Regulación de arte callejero privatiza espacio público y censura libertad artística, acusan

Regulación de arte callejero privatiza espacio público y censura libertad artística, acusan

El Programa de Artistas Urbanos, ha desatado polémica entre los artistas de la ciudad por, entre otras cosas, regular sus actividades en el espacio público y establecer una cuota diaria de 37.45 pesos

“Como ayuntamiento toca poner reglas para el uso de esos espacios, si no se vuelven caos”, justifica la regidora Myriam Arabián

Foto: Marlene Martínez.

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

—El arte callejero es diferente al arte de galería, al arte de foro, tiene características diferentes y nace de necesidades diferentes —dice Itzel Sánchez—. El arte que está llegando a la población es el arte callejero, porque el arte que el IMACP está impulsando es el arte de galería, el arte de los museos y teatros vacíos y de conciertos masivos que apelan sólo al consumo. Eso es grave porque lo que necesitamos es sensibilizarnos y humanizarnos, necesitamos arte y respirar poesía en cada esquina, algo que es imposible cuando ellos nos meten en cajones para “regularnos”.

El 9 de junio se aprobaron en sesión del Cabildo los lineamientos del Programa de Artistas Urbanos, un proyecto que desde agosto del año pasado han trabajado en conjunto el Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMACP), la Secretaría de Gobernación municipal y la Comisión de Turismo, Arte y Cultura del Ayuntamiento.

Este programa ha desatado polémica entre los artistas urbanos de la ciudad por, entre otras cosas, regular sus actividades en el espacio público y establecer una cuota diaria de 37.45 pesos.

“Se había observado que había grupos de artistas que controlaban la calle, no dejaban actuar a otros, cobraban cuotas a la gente, tomaban los espacios como propios”: Juan Cruz Moctezuma

En entrevista para LADO B, Juan Antonio Cruz Moctezuma, responsable del programa en el IMACP explica que esta regulación era necesaria porque “se había observado que había grupos de artistas que controlaban la calle, no dejaban actuar a otros, cobraban cuotas a la gente, tomaban los espacios como propios”, y este nuevo programa hará que el uso del espacio público “sea más democrático y todos tengan la misma oportunidad de trabajar en esos espacios”.

Según Miguel Méndez, regidor de la Comisión de Turismo, Arte y Cultura, estos grupos que controlaban la calle eran los conformados por payasos que se presentaban los fines de semana en el zócalo. El regidor comenta que todo el proyecto inició cuando se desalojó a los payasos “que sí merecían ser retirados pero por desgracia, también desalojaron a quien no lo merecía”, como las personas que trabajaban de estatuas humanas en el pasaje del Ayuntamiento.

Los regidores Miguel Méndez y Myriam Arabian (también parte de la Comisión de Turismo, Arte y Cultura) afirman que el Programa de Artistas Urbanos se suma a los esfuerzos del Ayuntamiento para la gentrificación del centro histórico.

—Ya había una saturación del zócalo —dice la regidora Arabian en entrevista para LADO B—. Como ayuntamiento toca poner reglas para el uso de esos espacios, si no se vuelven caos.

Hasta ahora, este medio ha documentado cómo la administración de los espacios públicos por parte del ayuntamiento ha resultado en opacidad, corrupción, una oportunidad para su uso discrecional y también para la creación o mantenimiento de las mafias que controlan estos lugares, tal es el caso de la Plazuela de los Sapos o la Plaza de la Democracia.

Los lineamientos del programa

El Programa de Artistas Urbanos establece que, a partir de su entrada en vigor, todos los artistas urbanos que quieran seguir trabajando en el centro histórico tendrán que acudir al IMACP para realizar una audición y tomar capacitaciones, lo que a su vez los hará formar parte de un padrón y obtener un permiso del departamento de Concertación de Espacios Públicos para poder presentar su arte bajo las reglas y el calendario establecido por el IMACP.

Esta dinámica también implica que los artistas tendrán que pagar una cuota de 37.45 pesos diarios, una cuota que se establece, según los regidores y el IMACP, “desde hace mucho tiempo” en el artículo 26 de la Ley de Ingresos para el ejercicio fiscal del Municipio de Puebla.

El documento donde se especifican los lineamientos del Programa de Artistas Urbanos fue proporcionado a este medio por la regidora Myriam Arabián, sin embargo no se trata de la versión final, en la que Juan Cruz aclara que se cambiaron algunos conceptos y artículos.

Estos serían los puntos más importantes contenidos en los lineamientos de acuerdo al documento al que tuvimos acceso y las declaraciones de Juan Cruz:

  • Esta nueva regulación aplica exclusivamente a artistas urbanos, entre los cuales se considera a los artistas escénicos (poesía, baile, estatuas vivientes, mimos y payasos), músicos, cantantes y artistas circenses
  • Los lugares aprobados por la Secretaría de Gobernación para que los artistas urbanos adscritos al programa se presenten son:
    1. Callejón La Fuga de Don Porfirio
    2. Callejón John Lennon
    3. Corredor peatonal 5 de mayo (desde la 2 oriente hasta la 12 oriente)
    4. Explanada del Mercado de Sabores
    5. Explanada del Teatro Principal
    6. Jardín de Analco
    7. Jardín Federico Escobedo
    8. Parque de Las Ninfas
    9. Parque de Santiago
    10. Paseo Bravo
    11. Plaza Centenario “Jardín del Arte”
    12. Plazuela de los Sapos
    13. Plazuela Lombardo Toledo
  • Si un espacio público no está incluido en esta lista (como el zócalo de la ciudad), significa que un artista urbano no podrá trabajar ahí y será desalojado.
  • Los artistas urbanos adscritos al programa no podrán pedir cuotas fijas al público y durante sus presentaciones no podrán hacer uso de fuego, objetos punzocortantes, contar con la participación de niños o animales y usar un lenguaje o contenido que insulte o discrimine a las personas
  • El IMACP será el encargado de emitir las convocatorias para formar parte del programa, “supervisar la calidad artística de los miembros del padrón” y de dar de baja a los artistas en caso que incumplan con los lineamientos
  • La Secretaría de Gobernación se encargará de expedir los permisos, cuantificar el pago de derechos, cancelar los permisos a quien viole los lineamientos y retirar a los artistas de la vía pública que no cuenten con su permiso
  • Los artistas urbanos que acudan a la convocatoria del IMACP tendrán que preparar un espectáculo o presentación que dure al menos 20 minutos y audicionarán para un comité de asesores expertos, conformado por dos trabajadores del IMACP y tres externos
  • Dependiendo de las observaciones del comité asesor, los artistas tendrán que tomar capacitaciones gratuitas en el IMACP
  • Aunque un artista participe en una convocatoria, tendrá que hacerlo de nuevo con cada nueva convocatoria para poder permanecer en el padrón

El IMACP se comprometió a enviar la versión final de los lineamientos pero hasta el cierre de esta edición, no lo hizo.

En cuanto los lineamientos para el Programa de Artistas Urbanos se publiquen en el Periódico Oficial de Puebla saldrá la primera convocatoria por parte del IMACP, lo que esperan que sea a más tardar a mediados de julio.  

Sobre la cuota

Itzel Sánchez, integrante del Colectivo de Acción Directa Autogestiva (ADA) y Arturo Muñoz Carcará, cantante de La Trola, se formaron como artistas urbanos. Itzel solía ser una estatua humana y Carcará hizo su carrera en gran parte como músico callejero. Ambos ahora impulsan la escena teatral y musical alternativa desde su proyecto en el Foro Karuzo.

—Están dictando sus políticas culturales y se vuelven a alimentar de la banda. Eso es un abuso. No hay forma de pensar la cultura alternativa si toman estas medidas —dice Itzel.

En un día “bueno”, después de trabajar en el mejor lugar del centro histórico (el zócalo) un músico callejero puede ganar 300 pesos y una estatua humana (cuya preparación previa implica al menos dos horas) puede ganar 150 pesos la hora; pero al final las ganancias dependen de muchos otros factores.

—El limitar el uso de espacios públicos a un permiso es privatización, un vil uso del suelo. Ignoran que el arte callejero depende del clima, el l

Foto: Marlene Martínez.

ugar, la gente, la hora y un montón de cosas que ellos no pueden institucionalizar. Demuestran un desconocimiento total de estos temas.

Itzel y Carcará creen que 37 pesos es un cobro excesivo no sólo para las personas que por su situación de vida han tenido que salir a las calles e intentar vivir de, por ejemplo, cantar, sino también para quien decidió hacer arte en la calle por una convicción política o como un estilo de vida.

Otro punto importante que los artistas mencionan es que la mayoría de las personas que trabajan en la calle no tiene seguridad social, por lo que están desprotegidos ante una enfermedad causada por ejemplo por las mismas inclemencias del clima y entonces, “¿por qué pensar en que además tendrían que pagar para poder trabajar?”. También sucede que algunos artistas son extorsionados por policías o por las mafias que controlan aquellos lugares con comercio ambulante y semi ambulante.

—Cuando hay dinero de por medio, la corrupción es tangible —dice Carcará.

La Ley de Ingresos 2017 para el municipio de Puebla, establece en su artículo 26, fracción X, inciso C, que por ocupación de “espacios públicos para eventos tradicionales, culturales y de otra índole, se pagarán diariamente, previa autorización” 37.45 pesos por cada puesto que no exceda 1m2 y la misma cuota diaria por cada metro cuadrado para vendedores semifijos y remolques.

De acuerdo con lo anterior, esta cuota tendría que variar en función de los metros cuadrados ocupados por cada artista, lo que deja abierta la pregunta sobre si esta cuota será realmente fija o al final unos artistas tendrán que pagar más por el espacio que ocupen. Ni los regidores ni el IMACP pudieron dar una respuesta concreta al respecto, pues eso le corresponde a la Secretaría de Gobierno.

Juan Cruz explica que cuando el IMACP presentó los lineamientos a gobernación, no se planeaba cobrar ninguna cuota pero les dijeron que ese proyecto no podía saltarse la Ley de Ingresos.

—Nosotros mismos (el IMACP) tenemos la posición de que no nos agrada la idea de cobrar esa cantidad, pero no podemos ir en contra del reglamento, aunque nuestro trabajo será gestionar para que en la próxima Ley de Ingresos se establezca una cuota que satisfaga a todos, justa para los artistas y que sea simbólica más que nada.

Por otro lado, la opinión de los regidores sobre la inconformidad de la población sobre la cuota, es diferente.

—No es una medida recaudatoria —dice Miguel Méndez, quien reconoce desconocer cuánto ganan estas personas diariamente en las calles—. 37 pesos no es mucho dinero para el concepto del municipio y estamos considerando valorar una nueva cuota que puede ser menor o mayor, aunque lo más seguro es que pueda bajar. Además, cuando tú no pagas, es porque no valoras lo que haces. Tienen el espacio público que les da la ciudad y no lo cuidan. Tienen que valorar su trabajo y el espacio público que en cierto modo estás usufructuando, porque al final del día estás ganando dinero.

Según Myriam Arabian, lo recaudado con este programa será destinado al mantenimiento del espacio público, pues dice que hasta el momento “el Ayuntamiento no tiene forma extra de atender esa demanda por el uso del espacio público”.

—Tiene que ser un ingreso del Ayuntamiento, porque aparte tú estás lucrando, aunque sea tu único ingreso estás lucrando con un espacio público. Quienes tienen un teatro pagan una renta para hacer sus obras ¿Por qué a ellos sí les vamos a cobrar y a los que están en el espacio público no? Es un tema también de equidad. El que es verdadero artista libre no tiene ningún problema en hacerlo. Entiende perfecto que es parte de la actividad económica.

En el caso de la Plaza de la Democracia, documentado por este medio, cabe recordar que la “actividad económica” resultante ha dejado al descubierto su uso discrecional y corrupción,  pues los permisos son otorgados a organizaciones fantasma a costos menores a los establecidos a la ley o incluso sin cobrar un sólo peso, y estos “organizadores” a su vez ganan millones al cobrarle a los vendedores por tener un pequeño espacio en sus “eventos”.

¿Capacitación o imposición?

Itzel y Arturo están seguros de que la mayoría de los artistas callejeros no están enterados de esta nueva regulación y que simplemente un día se van a aparecer en el zócalo y “los van a tumbar, los van a caciquear”, entonces la mayoría de los artistas quedará fuera y los que formen parte del padrón del IMACP serán “los mismos que ya están bajo el cobijo” de esa institución desde tiempo atrás.

—Van a hacer que se confronten los mismos artistas porque te pueden decir: “Yo sí estoy en el padrón y tú no”. Va a ser como tener policías sin placa —afirma Carcará.

Juan Cruz por su parte asegura que las audiciones se harán únicamente para observar el trabajo de los artistas y “ver en qué nivel están para poder apoyar a los que estén en un nivel más bajo, para que tengan un mejor trabajo y que se refleje en que puedan recibir más dinero”.

—La idea no es dejar sin trabajo a alguien o prohibirles el trabajo en la calle. Los criterios en la audición no es para discriminarlos, es sólo para observar y apoyarlos a que se desempeñen mejor, y las capacitaciones van sobre técnica y desarrollo humano, que sepan que su trabajo tiene un valor, que sepan tratar al público y pedir el dinero.

El artículo 35 habla de los derechos que tendrán los artistas al ser parte del padrón, entre los cuales se establece que “podrán ejecutar con libertad su actividad” aunque “el ejercicio de esa libertad se podrá limitar por determinación de la autoridad”

Sin embargo, artistas como Arturo Carcará observan que si hay gente que busca trabajo en la calle no pueden asumir que su situación les permitirá tomarse el tiempo para capacitarse.  

—Con eso (el lineamiento sobre las capacitaciones) ignoran cómo se forma un artista, que no sólo se forma en las aulas sino también en las tablas y la experiencia, y la experiencia se gana en la calle. Las capacitaciones me suenan más a limitar al arte a lo que ellos creen que es el arte —afirma Itzel.

Por su lado, tanto Juan Cruz como Miguel Méndez afirman que nadie quedará descartado “siempre y cuando sigan las reglas” como dice el regidor.

En los lineamientos del Programa, el artículo 35 habla de los derechos que tendrán los artistas al ser parte del padrón, entre los cuales se establece que “podrán ejecutar con libertad su actividad” aunque “el ejercicio de esa libertad se podrá limitar por determinación de la autoridad”, un artículo que, para Itzel Sánchez y Carcará, deja claro que hay una intención de coartar la libertad.  

—(El programa) es totalmente de censura —dice Carcará—.  Mucho del arte callejero lo es porque los espacios privados no aceptan los contenidos que nosotros queremos ofrecer, porque involucran crítica social, crítica política ¿Hasta qué punto van a dejar que digas lo que piensas? El contenido seguramente será aprobado entre más conservador sea.

—Hablan de de la libertad artística pero justamente eso es lo que están encasillando, ellos lo están determinando y deciden qué tipo de espectáculos apoyar —dice Itzel—.  Por eso el arte callejero trabaja en contra de la institucionalidad, harán trabajar a los artistas independientes bajo sus políticas culturales, las cuales no apoyamos porque buscan generar un arte clasista que desconoce lo que pasa en la ciudad, en la cultura y su gente. Esta ley va a empobrecer y coartar al arte callejero.

Sánchez y Carcará piensan que estos lineamientos terminarán por criminalizar el arte callejero independiente, pues no podrá suceder libremente sin que sea cuestionado por policías, sin que les exijan un permiso y unas condiciones que cumplir.

Un ejemplo de una situación similar es lo que ellos recuerdan que pasó con el graffiti en Puebla, donde también el gobierno prohibió la expresión libre de ideas y ahora las paredes del Boulevard 5 de mayo muestran obras poco críticas con temas marcados por el estado.

La situación del Zócalo

El Zócalo de la ciudad, el mejor lugar de la ciudad para ganar dinero como artista callejero según Itzel y Carcará, no está contemplado en el Programa de Artistas Urbanos. Juan Cruz insiste en que eso no depende del IMACP sino de Gobernación, aunque en los lineamientos se le da facultad al Instituto para proponer nuevos espacios, por lo que no cierran la posibilidad de incluir al zócalo en el programa.

El programa también considera que habrá una rotación constante de los artistas para evitar que “se apropien” de ese sitio

Los regidores Méndez y Arabian también dicen que espacios que usualmente no tienen mucha afluencia, como el Parque de Las Ninfas, están considerados justamente para ser recuperados por la ciudadanía.

—El zócalo es un espacio para caminar, para sentarse. Quien viene al zócalo es para admirar alrededor, tiene una como vocación. No quiere decir que no pueda haber eventos artísticos dentro del zócalo, pero no como un espacio continuo —dice Myriam Arabian.  

El programa también considera que habrá una rotación constante de los artistas en los espacios, es decir, que no podrán ocupar uno permanentemente para evitar que “se apropien” de ese sitio hasta el punto de no dejar circular o trabajar a otros artistas o vendedores.

—Si fuera como ellos piensan, que los artistas se apropian de los espacios, tendrías muchos encerrados en un portal del zócalo —explica Carcará—. No, hay como una simbiosis natural con la gente que coopera o no coopera. La gente no te da dinero si no le gustas y si no sacas nada, dejas de ir. La gente evalúa o los restauranteros también. Nosotros sabemos que ese es el recorrido natural. Los que se quedan en un solo lugar es porque sí tienen un cacique.

Fotos: Marlene Martínez.

Aunado al uso discrecional y las cuotas que ya se aplican en otros espacios, y al desalojo constante de artistas y vendedores en el zócalo de la ciudad, en junio del año pasado se aprobó la Norma Técnica para la protección, preservación y conservación del Zócalo de la Zona de Monumentos del Municipio de Puebla, que establece en su artículo X los requisitos mínimos para poder ocupar el zócalo de la ciudad en caso, por ejemplo, de un evento cultural, entre los que se encuentran: tener una aprobación previa de Protección Civil, una solicitud de autorización a la Secretaría de Gobernación del Municipio, una anuencia por parte del INAH (en el caso de querer utilizar un templete, por ejemplo) y el pago de derechos correspondiente.

La movilización de los artistas

El viernes 16 de junio los artistas urbanos convocaron a una asamblea pública en el zócalo de la ciudad y después se dirigieron al IMACP para clausurarlo simbólicamente y expresar su inconformidad a través de la música. El jueves 22 los artistas realizaron una nueva asamblea, esta vez en el Barrio del Artista y después se dirigieron a la Sala de Regidores, que también clausuraron de manera simbólica y pasaron un par de horas.

El IMACP no se ha podido acercar a los artistas. Puede hacer reuniones de teatreros, de músicos, pero siempre quiere hacerlo a partir de sus propias condiciones

—El IMACP no se ha podido acercar a los artistas. Puede hacer reuniones de teatreros, de músicos, pero siempre quiere hacerlo a partir de sus propias condiciones, nunca nos ha llamado para preguntar qué es lo que hacemos o qué necesitamos —dice Itzel.

Al respecto de las manifestaciones, el regidor Miguel Méndez opina que si los artistas no se acercaron antes al IMCAP “pues dejaron pasar la oportunidad”:

—Llevamos en esto trabajando fácil ocho meses y desde entonces el tema está en discusión desde el ámbito público. Creo que las personas que se quejan bien pudieron ir al IMACP y plantear su situación. Si no lo hicieron, ya no es momento de quejarse, aunque claro tienen el derecho de hacerlo y también de participar en la convocatoria, que no está cerrada para ellos.

Sin embargo, esta no es la primera vez que Itzel Sánchez se involucra en el tema, pues ha enviado cartas al IMACP desde 2006.

—Yo tengo cartas metidas al IMACP solicitando un diálogo para establecer que los artistas callejeros no podían ser tratados como vendedores ambulantes, pidiendo que pusieran atención a la calle porque nos persiguen, nos multan, nos quitan los instrumentos. Los artistas callejeros siempre hemos estado interesados. Es el IMACP el que nunca respondió a estas cartas. El Ayuntamiento e IMACP no está favoreciendo políticas de consenso, ni de organización ciudadana, ni de consulta. Se están imponiendo.

—La gente tiene que darse cuenta de lo que pasa en nuestro Centro Histórico y levantar la voz, no permitir que se pierda la identidad de una ciudadanía —finalizó Carcará.

Norma Ténica Protección Zócalo Puebla by Lado B on Scribd

NO COMMENTS

Leave a Reply