Las 10 mejores películas de vampiros del Siglo XXI

Las 10 mejores películas de vampiros del Siglo XXI

Héctor Jesús Cristino Lucas

Este día recordemos a esos seres de ultratumba que necesitan de la sangre de los vivos para sobrevivir al entierro; a los seres demoniacos, a los nocturnos, los no mortales. Ellos, los vampiros, los famosos vampiros… son nuestra cita de hoy. Esas criaturas que, dentro del imaginario colectivo, probablemente sean las más trascendentales ya que fueron los primeros en cruzar la barrera de la ficción narrativa, incluso se presume que fueron los vampiros lo encargados de iniciar el género cinematográfico del terror. El Castillo del Diablo (Le Manoir du Diable) de George Melies de 1896, por ejemplo, es considerada la primer gran película de horror de la historia…

Y sí, su antagonista es una antesala del conde Drácula.

Un dato curioso es que la famosa novela de Bram Stoker, Drácula, no se publicó hasta un año después, en 1897, al parecer basado en la película de Melies y algunos cuantos reportes extraños de ataques de seres nocturnos en Irlanda. O bueno, eso es lo que la leyenda cuenta. Posteriormente, en 1922, Murnau tomaría sus propias licencias para adaptar el libro con su ya mítico filme expresionista Nosferatu: Symphony of terror… licencias que le costarían una demanda por parte de la viuda de Stoker, haciendo de éste filme el mayor plagio de la historia, y al mismo tiempo, una de las más grandes obras maestras del séptimo arte. Irónico.

Luego de esto, la Universal Studios adquirió los derechos de la novela en 1931 llevando a la pantalla la primera adaptación oficial, el famoso Drácula de Tod Browning protagonizada por el mismísimo Bela Lugosi. Y lo demás es historia. Un sinfín de filmes de vampiros acapararon la pantalla, primero por la Hammer y luego por el mundo entero.

Pero, ¿qué hay de nuestro siglo? ¿Cuáles son las auténticas y mejores películas de vampiros actualmente? Acompáñenme pues, a este nuevo top de El Cinemaniaco de LADO B.

10.- Shadow of the Vampire (2001)

Ahora que estamos recordando los orígenes del cine de vampiros, abrimos el top con una película pseudobiográfica. Dirigida por Elias Merhige -el mismísimo cineasta que nos trajo Begotten en los 90s- Shadow of the Vampire es la historia de cómo F. W. Murnau se decidió filmar Nosferatu. Esta película es una auténtica delicia, ya que explora una de las leyendas urbanas que corre referente a la mítica filmación: que el antagonista, es decir, Max Schreck, quien interpretaba al malévolo conde Orlok, era realmente un vampiro. En la película de Merhige esto sí que es contestado de manera interesante.

Lo mejor es el reparto. Murnau lo interpreta John Malkovich, mientras que el aterrador Nosferatu, el mismísimo Willem Dafoe. Shadow of the Vampire es un interesante recorrido entre la realidad y la ficción; entre el legado y la leyenda. Cualquiera que ame el cine expresionista y al mismísimo conde no debe perdérsela por nada del mundo. Es ya todo un filme de culto.

 

9.- Yakuza Apocalypse (2015)

Increíble pero cierto, Takashi Miike, el director detrás de filmes como Ichi The Killer, Visitor Q o Audition ha hecho una maravilla en el 2015 con una película muy poco conocida en nuestras fronteras. De hecho, la crítica la ha categorizado como un excelente regreso a los orígenes -gore y grotescos- del mismísimo Miike. Imagina un thriller de acción -pero acción de veras- repletos de peleas, gore y un humor tan hilarante como sus inicios. La película es un auténtico acierto y fue presentada en nuestro país en la edición 2015 del del Mórbido Film Fest.

La historia sigue a Kagayama, un débil subalterno leal al legendario jefe de la yakuza Kamiura, que resulta ser un legendario vampiro. Cuando un asesino de un sindicato internacional llega a Japón para entregar un ultimátum, Kamiura es asesinado. Pero no antes de llegar a morder a Kagayama. Ahora, su subalterno ya convertido en vampiro buscará venganza contra un formidable equipo de asesinos.

 

8.- Thirst (2009)

Chan-Wook Park, el surcoreano detrás de filmes como Joint Security Area o la Trilogía de la Venganza –Oldboy, Sympathy for mr vengeance, Sympathy for lady vengeance– también cuenta entre sus producciones con una película de vampiros: Thirst, una película excéntrica que mezcla romance, horror y thriller en una sola. De hecho, la película es una adaptación de la novela Thérèse Raquin de Émile Zola pero mezclada con vampiros. Un experimento que agrega a una historia ciertos elementos de géneros que no le pertenecen. Algo así como lo que hicieron con la película de Forbidden Planet de 1956, que realmente era una versión futurista de La Tempestad de Shakespeare.

Thirst no dejará indiferente a nadie, ya que en sus entrañas pudiéramos encontrar trasfondos muy interesantes, aunque algunos, he de confesar, demasiado polémicos. Sobre todo, porque el protagonista de esta historia es un sacerdote que debe adaptarse a esta nueva enfermedad, o bien, maldición, mientras lucha por seguir conservando su fe a toda costa. Una película de vampiros fascinante. De las mejores del siglo.

 

7.- A Girl Walks Home Alone At Night  (2014)

La única película en la lista dirigida por una mujer: Ana Lily Amirpour, que además de todo, es protagonista del film. Ésta en definitiva es una auténtica rareza que no hay que perderse. Si bien, Juan of the Dead de Alejandro Brugués es considerada la primer película de zombies cubana, A Girl Walks Home Alone At Night puede ser considerada por todos como la primera  Spaguetti Western de vampiros iraní de la historia. Una película en blanco y negro que sirve como crítica social usando monstruos de por medio, y que nos hará recordar, por supuesto, a un film expresionista.

Además de todo, el feminismo irradia por doquier, ya que nuestro vampiro es realmente una vampiresa y se alimenta de la maldad que el hombre produce en la ficticia Bad City. La película, luego de su rotundo éxito, fue adaptada a novela gráfica y es considerada como una de las mejores películas de vampiros de la historia. Poesía.

 

6.- The Only Lovers Left Alive (2013)

 Ésta película es amada por un amplio grupo underground de aficionados al séptimo arte. Dirigida por uno de los máximos representantes del cine independiente americano: Jim Jarmusch, quien dirijo también Dead Man y más recientemente Paterson y en 2013 nos trajo una contamplativa historia de vampiros. Así es como la podríamos definir. Si bien los metrajes del estilo Daybreakers o 30 Days of Night  usan a los vampiros como métodos efectivos para el horror y la acción, The Only Lovers Left Alive ocupa a los chupa sangre con el único fin de hacernos reflexionar. Esta película, de hecho, tiene un corte existencialista muy a la literatura de Albert Camus.

Protagonizada por Tim Hiddleston, Tilda Swinton, John Hurt y Mia Wasikowska, estamos frente a un film que algunos hasta califican de pesimista. En la cinta conoceremos a un reducido grupo de vampiros -un par de ellos amantes de siglos- y cómo es que se desenvuelven en nuestro mundo, analizando el paso de la humanidad y su constante autodestrucción.

 

5.- Stake Land (2011)

Esta película es muy parecida a Daybreakers sólo que con una pequeñísima pero significativa diferencia. En el film protagonizado por Ethan Hawke y Sam Neill, los vampiros son seres sumamente inteligentes que han creado una nueva civilización basada en los cosmogonía clásica de Stoker, pero apoyada con una tecnología bastante futurista… en Stake Land en cambio, estas abominaciones no tienen raciocinio alguno. Son una plaga. Seres primitivos, con cierta similitud a las criaturas putrefactas de George A. Romero -los zombies-, que han devastado a la humanidad empujándola a su extinción.

El film post-apocalíptico dirigido por Jim Mickle ha sido elogiado por muchos fanáticos del género, llegando incluso mencionarse como una de las mejores películas de vampiros de la historia. Un poco de Mad Max por aquí, otro tanto de Day of the dead por allá y un montón de I Am Legend por todas partes. Su director, de hecho, ha sido el primero en hacer un remake americanizado de un film mexicano: We Are What We Are, que vendría a ser la nueva versión del Somos lo que hay de Jorge Michael Grau.

 

4.- Byzantium (2013)

Neil Jordan, el cineasta irlandés que nos trajo grandes clásicos como The Crying Game o The Company of Wolves también fue el encargado de adaptar la novela de Anne Rice Interview With The Vampire en 1994, convirtiéndose automáticamente en un clásico del cine de vampiros o de terror. Cómo olvidar al malvado vampiro Lestat interpretado por Tom Cruise, o Brad Pitt haciendo de Louis de Point, además claro de las primeras intervenciones de Kirsten Dunst en el cine. La película, pese a ser una deliberada y no tan fiel adaptación de la novela se robó el corazón de muchos y es considerada como una de las grandes en su género.

Sin embargo, pocos saben que Jordan volvió a las viejas andadas con una película del 2013 protagonizada por Gemma Arterton, Saoirse Ronan y Sam Riley: Byzantium. En esta nueva visión, tan poética como romántica, tan sublime como realmente violenta, Jordan plantea un nuevo origen de los vampiros mezclando una historia de odio, muerte y amor, y una constante persecución que nunca para. Muy recomendable.

3.- What We Do in the Shadows (2014)

Si actualmente es difícil encontrar una buena película de vampiros, imagínate un falso documental. Pues bien, la medalla de bronce la obtiene un film que mezcla estos dos subgéneros y los maneja con maestría. Una película neozelandesa armada como si fuese un auténtico Found Footage. Imagínate ver un documental por televisión de cómo sería una semana viviendo con una familia de vampiros. Esto es lo que ofrece la neozelandesa What We Do in the Shadows de Taika Waititi y Jemaine Clement. De lo mejor en Falsos Documentales y vampiros, ya que además de terror, hace mofa de todos estos filmes clásicos mezclando una hilarante comedia. Una comedia horrorífica.

En México esta película recibió el nombre de Entrevista con unos vampiros haciendo una evidente referencia tanto de la novela de Rice como del film de Jordan. Y es que What We Do in the Shadows es una comedia llena de homenajes a películas de vampiros que sólo los más fanáticos podrán captar.

 

2.- Let Me In (2008)

No confundir con el film del 2011 dirigido por Matt Reeves y protagonizada por una joven Chloë Grace Moretz. Vayamos un par de años antes, en el 2008, cuando Thomas Alfredson adapta la excepcional novela de terror del escritor sueco John Ajvide Lindqvist, Let Me In. Y que, aunque suene pretencioso, ha sido considerada como la mejor película de vampiros de nuestro siglo. Sin embargo, no es para menos. Guillermo Del Toro incluso mencionó que era “Estremecedora, poética… un escalofriante cuento de hadas” y mucho en su naturaleza, tan romántica como expresionista, tan obscura como diabólica, son embriagantes, trágicos, únicos.

Sinceramente Let Me In es una película elemental no sólo dentro del subgénero de vampiros, sino también del cine universal. Además que en un top de esta clase no pudiera estar completa sin el film de Thomas Alfredson.

 

Mención Honorífica: Daybreakers (2009)

Daybreakers es un thriller de horror y ciencia ficción. Una película de distopía clásica con ciertas referencias literarias. De hecho, el film ha sido nombrado por más de un crítico como una especie de 1984 pero con vampiros. Tan sólo imaginen un futuro remoto en donde los seres nocturnos han construido su civilización sobre la nuestra, desterrándonos como la especie dominante a vivir en la oscuridad y convirtiendo la sangre humana, además de todo, en el máximo recurso del nuevo mercado.

Daybreakers además todo, posee acción y una violencia gráfica exquisita, además de tener en su reparto a Sam Neill como principal villano y a Ethan Hawke como el héroe de la historia. De hecho, ha sido comparada en ocasiones como una Mátrix de horror, aunque eso sería exagerar. Sería más como un especie de Drácula combinada con Ghost in the Shell, mezclando a la perfección la mitología y la nueva era digital.

 

1.- Jesus Christ Vampire Hunter (2002)

Aprovechando la pasada Semana Santa y porque es casi imposible ignorar mis estrambóticos gustos, la medalla de oro se la lleva una película de canadiense de Serie B: Jesus Christ Vampire Hunter. Y sí, no hay que darle tantas vueltas al asunto, en esta película, Jesucristo es un cazador de vampiros. Una especie de superhéroe, y sí, con súper poderes. La película es una comedia tan irrevente -y blasfema por supuesto- que ocasionó una polémica tan similar a lo ocurrido con otros filmes de la misma talla: Life of Brian de Terry Jones,  The Last Temptation of Christ de Martin Scorsese o el musical Jesus Christ Superstar de Norman Jewison.

Sin embargo, aquí la sustancia es diferente. La comedia de Life of Brian sigue los pasos de un personaje que se asemeja a Cristo, y que por una larga suma de coincidencias es confundido con él, mientras que el The Last Temptation Of Christ pese a la escena subida de tono de Williem Dafoe -quien interpreta a Jesús- con María Magdalena, la historia termina reivindicando al mesías con el juego de la ilusión o “la versión alterna”, sin la intención de ofender a ninguna creencia o fe. De igual manera el film de Jesus Christ Superstar, que lo único de polémico fue el uso de rock and roll. Sin embargo, Jesus Christ Vampire Hunter sólo es burla tras la burla.

Pero entendamos algo, el film cumple con creces. Posee dinamismo, gore, cine negro, aventura, acción y risas garantizadas. Incluso rinde tributo al ya mítico cine de luchadores mexicano, colocando -aunque no sé si con el permiso debido- al personaje de El Santo, el Enmascarado de Plata como uno de los protagonistas importantes del film. ¿Qué más se puede pedir entonces? Sea como fuere, esta rareza es ahora una pieza de culto para el cine de Serie B, dirigida por Lee Demarbre, quien fue el encargado también de aquella hilarante Smash Cut con Sasha Grey, David Hess y Herschell Gordon Lewis.

Para El Cinemaniaco, la mejor película de vampiros del Siglo XXI, y para quien no lo sepa, la primer película en ser proyectada cuando recién se había creado el Mórbido Film Fest allá por el 2008.

NO COMMENTS

Leave a Reply