Analizan en la BUAP a la materia oscura, esa que no se...

Analizan en la BUAP a la materia oscura, esa que no se ve, pero está ahí

El resultado de las investigaciones de la maestra Diana Rojas podrían ser aplicados en el Gran Colisionador de Hadrones, en Suiza

Foto: AP.
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

En términos coloquiales la materia oscura es la que está ahí pero no se ve. Para explicarlo, la maestra Diana Rojas hace una analogía con las personas: las que son muy sociables y están en grupos son como los bosones, y las que permanecen solitarias, como los fermiones. La materia oscura sería como una persona con autismo, que no necesariamente interactúa con todo su entorno de la misma forma que las demás, pero sigue estando presente.

“La materia oscura se sabe que existe por observaciones astrofísicas y evidencia. Si sí existe debería ser en forma de partícula y deberíamos entender cómo se relaciona esta partícula de materia oscura con las demás, en qué forma es diferente”, dijo la estudiante del doctorado en física de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) en entrevista para LADO B.

La investigadora está haciendo su tesis sobre la incorporación de la materia oscura al llamado “modelo estándar”, que es el que se utiliza actualmente para analizar y estudiar las partículas en su conformación, división y comportamiento.

La investigadora está haciendo su tesis sobre la incorporación de la materia oscura al llamado “modelo estándar”; su trabajo ha sido publicado en el prestigioso Journal of High Energy Physics

Diana Rojas dice que aunque el modelo estándar es muy completo y aceptado a nivel mundial, no explica la incorporación de la materia oscura, que se entiende como la materia que está ahí pero no se ve. No se sabe cómo esta materia interactúa con las fuerzas de la naturaleza, sólo se ha comprobado que no responde a la electromagnética.

“El concepto de partículas ha cambiado con el tiempo pero siempre es el mínimo componente: alguna vez fue el átomo, luego se entendió que el átomo tiene núcleo y electrones y luego que el núcleo está compuesto de otras partículas llamadas quarks y hasta ahora ahí llegamos”, dijo la investigadora.

El trabajo de Diana, junto con sus asesores en el doctorado, es específicamente acerca del modelo, para proponer cambios y cálculos que amplíen su alcance, y después puedan ser aplicados para hacer experimentos en el Gran Colisionador de Hadrones de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en inglés), en Suiza.

Una parte de este intercambio entre universidades es que exista una comunicación constante entre los físicos que trabajan con teoría, como Diana, y los experimentales. Aunque en la Universidad de Southampton hay un pequeño colisionador, los experimentos se realizan directamente en el famoso CERN.

La manera de saber si las extensiones propuestas al modelo son correctas se comprueban con los experimentos en el colisionador, y para eso los teóricos deben hacer propuestas concretas a los experimentales para medir la eficacia del modelo: “si mi modelo está bien esto va a pasar, y hay tantas posibilidades de que salga tal resultado, etc.”.

El trabajo de Diana ha sido publicado ya en dos ocasiones en el Journal of High Energy Physics, una de las publicaciones más destacadas en el área a nivel mundial. Ambos artículos se publicaron en 2015, y difunden los avances que Diana y sus colegas han conseguido ampliando el modelo estándar para incluir la materia oscura.

Diana Rojas ha trabajado el tema desde hace varios años y particularmente durante su doctorado en el instituto de Física de la BUAP, el cual está a punto de concluir. Realizó una parte de sus estudios en la Universidad de Southampton, en Inglaterra, que actualmente está en un proceso de intercambio de estudiantes de posgrado con la BUAP, para compartir experiencias y hacer una red de investigación y comunicación entre físicos teóricos y físicos experimentales.

La investigadora continuará su trabajo desde la BUAP, y próximamente espera que además del intercambio con Southampton se hagan intercambios de estudiantes de posgrado a Japón, para enriquecer las investigaciones y las pruebas experimentales.

1 COMMENT

Leave a Reply