Terrorismo romántico: parte II

Terrorismo romántico: parte II

«No voy a decir que haya que suprimir el amor de nuestra vida, sino que hay que introducir otras cosas en ella, para equilibrarlo. La gente dice que el amor es lo más importante de la vida, pero yo no estoy de acuerdo. Creo que la libertad es muy importante, así como la justicia, la solidaridad… Puede que el amor sea una de las cosas más importantes, pero no la única, ni la principal».

Mari Luz Esteban

Natalí Hernández

Han visto los mensajes que circulan por estas fechas a propósito del día del amor, al estilo: “Tips para sobrevivir al 14 de febrero SOLA”, Recomendaciones para un 14 de febrero sin pareja, guía para sobrevivir al 14 de febrero si eres Forever Alone.

Titulares que podemos encontrar en las revistas más populares y en periódicos de mayor circulación, algunos casi rayando en lo absurdo intentando hacerte creer que de verdad no importa que estés “SOLA” este 14 de febrero y se ponen progres publicando cosas como: consejos anti San Valentín, guía de recomendaciones para solteras -con estas actividades disfrutarás al máximo estas fechas- o cosas más rimbombantes que dicen: Pasar el 14 de febrero sola no tiene que ser sinónimo de amargura, consiéntete con un cheat meal. ¡Ots!… Por cierto, los títulos deveritas que existen, hasta pueden buscarlos en internet.

En vísperas de San Valentín, parece un delito estar sola, mas bien estar sin pareja/hombre, sobre todo si eres mujer porque ni hablar de que se incluya en esta concepción comercial del amor las delicias de empiernarse entre muchachas y muchachas o muchachos con muchachos. En fin, que para este día todo circula en torno a la pareja erótico-afectiva: cenas para dos, masajes para dos, paquetes de viaje en pareja, planes de celulares en pareja, descuentos de cine en pareja, descuento en el motel (me han contado), descuento en clases de baile en pareja y cosas más románticas para hacer en pareja como comerte una pizza o un pastelito en forma de corazón.

cortarEsta magna producción social, política y  económica en torno al día del amor, que bien sirve como anestesia para que en la ilusión de encontrar “el amor verdadero” primero aprendamos, de manera sutil y despiadada, que en el amor es importante renunciar a todo –hasta la dignidad- a cambio de una buena dosis de regalos y promesas por cumplir.

No sé ustedes, pero yo no puedo sacarme de la cabeza lo peligroso que suena todo en torno a esta celebración del amor romántico, sobre todo para las mujeres que están intentando salir de relaciones que les producen tanto dolor.

Pienso en cuántas personas aprovechan esta fecha para pedir perdón por una falta grave cometida contra su pareja y sobre todo reparo en: ¿Cuántas comadres en medio de un ramo de rosas y una cena romántica podrán resistirse a un “esta vez te prometo que todo será diferente”? ¿Cuántas se engancharan nuevamente a la utopía inalcanzable, con el favor de los regalos, poemas y el love is in the air?

Luego, me sacudo un poco de la parte trágica de esta fecha y también veo que afortunadamente hay muchas mujeres que pasaran este “Día del amor” sin pareja, pero sobre todo lejos de ese amor tóxico o de esa relación que las marchitaba y destruía lentamente. 

De esta soledad también tendríamos que hablar el 14 de febrero, de la que te libera y te permite renunciar al amor que no te mereces, de la que te lleva a recuperar tu dignidad y a continuar un camino contigo misma. A estas mujeres no hay que escribirles recetas o guías para un día del amor sin pareja, porque de ellas hay mucho que aprender y celebrar. En ellas podemos reconocer la fuerza para romper con ese modelo de amor que se nos ha clavado por tantos años: el del amor todo lo puede, todo lo aguanta, todo lo supera.

A ustedes mis queridas comadres que hoy se ríen de las recetas para superar la soledad,

A ustedes que hoy están lejos de su agresor,

A ustedes que saben que están por encima de cualquier forma de manipulación en el nombre del amor.

¡Feliz día, feliz vida!

Soy su fan.

“El miedo a la soledad es un gran impedimento en la construcción de la autonomía, porque desde muy pequeñas y toda la vida se nos ha formado en el sentimiento de orfandad; porque se nos ha hecho profundamente dependientes de los demás y se nos ha hecho sentir que la soledad es negativa”

Marcela Lagarde

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas.
Contamos la otra parte de la historia.
Contáctanos : info@ladobe.com.mx

NO COMMENTS

Leave a Reply