El Salvador se convierte en el primer país en prohibir la minería...

El Salvador se convierte en el primer país en prohibir la minería de metales

Los legisladores de El Salvador hicieron la historia el miércoles cuando aprobaron un proyecto de ley que prohíbe todas las actividades de minería metálica en el país

Sandra Cuffe | Mongabay Latam

@mongabaylatam

Los legisladores de El Salvador hicieron historia el 4 de abril cuando aprobaron un proyecto de ley que prohíbe todas las actividades de minería metálica en el país.

El resultado de la tan anticipada votación fue unánime: 69 a favor, ninguno en contra y ninguna abstención. Quince de los 84 legisladores del país no se presentaron a la votación.

El resultado “hace que el pequeño El Salvador sea el héroe improbable de un movimiento global para frenar la ‘fiebre del oro’ moderna”, escribió MiningWatch Canada en un comunicado. La nación centroamericana es el primer país del mundo en prohibir la minería de oro y otros metales, de acuerdo con la organización de vigilancia.

“El resultado hace que el pequeño El Salvador sea el héroe improbable de un movimiento global para frenar la ‘fiebre del oro’ moderna”

Con la excepción de un período de transición para los pequeños mineros artesanales de oro, la ley prevé una prohibición inmediata, definitiva y permanente de toda la minería de metales, incluidas las actividades de exploración. No habrá permisos antiguos o solicitudes de licencia, de acuerdo con la sucinta propuesta de 11 artículos. Entrará en vigor una semana después de su publicación en el diario oficial del gobierno.

Residentes de la comunidad y activistas se reunieron el miércoles en San Salvador, en previsión de la votación para prohibir la minería. Foto cortesía de CRIPDES

“Hoy es un día histórico gracias a toda la lucha a lo largo de los años para prohibir la minería metálica”, Guillermo Mata, el legislador del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), dijo durante la discusión en la asamblea legislativa el miércoles, poco antes de que el proyecto de ley fuera sometido a votación.

“Los intereses del país prevalecieron sobre todo. Eso debería prevalecer en cada comisión”, dijo Zablah a sus colegas antes de la votación.

En el piso de la asamblea legislativa, los paneles de tela amarilla que leían “No a la minería. Sí a la vida” estaban colgados en los escritorios de muchos legisladores. Banderolas y carteles con mensajes similares fueron llevados por activistas reunidos dentro y fuera de la asamblea legislativa en previsión de la prohibición legislada.

Comunidades y ONG en El Salvador han hecho campaña durante años para una prohibición total de la minería metálica en el país, organizando marchas, propuestas de ley y acciones locales. Los residentes de cinco municipios de los departamentos del norte de Chalatenango y Cabañas han votado abrumadoramente contra la minería en los referendos municipales, el último de los cuales fue el mes pasado.

Después de una década de peticiones sin resultados para una prohibición minera legislada, los esfuerzos de repente ganaron tracción a principios de este mes. Los legisladores de los tres principales partidos políticos del país recibieron representantes de una marcha dirigida por la iglesia y prometieron pasar la prohibición antes de la Semana Santa. La comisión multipartidista de la asamblea legislativa sobre el medio ambiente y el cambio climático rápidamente se puso a trabajar en el texto propuesto.

Antes de la votación final sobre la propuesta de ley, los miembros de la comisión escucharon noticias de una delegación de Filipinas, hogar de la mina Dipidio de oro y cobre de OceanaGold, ubicada a unas 167 millas al norte de Manila en las provincias de Nueva Vizcaya y Quirino. Durante años, la misma compañía minera australiana-canadiense ha estado intentando lanzar su controvertido proyecto de minería de oro El Dorado en El Salvador.

Carlos Padilla, gobernador de Filipinas de la provincia de Nueva Vizcaya, y otros viajaron a El Salvador para apoyar la prohibición minera y llamar la atención sobre los impactos sociales y ambientales negativos que atribuyen a las operaciones de OceanaGold. De hecho, el gobierno de Filipinas ordenó la suspensión de la mina Dipidio el mes pasado; sin embargo, continúa funcionando mientras se desarrolla la acción legal.

“La operación Dipidio no ha violado o infringido ninguna ley, reglamento o normativa de Filipinas. De hecho, OceanaGold tiene un exitoso historial de operar durante 27 años siguiendo las normas australianas y canadienses sobre salud, seguridad, medio ambiente, comunidad y sostenibilidad en todas nuestras operaciones”, dijo OceanaGold en un comunicado de prensa el 14 de febrero de 2017, el día que recibió la orden de suspensión.

Padilla difiere. “La realidad de la llamada ‘minería responsable’ de OceanaGold en Filipinas ha sido un desastre ambiental. Juzgar por la realidad de sus operaciones mineras en mi país y no por sus palabras o promesas”, dijo en un comunicado el miércoles.

Después de una década de trabajo por una prohibición nacional de la minería, activistas del movimiento social salvadoreño se reunieron en la capital para celebrar su inminente paso a la ley. Foto cortesía de CRIPDES

Una moratoria sobre la minería ha estado en vigor en El Salvador desde 2008, el mismo año en que el gobierno negó los permisos claves relacionados con El Dorado, propiedad de Pacific Rim, una empresa canadiense adquirida por OceanaGold. Al año siguiente, la empresa presentó una demanda contra El Salvador ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), una institución supranacional de arbitraje del Grupo del Banco Mundial.

El pasado mes de octubre, el CIADI emitió un fallo a favor de El Salvador y ordenó a OceanaGold pagar al país $8 millones en costos legales. A principios de este mes, un portavoz de OceanaGold dijo a Mongabay que la compañía está comprometida con el debido proceso, pero esperaba el resultado de los procedimientos adicionales presentados por El Salvador en diciembre, luego del fallo.

No es así como lo ve el CIADI. El martes, el equipo legal de El Salvador recibió la notificación de que el tribunal ordenó a OceanaGold pagar inmediatamente los $8 millones si no estará sujeto a un interés mensual entre dos y cinco por ciento, dependiendo de la cantidad pendiente.

OceanaGold no hizo comentarios sobre las últimas noticias del CIADI ni sobre la declaración de Padilla, pero posteriormente envió a Mongabay una declaración de una de sus filiales en El Salvador, Minerales Torogoz.

“Minerales Torogoz reconoce el resultado de la reciente votación del Congreso de El Salvador para aprobar una ley que prohíbe la minería metálica en el país”, escribió la empresa en su declaración el jueves.

“La Compañía está evaluando los próximos pasos, pero confirma que el proyecto El Dorado y cualquier oportunidad en El Salvador no forman parte de la estrategia de negocios en este momento”, según la declaración de Minerales Torogoz.

Ahora que la ley que prohíbe la minería ha sido aprobada, es probable que la campaña para presionar a OceanaGold para que pague y salga de El Salvador se encienda.

Aparte de OceanaGold, lo único que queda pendiente con respecto a la minería metálica en El Salvador es el destino de los pequeños mineros artesanales de oro, muchos de los cuales están operando en condiciones inseguras y tóxicas. La nueva ley les otorga un período de gracia de dos años para la transición de la minería y establece que el estado les proporcionará apoyo y asistencia técnica para ese propósito.

Publicación original: Mongabay Latam | Traducción: Romina Castagnino

NO COMMENTS

Leave a Reply