#Ambulante: “Los Niños”, adultos que no pueden serlo

#Ambulante: “Los Niños”, adultos que no pueden serlo

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Ricardo quiere vivir solo y Andrés y Ana se quieren casar. Pero ninguno puede. Ricardo tiene dos trabajos y se da cuenta que no gana ni una décima parte de lo que necesita para poder pagar renta, gas, agua, luz, comida y transporte. Y menos para tener una familia, como dice que quiere.

Aunque Andrés ya se está quedando calvo y Ana ya dejó de menstruar, no se pueden casar. Cuando Andrés va a la iglesia a preguntarle al sacerdote qué necesita para casarse, recuerda que no puede tener una boda por lo civil. Y el religioso le dice que la ley chilena no permite las bodas para personas con síndrome de down.

El documental “Los Niños”, de Maite Alberdi, parte de la gira Ambulante 2017, acompaña la historia de un grupo de adultos que asisten a una escuela/lugar de trabajo para personas con síndrome de down. Aunque trabajan en la cocina, haciendo postres y vendiéndolos, el salario que reciben no rebasa los 10 000 pesos chilenos al mes: apenas unos 15 dólares.

Personas con síndrome de down trabajan en la cocina, haciendo postres y vendiéndolos, pero el salario que reciben no rebasa los 10 000 pesos chilenos al mes: apenas unos 15 dólares

La historia se centra en los tres protagonistas pero también acompaña la vida diaria de otras mujeres y hombres que son parte del taller de gastronomía de la escuela, que también ofrece clases para ser “adultos conscientes”. Una idea recurrente en el documental es la “vida normal” a la que la mayoría aspira: tener un trabajo que les permita independizarse, enamorarse, casarse y  tener hijos. Pero las vidas de los personajes oscilan entre los deseos de no ser tratados como niños y a veces no poder desprenderse de algunas conductas; lloran cuando los regañan, no saben cómo dar un beso, ni qué son los anticonceptivos.

“Los Niños” no es sólo un acercamiento íntimo a la vida diaria de los adultos que luchan entre sus sueños y sus limitantes, sino un golpe de realidad que cuestiona sutilmente la situación de los adultos con síndrome de down en la sociedad. El no poder casarse, no poder acceder a salarios justos, y el que las propias leyes y prejuicios no les permitan ser independientes, son cuestionamientos que se hace el documental con un tono alegre, con momentos de risa entre los personajes y sin ser dramático, con escenas donde a través de los adultos se descubre la compleja situación que viven entre dos imposibles realidades.

NO COMMENTS

Leave a Reply