Lilia Meza Montes: la primera mujer en egresar de un doctorado BUAP

Lilia Meza Montes: la primera mujer en egresar de un doctorado BUAP

Es la primera mujer en obtener el título de doctorado en la BUAP, en Física, con el que demostró que la ésta no es un área negada a las mujeres. Hoy, no sólo es científica de tiempo completo, también es activista, y pugna porque más mujeres aporten al desarrollo científico del país

Lado B

@ladobemx

Es la primera mujer en obtener el título de doctorado en la BUAP. Con la tesis: Fenómenos de tunelamiento en semiconductores fuera de equilibrio, Lilia Meza Montes demostró que la física no es un área negada a las mujeres. Hoy, no sólo es científica de tiempo completo, también es activista. Pugna porque más mujeres aporten al desarrollo científico del país.

Hoy, la científica adscrita al Instituto de Física “Ingeniero Luis Rivera Terrazas” de la BUAP (IFUAP), es la coordinadora nacional de la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género del Conacyt; además, integrante de la Academia Mexicana de Ciencias y del Grupo de Trabajo Mujeres en Física, de la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada. Para ella, una clave del éxito es superar los miedos: atreverse, incursionar. No inmovilizarse por temor a la incertidumbre.

Inspirada por un libro de astronomía que leyó cuando niña, forjó una sólida carrera académica enfocada a la manipulación de las propiedades de ciertos materiales, mediante el conocimiento de sus estructuras atómicas. Obtuvo el título en 1993, asesorada por Mario Alberto Rodríguez Meza, el primer egresado del doctorado en Física de la Institución, a su vez. Ambos fueron asesorados por el Dr. José Luis Carrillo Estrada.

Hoy, la científica adscrita al Instituto de Física “Ingeniero Luis Rivera Terrazas” de la BUAP (IFUAP), es la coordinadora nacional de la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género del Conacyt

“El hecho de que una mujer se graduara de un posgrado como éste, de alguna manera, demuestra que la BUAP está abierta al desarrollo de las mujeres”, expresa la investigadora del IFUAP, quien se suscribe al movimiento feminista ya que está interesada en generar las mismas oportunidades de desarrollo para ambos géneros.

Por esa vocación, la académica es coordinadora nacional de la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género del Conacyt, en la cual algunos de sus integrantes propusieron lineamientos con perspectiva de género a la Ley Federal de Ciencia y Tecnología, que reconoce la diversidad de las personas. Desde ahí, sus cerca de 50 miembros revisan las condiciones con las que hombres y mujeres ejercen sus actividades, evalúan el impacto de las leyes y sus instrumentos e identifican las áreas en las que es necesario intervenir.

La también integrante del Comité Institucional para la Promoción de la Igualdad Sustantiva de la BUAP celebra intervenciones que reconocen la diversidad, como el hecho de que el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), que proporciona a las científicas que estén embarazadas un plazo mayor para la presentación de su informe anual de actividades, por el tiempo que suspendieron su producción académica.

¿Cuáles mecanismos deben implementarse para que más mujeres incursionen en el trabajo científico del país?

Las situaciones domésticas, el cuidado de los hijos y, en el caso de investigadoras consolidadas, de la atención de los adultos mayores siguen siendo temas asociados al rol de las mujeres. Creo que debemos seguir trabajando en medidas que reconozcan estas situaciones, como la que ya hemos comenzado a impulsar: otorgar licencias por maternidad para estudiantes de posgrado, ya que en estas etapas es cuando las mujeres tienden a considerar embarazarse.

Sin embargo, si hay que modificar algo, debe ser el esquema laboral predominante, que exige tanto a hombres como mujeres inversiones de tiempo cada vez mayores para cubrir las expectativas profesionales, tiempo que casi siempre se resta a la convivencia familiar, considera.

Cree necesario sacar a la luz situaciones que intuitivamente se perciban como causa o efecto de la desigualdad, pues así se reflexionarán sobre su naturaleza y alcances, dimensionarlas, sobre todo para encontrar estrategias para su solución: “para muchos pegarle a una mujer es un comportamiento normalizado”.

La académica estudió la Licenciatura en Física en la entonces Escuela de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP, ahora Facultad, y realizó su Maestría en Física en el Departamento de Física del Estado Sólido, actualmente el IFUAP. “Desde 1975 estoy en la Universidad. ¿Que qué significa para mí la Universidad?… Más de la mitad de mi vida”, expresa.

Trabajó en la Facultad de Ingeniería Química de la Institución como profesora de Matemáticas. Con un permiso de superación académica realizó su doctorado y al finalizarlo se incorporó al IFUAP, donde desempeña actividades de divulgación, investigación, gestión académica y docencia.

“Aunque es un verdadero reto, me gusta mucho enseñar”. Su pasión por la docencia ha cosechado frutos, ya que dos de sus alumnas han recibido premios de mérito académico, uno de la Sociedad Mexicana de Ciencias de Superficie y Vacío, y el otro del Instituto de Investigación de Materiales de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Meza Montes también es integrante de la Academia Mexicana de Ciencias y del Grupo de Trabajo Mujeres en Física, de la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada, que sensibiliza a la comunidad científica sobre lo importante que es reconocer el trabajo de las mujeres. Fue miembro titular del Consejo de Investigación y Estudios de Posgrado de la BUAP y presidenta de la División Regional Puebla de la Sociedad Mexicana de Física y de la Sección Sureste II de la Academia Mexicana de Ciencias.

Su gusto por esta disciplina nació en ella desde temprana edad, gracias a la instrucción de una maestra, quien despertó su interés por las Matemáticas:

Yo tenía una inclinación muy fuerte por las Matemáticas. Me interesé en la astronomía cuando a mis manos llegó un libro del tema. Me dijeron que no había una carrera como tal, que primero tenía que estudiar Física y así como muchos otros, estudié esta carrera con la idea de ser astrónoma. Ya en el camino me encontré otras áreas y es interesante ver que en lugar de irme al cosmos, a lo macro, me fui a lo nano, al mundo de minúsculo, que igual me parece interesante

Cuando sus amigos se enteraron de que deseaba estudiar Física le dijeron que terminaría como maestra. Lo es, sin embargo, también es docente y científica, en otras palabras, una mujer plena. Ha visitado 20 países, ha hecho 32 publicaciones académicas y más de 100 trabajos presentados en congresos, 50 de ellos internacionales y especializados.

Al preguntarle sobre los eventos más significativos en su exitosa vida profesional, habló de tres:

  1. El haber llegado a la BUAP cuando había una efervescencia que permitía una discusión y la participación activa de todos los universitarios en la construcción de las políticas de la Institución.
  2. Encontrarme con un grupo emergente de físicos que iniciaban la discusión sobre cuál iba a ser el rumbo de la ciencia en el país.
  3. Mi primera presentación en un congreso internacional.

Usted se ha involucrado en actividades de divulgación. ¿Por qué un científico tendría que enfocarse en ello?

Porque la ciencia forma parte de la cultura de un país. Al igual que las artes, para alimentar al espíritu. Es hermoso contemplar un cielo estrellado con la satisfacción que genera el saber qué son las lucecitas que están ahí arriba.

Para ella no fue prioridad casarse y tener hijos. “Muchos dicen que no me casé por estar dedicada a la ciencia y mira que me sorprende que esto no haya pasado pues estuve rodeada de muchos físicos”, sonríe.

¿En qué consiste el éxito para usted?

Es la suma de todo. Es ver cómo uno empieza con una inquietud, se esfuerza y vence sus miedos. Una de las cosas más importantes es superar los miedos. Atreverse a hacer, a incursionar. No quedarse detenido por temor a la incertidumbre. Ése es mi éxito”.

NO COMMENTS

Leave a Reply