Life, sci-fi, horror… ¿y Marvel?

Life, sci-fi, horror… ¿y Marvel?

Héctor Jesús Cristino Lucas

De lo que va nuestra década, hemos recibido un número considerable de filmes sci-fi ambientados en el espacio. De hecho, podría colocar un punto de partida: en el 2010, con la fantástica película de Duncan Jones -hijo del fallecido David Bowie- Moon, que planteó el escenario emblema para todos estos postreros filmes galácticos.

Sin embargo, esta “fiebre espacial” se desató tres años después, cuando Cuarón fue nominado por la Academia a Mejor Película y Mejor Director con su ya sobrevalorada Gravity. Es aquí donde quizás, formalmente, todos estos filmes espaciales comenzaron a llegar: Interestellar de Nolan en el 2014, The Martian de Ridley Scott en el 2015 y Passengers de Mortem Tyldum en el 2016.

Debo reconocer que calificar Moon como la obra definitiva de películas sería aventurado pues abreva de una decena de clásicos dentro del séptimo arte. Desde el 2001 a Space Odyssey de Stanley Kubrick o Solaris de Tarkovsky -como máximos referentes de viajes en el espacio- hasta llegar a Alien de Ridley Scott y Contact de Robert Zemeckis. Hasta podríamos agregar al incomprendido e infravalorado Sunshine de Boyle en el 2007. Sin embargo, gran parte de los elementos de la reciente oleada de filmes espaciales le deben estilo y fórmula a Moon. No por nada se ha vuelto un referente inmediato para la ciencia ficción actual.

Pues bien, la fiebre por los viajes siderales continúa, y otra de estas películas scifi llenaron la pantalla grande en 2017. Una película de la que no se habló ni promocionó mucho. Que pasó sin demasiada pena ni gloria por distintas salas de cine alrededor del mundo, aunque no por ello podríamos calificarla de fracaso rotundo, por el contrario. Life, la película del sueco -originario de Chile- Daniel Espinosa es nuestra cita de hoy. Una película que pese a estar inundada de todos estos antecedentes rebuscados -a lo Nolan tal vez- y sumamente cansinos -a lo Cuarón quizás- no ha dejado indiferente a la crítica, ganándose incluso la aprobación de distintos sitios como Rotten Tomatoes.

Aunque Interestellar, Gravity, The Martian o Passengers han destacado en la última década como grandes titanes del cine espacial, ninguna de estas podría quedarse con el trono definitivo en el scifi de la última década. Eso sin contar, por supuesto, Arrival de Villaneuve, la que considero -como muchos otros críticos- la mejor película Scifi del 2016 -o de la década- junto a Rogue One de Gareth Edwards. ¡Ah! Pero este año, este preciso año y aunque suene muy precipitado, Life de Espinosa va directo a quedarse con un título similar.

Una película tan pequeña como relativamente sencilla, y que sin embargo, se ha quedado ya como un imponente filme -aunque suene exagerado- de Scifi y horror de la última década. Uno de los que ya hacía bastante tiempo no veíamos decentemente.

Si bien, las película de viajes espaciales iniciaron “formalmente” con Kubrick y su 2001 a Space Odyssey en el 68, quien formuló con maestría la imponente hibridación entre Scifi y Horror; fue, de hecho, el mismísimo Ridley Scott con su emblemático Alien en el 79, quien le dio carta de naturalización. De hecho, la premisa básica de un grupo de astronautas o viajeros espaciales atrapados dentro de su nave por una amenaza desconocida o de origen extraterrestre, comienza por supuesto, gracias a esta magnífica película. De ahí que muchos filmes comenzaran a replicar esta fórmula con producciones, en su gran mayoría, bastante malas: Jason X, Leprechaun IV, Hellraiser Bloodline o Drácula 3000.

Pues bien, Alien de Scott es el principal y más grande referente de Life. De hecho, el argumento es similar, pero no una calca, de aquel gran clásico Scifi/Horror. De entre todos estos homenajes -de los que también podemos nombrar a The Thing de Carpenter, The Blob de Chuck Rusell o Night of the Creeps de Fred Dekker- es que esta película no sólo funciona, sino que también destaca. Algo sorprendente, ya que pese a no innovar en ningún momento, siguiendo premisas y elementos mil veces usados, se mueve con maestría dentro de su zona de confort. Una película que no ofrece nada nuevo al género, pero que cumple su objetivo.

Muchas veces he criticado para mal este tipo de películas, que sólo dan vueltas y vueltas en lo mismo y no nos llevan a ningún lado. Pero en ocasiones, hay obras como Life, que hacen un estupendo trabajo con todos estos elementos reciclables sin morir en el intento. Un ejemplo de esto es la serie de Netflix Stranger Things, que pese a estar manufacturada pieza a pieza por un sinfín de homenajes, que van uno tras otro, logran cruzar la fragilísima barrera del pastiche para ofrecernos un producto muy destacable. No es el caso de películas como Matrix o The Hunger Games que pierden brillo tras comparárseles con sus obras originales: Ghost in the Shell y Battle Royale.

Life es una película minimalista, pero escueta y precisa. Con poco han hecho mucho y todo se debe específicamente a su guión. Si recordarán, uno de los factores por los que el reboot Kong: Skull Island de Jordan Vogt-Roberts decaía, era precisamente porque se hizo de varios actores de renombre y no supieron qué hacer con ellos, con un guión pobre y sin objetivo preciso. Aquí, pese a tener unas cuantas caras conocidas, como Ryan Reynolds –Deadpool– Jake Gyllenhaal -que vimos recientemente en Nocturnal Animals– y Rebecca Ferguson, hicieron un estupendo trabajo no sólo desarrollando sus personajes, sino que también generan tensión en un solo escenario.

Lograr que esto funcione resulta complicado, pero Life, haciendo especial referencia a la fórmula Alien que definió el subgénero Scifi/Horror de una vez y para siempre, ha obtenido resultados no sólo excelentes, sino también destacables. Sin duda, el filme de Daniel Espinosa es claustrofóbico, se logra la tensión sin tantas vueltas de tuerca –cosa que no termina de concretarse con Split, por ejemplo- y nos recuerda, a todos los fans del género fantástico, ese amor que tenemos al terror en el espacio, y por supuesto, a los monstruos. Sin embargo, he aquí un punto negativo. Y es que la criatura posee un diseño bastante aceptable, pero no sorprendente ni innovador.

Si recuerdan, uno de los puntos que permitieron a Alien sobresalir pese a su carácter de independiente, fue el diseño de su criatura: el espeluznante Xenomorfo creado por H. R. Giger. Pero no sólo eso, sino también por el uso de un actor que le diera vida a este ser a través de un disfraz: Bolaji Badejo. El alienígena de Life no está mal -muy lovecraftiano de hecho- pero se queda sólo en el CGI.

Ahora bien, he aquí una teoría -repito, sólo una teoría- nacida no hace mucho en los foros Reddit y esparcida como pólvora por varios rincones del internet.  Se dice, básicamente, que el Life de Daniel Espinosa es más que un simple filme de extraterrestres. Estaríamos hablando de una precuela encubierta del próximo Spin-Off pronto a estrenarse de Sony. Me estoy refiriendo, por supuesto, a Venom. Uno de los villanos más letales del universo Spiderman, y por ello mismo, más recordados de la casa Marvel. De ser así, Life sería la explicación de cómo es que este personaje llegó a la Tierra para sembrar el horror y el pánico.

Esta teoría no es tan descabellada como parece. Si recordamos, Sony, desde el 2013 había planteado la posibilidad de crear un Spin-Off de éste personaje. Y no fue hasta este año que el proyecto logró la luz verde, aclarando una importante característica al respecto: sería una película de terror y ciencia ficción. Alejándose, por supuesto, de todas estas concepciones de superhéroes que se tienen hoy en día. Si la próxima Venom fuere tratado de la misma manera que Life, es decir, si la teoría realmente fuera cierta, estaríamos quizás, frente a frente a una de las mejores y más impactantes películas en solitario de todos los tiempos. Y qué mejor que la de un villano de la talla de Venom.

Pero como he aclarado, esta es sólo una teoría, y aún si fuera válida no se ha explicado con exactitud en qué universo estaría ocurriendo. Es decir, en qué franquicia Spiderman estaría conectada. Aunque muchos fanáticos se inclinan en que quizás ocurriese en el que interpretó Andrew Garfield: The Amazing Spiderman, ya que originalmente el Spin-Off de Venom se planteó en ese preciso universo. Lamentablemente la secuela de éste personaje estrenada en el 2014 no fue muy bien aceptada, y todo proyecto que girara entorno fue cancelado. Sin embargo, la posibilidad aún está en juego y Sony puede que tenga un as bajo la manga todavía.

Aunque no me extrañaría que Life fuera realmente una precuela encubierta, ya que ciertos experimentos actuales dentro del cine fantástico han revelado arcos argumentales muy similares: Avenida Cloverfiel 10, por ejemplo, que pese a no ser una secuela directa del Cloverfield del 2008 ocurría en el mismo universo de éste. O bien, más recientemente, el Split de Shyamalan, que no fue considerado jamás como una secuela, pero tras revelarse su inesperado final, se trataba nada más y nada menos que de una especie de Spin-Off del universo Unbreakable, otra de sus primeras películas estrenadas en el 2000 que trataba, de hecho, de temática de Superhéroes.

Sin embargo, y hasta que estos rumores se aclaren, Life puede ser disfrutada como una película independiente. Un film azotador y claustrofóbico ambientada en el espacio que nos recordará a todos estos filmes clásicos de la talla Alien. Life de Daniel Espinosa: Scifi, Horror… ¿y Marvel?

Sinopsis:

Seis miembros de la tripulación de la Estación Espacial Internacional están a punto de lograr uno de los descubrimientos más importantes en la historia humana: la primera evidencia de vida extraterrestre en Marte. A medida que el equipo comienza a investigar y sus métodos tienen consecuencias inesperadas, la forma viviente demostrará ser más inteligente de lo que cualquiera esperaba.

NO COMMENTS

Leave a Reply