#Ambulante: “La reina de Irlanda” es drag, y le ganó a la...

#Ambulante: “La reina de Irlanda” es drag, y le ganó a la homofobia

Samantha Páez

@samantras

La reina de Irlanda es una película de Conor Horgan que cuenta la vida de Rory O’Neill, una drag queen conocida como Panti Bliss, quien fue pieza clave para que se aprobara el matrimonio igualitario en su nación.

Rory nació en Ballinrobe, un pueblo pequeño alejado de la capital del país: Dublín. Cuando Rory fue consciente de su homosexualidad decidió alejarse de Ballinrobe y estudiar artes en Dublín.

Ese fue el inicio no sólo de su carrera como drag queen (persona que se viste de forma exageradamente femenina para un espectáculo), sino también como activista a favor de los derechos de la comunidad LGBTQ y de las personas VIH positivas en Irlanda.

Desde el escaparate público Rory críticó la homofobia de algunos periodistas irlandeses, lo cual le valió una multa de 85 mil euros, equivalentes a 1.7 millones de pesos

Desde el escaparate público Rory críticó la homofobia de algunos periodistas irlandeses, lo cual le valió una multa de 85 mil euros, equivalentes a 1.7 millones de pesos.

Sin embargo, la batalla más grande de Rory no fue la censura sino la lucha a favor del matrimonio igualitario, que en 2015 se sometió a votación popular y se ganó a pesar de la campaña en contra de los grupos católicos.

El filme refleja la lucha personal de Rory por salir adelante, pero también de la comunidad homosexual en una nación profundamente católica y tradicionalista.

En el mundo son 22 países que han aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo: Holanda, Bélgica, Canadá, España, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Argentina,  Islandia, Dinamarca, Brasil, Inglaterra, Gales, Francia, Nueva Zelanda, Uruguay, Luxemburgo, Escocia, Eslovenia, Irlanda y Finlandia

Aunque en México la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió una jurisprudencia a favor en 2015 y el presidente Enrique Peña Nieto impulsó una reforma constitucional en 2016, el matrimonio igualitario aún no es una realidad en todos los estados, sólo en diez de ellos.

En Puebla, por ejemplo, varias parejas se casaron gracias a que ganaron  amparos pero el Congreso local se niega a hacer la reforma para cambiar el Código Civil, esto a pesar de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) interpuso un recurso de inconstitucionalidad porque el matrimonio se limita a la unión de un hombre con una mujer, siendo discriminatorio.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply