Crónicas de abril: La poesía de Yendi Ramos

Crónicas de abril: La poesía de Yendi Ramos

Crónicas de abril es el primer libro de Yendi Ramos y desde hace algunos años trabaja en el segundo: El Fémur del Lacayo, el cual espera publicar el próximo año

Ámbar Barrera

@Dra_caos

Desde los tres años Yendi Ramos ya le escribía canciones a la luna. Un par de años más adelante se descubrió como amante de la lectura con Caperucita roja, El Sastrecillo Valiente, y El agua de la vida de los hermanos Grimm, así como con las hermanas March de la novela Mujercitas.  

Ahora Yendi tiene 34 años y es poeta. El pasado 2 de mayo presentó en Luciérnaga Taller su libro de poesía Crónicas de abril, lanzado por la editorial independiente Sikore.

–Desde niña me gustó leer y escribir mis pensamientos. Yo no sabía qué era pero sabía que tenía algo que decir. Con el tiempo me di cuenta de que esto de escribir existía como oficio y como carrera. Fue muy luminoso descubrir que otras personas publican libros y luchan por mantenerse atentos a lo que una disciplina y talento pronuncia. Entonces dije: eso es lo mío.

Crónicas de abril es una selección de poemas que soportó la prueba del tiempo: fueron escritos a lo largo de diez años

Llegar a esa conclusión no fue tan espontáneo como escribirle canciones a la luna. Originaria de Oaxaca, Yendi llegó a Puebla para estudiar Ciencias de la Comunicación, pero abandonó la carrera en séptimo semestre porque se sentía vacía y quería encontrar algo más, algo que la hiciera sentir completa.

Yendi volvió a Oaxaca. Trabajó un tiempo como reportera y después dio clases en la sierra oaxaqueña. Su búsqueda finalmente la llevó a mudarse en 2008 a la Ciudad de México donde consiguió una beca para cursar un diplomado en la Sociedad General de Escritores en México (SOGEM), donde descubrió que lo que la llenaba era la poesía.

Yendi es una ávida lectora de autores clásicos: Herman Hesse, Kafka, Tolstoi y  Dostoyevski, en cuyas obras encuentra la sensibilidad y la inteligencia de los sentimientos humanos pero también de otros como Lewis Carroll, Pablo Palacio, Mario Levrero, Robert Arthur, que disfruta desde un sentido más lúdico.

En poesía, Yendi empezó con la lectura de Jaime Sabines, César Vallejo, Federico García Lorca y Pablo Neruda. Actualmente sus autores predilectos son Gerardo Deniz, Vladímir Mayakovski y Gilberto Owen.

Verdades literarias
Tomada del perfil de Facebook de Yendi Ramos.

Crónicas de abril es el primer libro de Yendi Ramos y desde hace algunos años trabaja en el segundo: El Fémur del Lacayo, el cual espera publicar el próximo año. Mientras tanto ha publicado algunos de esos nuevos poemas en un blog.

El Fémur del Lacayo es más oscuro, algo que le atribuye al cambio que vivió entre el verde y ocre de Oaxaca, al gris y caótico ambiente de la Ciudad de México. El título está inspirado en uno de los versos de Gerardo Deniz, poeta al que admira y que significó un parteaguas en su concepción de la poesía. Por el estilo de Deniz es que Yendi ahora explora la poesía de manera más lúdica.

Crónicas de abril es una selección de poemas que soportó la prueba del tiempo –fueron escritos a lo largo de diez años–, y que cierra un capítulo, pues la autora ya no se identifica con la persona que era cuando los escribió.

LADO B: Durante la presentación dijiste que cada escritor tiene una “verdad literaria” y que va cambiando conforme el escritor sigue su camino. ¿Cuál es tu verdad literaria en este momento?

Yendi Ramos: Yo creo que la verdad puede cambiar todos los días y de un momento a otro. En Crónicas hay una verdad que se quedó plasmada y se quedó con esa persona que solía ser. Ahora soy más como el Fémur del Lacayo, donde tengo una etapa más juguetona, más lúdica y cínica con la palabra, que apela más por la libertad, algo que no es sencillo y que requiere sacrificios. Ese es mi momento ahorita.

Crónicas de abril

A continuación te mostramos algunos poemas que conforman Crónicas de abril, el cual puede conseguirse directamente con la editora de Sikore al correo sikore@gmail.com o a través del correo de Yendi Ramos: yendi.ramos@gmail.com

Retrato de una mujer embarazada

¿Qué es, mujer, eso que llevas?
¿Nueces?
¿Un bulto de fresas con hojas marchitas flotando en agua?
¿Acaso un rincón de corcho húmedo y sin puertas?
¿Acaso una barca tripulada por fantasmas
                                   [en un mar pálido y sin dientes?

Porque parece
—y disculpa este nombrar a eso que cargas, con la duda
de quien, como yo,
no ha encontrado una flor de almendro en la montaña—

porque parece
un hurón que temes se despierte

y entonces corra

y entonces no lo alcances.

Pausa

Alza la vista.
Mira ese temer de gorriones
un grito parecido a nuestros trinos.
Verás arder del árbol alas grises
pensarás, sí
que es una llama: agrio plumear: un erizo.
Verás cómo salpica a nuestro modo de decir
“¿entonces?”
“¿será que hemos predicado la salida antes de conocer los
laberintos?”
“¿será que no, que no, que no hay lenguaje que distinga
nuestras comas?”.

Por eso es lo único que queda
mirar cómo el aleteo de otros sacude antes del vuelo.

Próximo viaje

Vete a Lisboa, Morena
y reparte tus rombos a otra geometría
menciona 51 en la esquina que recuerdes este verso
y tráeme un dibujo

donde no se vea el mar
donde no se cante fado
donde no aparezcas mirando al oriente

sólo eso que se siente
cuando navegas en mar tranquilo.

NO COMMENTS

Leave a Reply