Superficies II: El grabado en relieve de Eduardo Casillas

Superficies II: El grabado en relieve de Eduardo Casillas

La primera exposición individual del artista del grabado Eduardo Casillas se inauguró en Puebla, en la galería Liliput el pasado 18 de marzo y permanecerá hasta el 12 de abril

Foto: Marlene Martínez
Ámbar Barrera

@Dra_caos

Eduardo Casillas está convencido de que en el arte es importante desaprender conceptos. Una de las razones por las que piensa así es lo que sucede en el llamado “mercado del arte”, es decir, la venta de arte a altos precios a través de galerías y museos.

–Se cree que arte es cualquier cosa puesta en una galería. En mi opinión es algo que se enseñaba en la escuela y te das cuenta que detrás de esa idea está el mercado. Una pieza de arte contemporáneo en una galería, como, no sé, hecha de bolas de papel arrugado sobre el piso, se vuelve indistinguible de la basura si la llevas a la calle. En cambio, una obra de Rembrandt en la calle no: alguien definitivamente se la llevaría a su casa.

Una pieza de arte contemporáneo en una galería, como, no sé, hecha de bolas de papel arrugado sobre el piso, se vuelve indistinguible de la basura si la llevas a la calle. En cambio, una obra de Rembrandt en la calle no…

En entrevista con LADO B, el artista especializado en la pintura, el arte digital y el grabado comenta que este es la técnica que más le llena por su relación histórica con el expresionismo alemán extrapolado a lo mexicano: el rescate de los orígenes, los ideales de la revolución y la difusión de esas ideas. Además de ser una técnica económica y accesible para cualquier persona que quiera hacerse de una colección de arte.

Después de algunos semestres en la universidad, estudiando artes, Eduardo decidió que era mejor aprender por su cuenta, pues desde su perspectiva, la universidad como institución estaba más preocupada por su interés económico que por la formación de sus estudiantes. Desde ese momento, se convirtió en un artista autodidacta.

Eduardo expuso su obra de manera individual por primera vez en 2011 en Cuernavaca, donde vive desde hace veinte años, desde los dieciocho. A eso le siguieron otras exposiciones individuales y colectivas en la Ciudad de México, Querétaro, Aguascalientes, Jalisco, Michoacán, entre otros. Y en países como Estados Unidos, Egipto, Nicaragua, China, Australia, Pakistán y Argentina.

Este año, la primera exposición individual de Eduardo Casillas se inauguró en Puebla, en la galería Liliput (Diagonal 18 sur 4563, Puebla) el pasado 18 de marzo y permanecerá hasta el 12 de abril. La muestra se titula Superficies II y consta de piezas de grabado en relieve.

Las piezas no fueron seleccionadas por un tema en particular, sino por la técnica del grabado en relieve, aunque pueden encontrarse coincidencias en los temas: retratos y dualidades. El mismo Eduardo Casillas lo explica en su página web:

“Positivo-Negativo, Masculino-Femenino, Luz-Oscuridad, Figuración-Abstracción, Tradición-Vanguardia, Cuerpo-Espíritu, Vida-Muerte; son pares de opuestos en eterna tensión que la mente humana usa tanto al interiorizar su entorno como al proyectar contenidos, dando sentido y significado al universo que le rodea […] en mi etapa de formación adopto técnicas tradicionales como ‘Punta Seca’, el ‘Aguafuerte’, el ‘Aguatinta’ o la ‘Xilografía’ y como parte de mi investigación personal incorporo técnicas alternativas como el Grabado Electrolítico, convirtiendo al Grabado en piedra angular de mi quehacer artístico.”

Foto: Marlene Martínez

En su camino autodidacta, Eduardo fue alumno de Luis Lombardo, reconocido grabador en Cuernavaca. Además de su maestro, Casillas mencionó a otros artistas gráficos que admira: Durero, Goya, Rembrandt. Leopoldo Méndez, Posada, Erasto Cortés y en la pintura, Francis Bacon y Lucian Freud.

En Superficie II hay piezas de Eduardo Casillas desde 2012 hasta 2016. Entre ellas, una de sus favoritas: Me queda poco, retrato de su madre que inició cuando ella enfermó y no pudo finalizar sino hasta después de su muerte. Para Eduardo terminar esa pieza fue terapéutico. Además, este grabado fue seleccionado para presentarse en Oaxaca, en la Bienal Nacional de Artes Gráficas Shinzaburo Takeda en 2016.

Otra de las piezas expuestas, titulada Polaridades II, donde se observa un personaje con dos cabezas, fue un proyecto becado por el Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico del estado de Morelos, en el que busca conciliar la dualidad entre lo femenino y masculino.

–El arte es una de las empresas que más valen la pena como seres humanos. Es una manera que ha encontrado el ser humano desde la época de las cavernas para hacer visible lo invisible, para cristalizar sus sueños y una manera de hacer magia.

El grabado de Eduardo Casillas continuará siendo visible en Puebla, pues también se integrará a un futuro proyecto organizado por Tótem Galería donde participarán grabadores de todo el país.

NO COMMENTS

Leave a Reply