Apuntes para una micropolítica de la maternidad

Apuntes para una micropolítica de la maternidad

Con cariño para Nay

Que las narrativas nos sumerjan

La Perrera

1. La maternidad, como proceso corporal y experiencia de las mujeres, es político. El cuerpo de la mujer lleva consigo la maternidad como forma obligatoria para habitar el mundo. Si no eres madre, se concentra en ti, una dinámica de despojo afectivo que permite que la soledad sea una condena y no otra forma de relacionarnos afectivamente. A la no-madre se le condena, es un estorbo. Pero a la madre le llegan otras formas de opresión y adiestramiento: el reto está en dejar de contemplar la maternidad como una forma más de opresión a la mujer. Su ejercicio nos fue arrebatado y lo es constantemente, a partir de diversas técnicas. El señalamiento, el cuestionamiento, es constante para quien ejerce una maternidad y representa un castigo.

2. Sin embargo, la maternidad es un acontecimiento que se ejecuta irremediablemente desde el cuerpo de las mujeres y se construye socialmente, por esta razón, es necesario resignificar y pensar este ejercicio como un acto político, pues en la reapropiación de este proceso radica una peligrosidad. Lograron confundirnos: que ser mujer es ser madre y no es así, no todas las mujeres son madres, se experimentan en las mujeres diversas formas de devenir, pero la maternidad se establece como una formación natural, el reto está en pensar la maternidad como un desafío teórico-político e histórico.

Foto: EstoEsFoto (EEF) / Archivo

3. Hace unos días una nota expresa que México es el segundo país más violento del mundo, solo después de Siria. Nuestras hijas desaparecen y hay impunidad, las madres entonces nos vemos obligadas a parir en contexto de guerra, esto se traduce en un reclamo a la vida. La maternidad es un acto político, una forma de devenir subversión. Las madres se organizan de diversas maneras, desde los eventos escolares, tandas, juntas de vecinas, el chisme en la verdulería que articula, previene. Hasta acompañamientos afectivos y organizaciones de toma del espacio público da como fruto. Ser madre es sumergirse en otras redes de mujeres, en otras dinámicas mutuas de cuidado.

4. Madre es un devenir político-afectivo personal. A la madre se le desexualiza, se le comienzan a prohibir ipso facto otras maneras de relacionarse. Una madre no puede ser puta, no puede ser una zorrilla caliente, debe negarse a hacer uso de su sexualidad. La maternidad determina las condiciones de deseo, tampoco puede fumar marihuana, la madre como dispositivo de disciplinamiento social, requiere que se le considere buena madre, ejemplo de moral, aprender a mandar, una mala madre no trata a sus hijos como autoridad, la maternidad obligatoria reacomoda en espacios y las decisiones de las mujeres, a partir de los otros. Considerar que la maternidad es un proceso que debe pensarse y reflexionarse a partir de una vivencia del cuerpo y experiencias de deseo y no como nuevas formas de crianza.

5. La maternidad debe pensarse para poder reconfigurar un tejido social más justo, enclave las dinámicas de cuidado y de participación, es decir: reconocer a las madres como sujetos políticos, con capacidad de agenciamiento. La maternidad se ignora cuando se trata de reconocer acumulación del capital, lo que nos somete como sujetas vulnerables y dependientes. Hay una deuda de parte del feminismo institucional que debe saldar. No se resuelve la emancipación de la mujer con insertarla al espacio público de manera laboral. Lo que ha mutado en otras formas de explotación, doble y triple jornada, la maternidad y los cuidados vuelven a ser asuntos nuestros y de redes entre mujeres, porque la niñera en la clase media cuida a sus hijos y a los hijos de otras. Los trabajos precarios y mal remunerados son de las mujeres, los préstamos colectivos son para mujeres_madres. Somos la carga afectiva de la acumulación del capital. Las que lloramos con comerciales de Diego Luna y tenemos la misma fuerza que una aspiradora porque mujer-útero-objeto.

6. El último factor a considerar es que necesitamos entre nosotras estudiar más sobre esto que proponemos: por eso son apuntes, porque queremos intercambiar escrituras anteriores, dialogar con muchas más mujeres el devenir madre, desde la confianza.

NO COMMENTS

Leave a Reply