin de cuentas el gran propósito de la desaparición, y  que hipotéticamente no haya en un momento dado evidencia de qué pasó con la persona, porque digamos: si una persona o un grupo asesina a otra u otros, los entierra donde nadie sabe, sus posibilidades de que sean finalmente señalados, investigados y sancionados por eso, se reduce”, explicó.

¿Y quiénes están en las fosas? La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) respondió una solicitud de información con los detalles de años y municipios de los entierros clandestinos difundidos en su informe.

La primer fosa registrada por la CNDH se encontró el 27 de enero de 2012, en el municipio de Tzicatlacoyan, al sur de la ciudad de Puebla, a 40 minutos de Tecali de Herrera. En la calle 16 de septiembre estaban enterrados los cuerpos de tres mujeres: Irma Flores, junto con sus hijas Abril, de seis años, y Brisa, de dos. El asesinato fue cometido por Alan Aparicio Pérez en complicidad de Socorro Pardo Cruz.

Edgar Cortez, del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (Imdhd), dijo que el hallazgo de fosas es un indicador de que la dinámica delincuencial está en una fase muy perversa de ocultamiento

El triple homicidio es conocido como el caso de “El Halcón”, apodo de Alan: él tenía entonces sólo 17 años y grabó los asesinatos con su teléfono celular.

El 1 de mayo de 2013, en la calle seis poniente del municipio de Santiago Miahuatlán, cerca de Tehuacán, aparecieron otros tres cuerpos enterrados. Dos cadáveres no fueron identificados; sólo se supo que el tercero era una mujer que había sido reportada como desaparecida, empleada doméstica en Miahuatlán.

El tercer hallazgo fue el 11 de septiembre de 2014, en el municipio de Venustiano Carranza (conocido como Villa Lázaro Cárdenas), al norte del estado, en la frontera con Veracruz. Los tres cuerpos fueron identificados como los veracruzanos Daniel Díaz Téllez, Gerardo Téllez Cortés y su hermano Daniel.

Fuera del periodo revisado por la CNDH fue localizada otra fosa clandestina. El 3 de marzo de 2017 fue encontrada otra fosa con dos cuerpos, en la junta auxiliar de San Sebastián Teteles, del municipio de Acatzingo, justo en el triángulo rojo del huachicol, o robo de hidrocarburos. Uno fue identificado como Antonio Espinoza Hernández, de 28 años de edad y originario de Tepeaca. El asesinato fue relacionado presuntamente con el robo de combustible.

Las fosas no reconocidas

En la opinión de Cortez, el hecho de que las autoridades no reconozcan las fosas puede responder a que la autoridad no tenga una denuncia específica para ir al lugar.

Cortez dijo que otro de los motivos es que hipotéticamente haya una red de complicidad entre autoridades y redes delincuenciales, y prefieren desviar la atención, o porque los servicios principales están rebasados.

El investigador del Imdhd, organización que ha acompañado a colectivos de búsqueda de desaparecidos principalmente en Veracruz, dijo que el tema de las fosas clandestinas obtuvo atención gracias a los esfuerzos ciudadanos de búsqueda de desaparecidos, que terminaron por conformar brigadas nacionales de búsqueda en Veracruz, Guerrero y Coahuila, entre otras entidades.

En este contexto se realizó el informe especial de la CNDH, y también el recién presentado informe “Violencia y terror: Hallazgos sobre fosas clandestinas en México”, realizado conjuntamente por el el Programa de Derechos Humanos de la Ibero y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) (este documento, de acuerdo con su metodología, no reconoció fosas en Puebla).
El informe de la Ibero reveló que estados como Tamaulipas, Guerrero, Coahuila y Chihuahua tienen una de cada tres fosas encontradas en el país. La investigación, que abarca de 2007 a 2016, documentó mil 75 fosas en 19 estados.
Durante el mismo periodo, la CNDH encontró 855 fosas, siendo los estados de Guerrero, Nuevo León y Veracruz donde hubo más hallazgos de entierros clandestinos.

NO COMMENTS

Leave a Reply