El arte tiene que cuestionar: Teresa Serrano

El arte tiene que cuestionar: Teresa Serrano

Presentan en Museo Amparo un libro-catálogo que recorre los 40 años de carrera artística de Teresa Serrano, y analiza su contenido estético-político. La obra de la artista mexicana multimedia, una de las más reconocidas en el mundo, lanza duras críticas contra la violencia de género en sus diferentes formas: los estándares de belleza y los feminicidios, entre ellas

Ámbar Barrera

@Dra_caos

Teresa Serrano había cumplido ya 40 años cuando decidió ser artista, y comenzó a producir. Se mudó a Nueva York y rápidamente se integró al mundo del arte vanguardista de finales de los setenta. Hoy es una de las artistas mexicanas más reconocidas a nivel internacional y su obra abarca dibujo, pintura, fotografía, escultura, videoarte, expresiones que tocan a profundidad temas de género desde una mirada feminista.  

El 7 de marzo se presentó un libro-catálogo con su obra en el Museo Amparo, donde realizó la que fue no sólo su primera exposición en 2015, sino la primera en México, después de vivir casi toda su carrera en Estados Unidos. El libro, que lleva como título el nombre de la artista de 80 años, analiza las cuatro décadas de su vida artística.

Lo personal es político

Karen Cordero, historiadora del arte, relata que la idea de este libro nació en 2011, año en que comenzó a entrevistar a Serrano y a documentarse sobre su obra.

–Se trata de una artista cuyo trabajo no se define por medio de un estilo o técnica, sino por un proceso conceptual que se manifiesta en una secuencia de posicionamientos estéticos y políticos. La reflexión desde su experiencia como mujer es una parte central de ese proceso.

Como explica Cordero, el libro se divide en nueve secciones que abarcan varias facetas de la producción artística de Serrano, desde distintas voces de expertos en el arte:

  • Un texto introductorio íntimo que escribe, desde su vista privilegiada, la hija mayor de Teresa, en el que habla de su propia experiencia y la de sus propios hijos y sobrinos,con las piezas de la artista
  • Una entrevista “elocuente, reflexiva y a la vez poética”, donde se aborda la participación de Teresa como una artista en Nueva York durante los años 80
  • Un recorrido visual de la obra de Teresa en el Museo Amparo, acompañado de textos que analizan sus obras desde distintas perspectivas
  • Un análisis de su obra pictórica
  • Un análisis de su obra escultórica
  • Un análisis de su obra en vídeo
  • Un análisis sobre la temática del género y el feminismo en su producción
  • Una lectura de su obra desde el psicoanálisis
  • Un texto final sobre las distintas maneras en que el lenguaje, las palabras e incluso las letras como signos atraviesan la producción de la artista

Karen Cordero, de quien se incluye un texto en el libro, considera que la obra de Serrano es el perfecto ejemplo de la frase feminista “Lo personal es político”, pues mezcla la naturaleza y las palabras, a la vez que convierte a sus objetos en personajes que se adaptan a los diferentes escenarios en los que se exhiben. Teresa representa desde lo abstracto, lo conceptual y lo figurativo, al útero, la fertilidad, su identidad como mujer, y lanza duras críticas contra la violencia de género en sus diferentes formas: los estándares de belleza y los feminicidios, por ejemplo.

En uno de sus vídeos una mujer sube las escaleras hacia las puertas de un enorme edificio. Un hombre la atrapa con un lazo y la jala para impulsarse y llegar antes que ella: una reflexión estética sobre el techo de cristal, la desigualdad y discriminación laboral de las mujeres.

Desde una tela hasta una flor

Desde que se asumió como artista, Teresa Serrano avanzó “con paso firme y con mucho amor”: con honestidad, que considera fundamental en su trabajo. Al principio se enfocaba en las técnicas más tradicionales como la pintura, pero con su visita a una exposición de Marx Ernst, artista franco-germano dadaísta y surrealista, su perspectiva sobre el arte cambió totalmente:

Foto: Mayra Guarneros

–Cuando vi sus obras dije: Yo quiero ser como él. No le tiene miedo a nada. Hizo lo que le dio la gana. Siempre me dije ‘ya estoy muy vieja, empiezo muy tarde, no me puedo parar en el miedo. Si me da miedo no voy a hacer nada’.

Así fue como Teresa empezó a experimentar con otras técnicas y materiales: tela, bordado, fotografía, escultura, instalación y video. Siempre calcula mucho sus ideas y suele descartarlas si no logra descifrar qué material usar para el mensaje que quiere transmitir.

–Me fijo mucho en cómo materializar las ideas. Por eso he usado muchos materiales, desde una tela hasta una flor: no importa qué sea, siempre y cuando sea bueno para expresar la idea que tengo.

Actualmente, Teresa trabaja sobre el tema del narcotráfico en México, obra que espera presentar este año en Barcelona. Parte de esta es un videoarte sobre la flor de la amapola, como una belleza natural estigmatizada y secuestrada por la dinámica violenta e ilegal del narcotráfico pero, sobre todo, como un poderoso símbolo del contexto que se vive en el país.  

–Para mí, el arte es poder transmitir una conciencia, o despertar una inquietud en el público, no importa la técnica que utilice. El arte tiene que cuestionar. Si no lo hace, me parece poco menos que importante.

NO COMMENTS

Leave a Reply