Trump y la maquinaria que alimenta su ficción

Trump y la maquinaria que alimenta su ficción

Arturo ‘Moh’ Mendez

@Arturo_Moh

Debo confesar que este ejercicio narrativo se ha vuelto mucho más difícil a partir de esta nueva realidad en la que Trump gobierna el mundo, por lo menos el occidental. Las condiciones han cambiado, y no es solo porque nadie quiere ser portavoz de las malas noticias, sino porque además gracias a toda la información a la que tenemos acceso, estamos viviendo en un umbral entre la ficción y la realidad todos los días.

Una ficción creada principalmente por la cabeza enferma de Donald Trump y su equipo de comunicación, alimentada por el periodismo vacío de muchos medios de comunicación y consumida de manera irresponsable por casi todos nosotros.

Todos los días al despertar encontramos, muchas veces sin buscar, una bolsa de basura llena de noticias que son al mismo tiempo relevantes, trascendentes e indignantes. Que si su gabinete está lleno de banqueros y corporativistas ineptos. Que si pasó un decreto para iniciar la construcción del muro. Que si vetó a los musulmanes para entrar a EU. Cada nota igual o peor que la anterior pero vamos por partes.

En sus primeros 12 días Trump firmó casi 20 decretos presidenciales, el mismo ejercicio del poder ejecutivo que a Obama le costó el mote de “dictador” y “comunista” en cada ocasión que intentó cerrar Guantánamo, dar amnistía a los migrantes o proteger áreas naturales. La diferencia es que las órdenes ejecutivas de Trump tienen una finalidad mucho más maquiavélica.

Así cuando el apellido Trump esté contaminado y las protestas alcancen su punto cúlmen ellos pueden jalar la cadena del inodoro, dejar al VP Mike Pence en la Casa Blanca y olvidarse de que todo esto sucedió. Brillante, ¿no?.

La razón es que los Republicanos controlan en este momento el Congreso y el Senado, por lo tanto Trump tiene la libertad de instrumentar y aprobar leyes que Obama nunca tuvo, y sin embargo la intención es demostrar que él, y sólo él, tiene el poder.

Me voy a permitir escucharme conspiracionista, ya que considero que esto es un movimiento brillante por parte de los Republicanos, que permiten que el nombre y la firma de Trump respalden los puntos más oscuros de su agenda para que ellos no tengan que asumir el costo político de cometer actos anticonstitucionales y en claro detrimento de los derechos humanos. Así cuando el apellido Trump esté contaminado y las protestas alcancen su punto cúlmen ellos pueden jalar la cadena del inodoro, dejar al VP Mike Pence en la Casa Blanca y olvidarse de que todo esto sucedió. Brillante, ¿no?.

Por lo pronto y a pesar del inminente choque de trenes que se avecina debido al veto a personas de países musulmanes, lo que atrapa mi atención es que en gobiernos pasados la estrategia era pelear el conflicto en otras geografías, países que la gente raramente podía encontrar en un mapa.

Ahora el “enemigo” se ha traído a casa. El veto advierte que el peligro vive entre nosotros y la perversas consecuencias no se hacen esperar. El tiroteo en una Mezquita en Quebec el pasado 31 de enero por un terrorista de la Supremacía Blanca es una de ellas.

Por último, es importante reiterar que el análisis de la realidad a partir de la presidencia de Trump requiere de un componente mucho más filosófico que es, además, muy difícil de convertir en meme o en GIF para su consumo masivo, pero es nuestro deber intentarlo.

Graduado de Mercadotecnia por la Universidad Madero Puebla. Emprendedor Social y muralista. Ha participado en diversos proyectos y movimientos en pro de la democratización de medios de comunicación. Actualmente vive en San Francisco desde donde escribe "De fronteras y otros espejismos", columna política de Estados Unidos y su impacto y relación con los problemas de México.

NO COMMENTS

Leave a Reply