¿Cómo afecta el recorte presupuestal a las becas del Conacyt?

¿Cómo afecta el recorte presupuestal a las becas del Conacyt?

Mientras el presupuesto para educación superior disminuyó 4.06%, el del Congreso federal aumentó 2.45%, y el del Poder Judicial 9.21%

Samantha Páez

@samantras

Desde finales de 2016 se vaticinaba el conflicto: el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) sufrió un recorte presupuestal de 23.3% para este año. En ese momento los becarios –52 mil 346 en todo el país- prendieron sus focos de alerta y se organizaron.

El primer golpe se sintió desde enero, cuando el monto de las becas se dejó de incrementar con base en el salario mínimo y se creó la Unidad de Medida y Actualización (UMA). Por lo que las personas que estudian doctorado recibirán 829.92 pesos menos; las de maestría, 622.44 menos, y las de especialidad, 553.28.

En marzo llegó el segundo golpe: aproximadamente 2 mil estudiantes del país que postularon para el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) no recibieron su beca, esto significa que no tendrán ingresos para su manutención y la de sus familias, porque para ingresar al programa se les hace firmar una carta compromiso de que se dedicarán tiempo completo a prepararse, por lo que no pueden trabajar.

El Conacyt aseguró, después de marchas y manifestaciones por parte de los afectados, que entregará todas las becas del PNPC, para lo que pidió que becarios no aceptados enviaran de nueva cuenta su postulación, lo cual alargará más el plazo para que reciban los recursos.

La situación en Puebla

De acuerdo con datos de la Asamblea Nacional de Estudiantes de Posgrado, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) es la segunda institución de educación superior más afectada por la cancelación de becas, ya que 220 estudiantes de posgrado no han recibido dinero.

Dicha información también fue corroborada por la universidad: en un boletín de prensa enviado el 23 de marzo se indica que el rector Alfonso Esparza Ortiz planteó al titular del Conacyt, Enrique Cabrero Mendoza, que 220 alumnos y alumnas de nuevo ingreso a los PNPC no habían recibido sus becas.

Sin embargo María Dolores Sánchez Soler, directora Adjunta de Posgrados y Becas del Conacyt, dijo a LADO B vía correo electrónico que sólo fueron rechazados 19 de los 239  postulantes.

Sólo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene más estudiantes afectados que la BUAP, con 311, según lo refirió el rector de dicha institución, Enrique Graue Wiechers.

“No alcanzó” el recurso para becas

El argumento por el cual el monto y la cantidad de becas disminuyeron, según dio a conocer el Conacyt en un comunicado, fue el “crecimiento del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC)” y “las presiones presupuestales por incremento en los montos de las becas en este 2017”.

Esto a pesar de que para este año se presupuestaron 385.1 millones de pesos más para becas en comparación con 2016, lo que equivale a una variación real de 0.9%.

El gobierno debe tener claro que sin ciencia no hay progreso  y que  la inversión que hacen en la formación de sus estudiantes de posgrado es una de las más importantes para un país en desarrollo

Sin embargo la Asamblea Nacional de Estudiantes de Posgrado reclamó que mientras este año se recortó el presupuesto para educación superior en 4.06%; hubo un aumento en el presupuesto de 2.45% para el Poder Legislativo y 9.21% el Poder Judicial, donde los sueldos de los funcionarios ya son altos: un diputado o diputada gana 148 mil 558 pesos al mes y un magistrado o magistrada, 520 mil pesos.

Con los recursos que se destinarán a la elección de gobernador en el estado de México, 265.8 millones de pesos, se cubrirían las mil 25 becas para estudiantes de maestría o las 538 becas para doctorado.

Además uno de los compromisos del presidente Enrique Peña Nieto fue incrementar el presupuesto para ciencia hasta llegar al 1% del Producto Interno Bruto (PIB),  aunque actualmente sólo llega al 0.5%; mientras que lo recomendado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de 2.42% y países como Suecia invierten el 3.3%; Japón, 3.4%, y Corea del Sur, 4.1%.

Estudiantes, en indefensión

De manera oficial el Conacyt indicó que “recursos disponibles permiten asegurar la totalidad de las becas vigentes en todas las convocatorias”, aunque algunas entrarán en la siguiente nómina intermedia o están en espera y los aspirantes deberán concluir los pasos pendientes.

Los estudiantes sin embargo sienten que Coancyt los dejó indefensos. Saraí Ramírez Alonso, del doctorado en Economía Política del Desarrollo de la BUAP, explicó vía telefónica que a ella y sus compañeros les negaron la beca porque en 2016 no se inscribieron estudiantes a ese posgrado, sin embargo, la convocatoria es bianual, es decir, que se lanza cada dos años.

Lo grave del asunto es que ella y otros 219 estudiantes de posgrado iniciaron sus cursos en enero. Para ello debieron renunciar a sus trabajos o disminuir sus horas-clase, pues a los becarios y becarias se les obliga a declarar por escrito que se dedicarán tiempo completo a su formación.

Si el Conacyt cumple con el compromiso que hizo con el rector de la BUAP los 220 estudiantes de posgrado recibirán sus recursos, pero eso será hasta mayo o agosto cuando concluya el proceso que supuestamente quedó pendiente.

Como los alumnos y alumnas no tienen otra forma de obtener ingresos, por la carta compromiso que firmaron, pidieron que la BUAP pague el monto de las becas hasta que se resuelva la situación ante el Conacyt.

¿Morirá la ciencia en México?

Para Saraí Ramírez la disminución de becas y la desindexación del salario mínimo no sólo afectan a los estudiantes de postgrado, sino a la sociedad mexicana en general, ya que sin las investigaciones que ellos generan no se avanzará en la reconstrucción del tejido social (muchas de las becas que se quitaron son de ciencias sociales), la salud, la educación o protección del medio ambiente.

La Asamblea Nacional de Estudiantes de Posgrado coincidió en uno de sus manifiestos: “el gobierno debe tener claro que sin ciencia no hay progreso  y que  la inversión que hacen en la formación de sus estudiantes de posgrado es una de las más importantes para un país en desarrollo”.

Por ello mantendrá la lucha por la vía judicial. Se están procesando amparos contra la llamada “Ley UMA”, referente a que no se tome en cuenta el salario mínimo para incrementar el monto de las becas. También hay un plan de acción por la vía legislativa que parece tener eco: el senador panista Raúl Gracia Guzmán presentó una iniciativa para que el salario mínimo vuelva a ser la base de las becas.

Mientras tanto, las movilizaciones se mantendrán. La más reciente fue este viernes 6 de abril desde rectoría de la UNAM a las oficinas del Conacyt.

Nota Becas Conacyt Para Anuies 28marzo17 by Lado B on Scribd

NO COMMENTS

Leave a Reply