Reflexionar la pintura desde lo contemporáneo: una exposición de Alberto Ibáñez

Reflexionar la pintura desde lo contemporáneo: una exposición de Alberto Ibáñez

Esta exposición forma parte de la temporada cultural de verano en la Capilla del Arte y fue curada por Gustavo Ramírez

Foto: Marlene Martínez.
Ámbar Barrera
@dra_caos

Alberto Ibáñez Cerda es un pintor de 53 años originario de Torreón Coahuila. Su formación como artista fue en la Universidad de las Américas Puebla y a partir de entonces ha desarrollado la mayor parte de su trabajo en Puebla. Ahora la Capilla del Arte de la UDLAP presenta su exposición Dear Painter, Paint Me, una retrospectiva del trabajo del artista conformada por 53 obras.

Esta exposición forma parte de la temporada cultural de verano en la Capilla del Arte y fue curada por Gustavo Ramírez, colaborador del equipo de la Dirección de Espacios Culturales y Patrimonio Artístico UDLAP, quien después de revisar la producción artística de los últimos 20 años de Alberto Ibáñez Cerda, dividió la muestra en tres núcleos temáticos: retrato, paisaje y naturaleza muerta.

Foto: Marlene Martínez.

Estos temas, como géneros clásicos de la pintura, son abordados por el artista desde una serie de reflexiones teóricas, fenomenológicas y técnicas sobre la pintura contemporánea.

Ibáñez Cerda hace referencia en sus obras a pintores como Rembrandt o Diego Velázquez, aunque explorando temáticas contemporáneas, por ejemplo al retratar objetos cotidianos a partir de manchas (en un uso de las tonalidades del negro inspirado en el trabajo de Velázquez) que desde cierta distancia parecen hiperrealistas pero conforme el espectador se acerca se notan las pinceladas e incluso los objetos están inacabados, un juego también entre lo abstracto y lo figurativo.

Foto: Marlene Martínez.

–Me gusta dialogar con la historia y los grandes maestros, porque de ahí aprendí y de ahí me nutrí –dijo el artista hace unos meses en la Charla sobre la exposición Neo Mexicanismos donde Ibáñez participó.   

El cuadro que titula la exposición y que se traduce como “Querido pintor, píntame”, es un retrato que Ibáñez hizo al artista Mitch Weaver, quien siempre usa un extraño disfraz blanco para pintar.

Foto: Marlene Martínez.

También hay obras del artista realizadas con realismo fotográfico, una técnica que no busca retratar de forma hiperrealista sino de manera fiel una fotografía, incluso imitando un efecto granulado o filtros digitales.

En general, sus obras responden a cuestionamientos básicos sobre la imagen, por ejemplo sobre cómo saber si una imagen es real: para él “no es posible confiar en ninguna imagen” porque siempre es posible manipularla. Por ejemplo, tiene una pintura de una mujer que se ve herida en la cama de un hospital y está por comer una paleta de hielo. Esta imagen podría parecer ficción pero la referencia del artista fue la fotografía que subió uno de sus contactos de facebook durante su recuperación en un hospital, es decir, parte de una historia real.

Dear Painter Paint Me estará hasta el 10 de septiembre en el 1er piso de la Capilla del Arte (2 norte 6).

Foto: Marlene Martínez.

 

Publireportaje

NO COMMENTS

Leave a Reply