En peligro por su belleza: el comercio ilegal de las orquídeas en...

En peligro por su belleza: el comercio ilegal de las orquídeas en el Perú

El país tiene entre 2500 y 3000 especies de orquídeas a nivel nacional, de acuerdo a información del Servicio Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor). En febrero de este año la policía incautó más de 400 ejemplares comercializados de manera ilegal en un mercado de Lima

Foto: Serfor, tomada de Mongabay Latam.
Milton López Tarabochia | Mongabay Latam

@mongabaylatam

Son hermosas y por eso las extraen. Esa es la historia de vida de cientos de ejemplares de orquídeas que son comercializadas ilegalmente a nivel nacional. “Son plantas cuyas flores nacen de la raíz y son muy vistosas, bellas, se les considera exclusivas porque sus colores son variados y llamativos a nivel mundial. El fin principal por el que se les comercializa de manera legal o ilegal es para decoración”, dice a Mongabay Latam Rosario Bravo Urtecho, especialista en Flora No Maderable de la Dirección de Gestión Sostenible del Patrimonio Forestal y de Fauna Silvestre del Servicio Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor).

Las regiones en las que se puede encontrar orquídeas peruanas son las que tienen el ecosistema del bosque nublado, como San Martín, Amazonas, Piura, Huánuco, Junín, Pasco y Cusco, de acuerdo a Bravo Urtecho. “Donde encontramos con mayor frecuencia orquídeas son regiones de la selva central debido al ecosistema de bosque nublado. En la selva central encontramos además muchos traficantes porque aprovechan la cercanía de esta zona a Lima para transportas a las orquídeas más fácilmente. Por eso se comercializan ilegalmente sus diferencias especies en ciudades como Tingo María, Oxapampa o Chanchamayo. La ilegalidad de comercializar con orquídeas se da cuando no proviene de un vivero registrado por Serfor (autoridad forestal peruana), además de que el comercializador no dispone de una autorización del Estado”, agrega Bravo Urtecho.

Según Braulio Andrade, director de Conservación Internacional en la ciudad de Rioja, región San Martín, conservar orquídeas significa conservar un ecosistema. “Muchos de los ecosistemas en donde se encuentra a las orquídeas son fuente de agua de poblaciones, si se depreda a las orquídeas se va destruyendo dicha fuente, y así se perjudica a la población local. Por eso si se les comercializa debe hacerse de forma legal y ordenada”, explica a Mongabay Latam.

Imagen de una orquídea Epidendrum. Foto: Lissete Herrera/ Serfor.

De acuerdo con información del Serfor, a nivel nacional existen 40 viveros oficiales autorizados para comercializar las orquídeas a nivel interno. Existen además otros tres viveros para la exportación legal.

Las orquídeas más solicitadas a nivel internacional son Phragmipedium y Cattleya. “Los traficantes se dirigen a la selva y extraen las especies que quieren de forma indiscriminada, así no se debe hacer. Una extracción oficial se da cuando el personal autorizado del vivero extrae una planta madre, oficialmente se le denomina ‘plantel genético’. Luego este plantel está en custodia en el vivero y se procede a la reproducción artificial de las semillas, cuyas flores son las que finalmente se comercializan legalmente. Así se conservan las especies de orquídeas que varían entre las 2500 y 3000 en el país”, indica Bravo Urtecho.

Imagen de una Phragmipedium caudatum. Foto: Manolo Arias.

Son 20 especies de orquídeas las más comercializadas en el Perú. “Son especies que pueden ser demandadas a nivel interno o externo. En realidad, no hay diferencia entre la lista de las más comercializadas legalmente o ilegalmente, ya que si existe demanda la gente prefiere a veces la vía ilegal porque el precio es menor”, detalla Bravo.

Cuadro de las especies de orquídeas más comercializadas de manera legal e ilegal. Fuente: Serfor.
2016: un año peligroso para las orquídeas 

De acuerdo a información de las autoridades forestales como las Administraciones Técnicas Forestales y de Fauna Silvestre del Serfor y de los Gobiernos Regionales, durante todo el 2016 se dieron 13 intervenciones realizadas a  productos forestales diferentes a la madera, entre los cuales se decomisaron hasta 752 ejemplares de orquídeas, mayormente provenientes de la selva central (Junín).

De acuerdo a  reportes de medio regionales, en mayo del 2016 personal de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS) de la selva central y la Fiscalía Provincial Especializada en Materia Ambiental y la Policía Nacional decomisaron a la altura del kilómetro 5 de la carretera San Ramón (región Junín) 200 orquídeas valorizadas hasta en 6 000 dólares americanos en promedio en el mercado nacional y hasta en 16 000 dólares americanos a nivel internacional.

Asimismo, en febrero del 2016 las mismas instituciones mencionadas en el párrafo anterior decomisaron 302 unidades de orquídeas alevilla (Phalaenopsis) en el puesto de Control Forestal y de Fauna Silvestre El Pedregal (región Junín), valorizadas en más de 30 000 soles (9 000 dólares americanos en promedio) en el Perú y hasta en más de 24 000 dólares a nivel internacional.

Sin embargo, este año se realizó un decomiso grande de orquídeas. El 1 de febrero de 2017 personal de la Dirección Ejecutiva de Medio Ambiente de la Policía y funcionarios del Serfor decomisaron 409 ejemplares de orquídeas y tres ejemplares de bromelias comercializadas sin autorización en el Mercado de Flores – Piedra Liza del distrito del Rímac, en Lima. En el caso de las orquídeas, las especies que se encontraron fueron variadas, según el registro de Serfor: 20 Bletia catenulata, 3 Catasetum saccatum, 50 Epidendrum lanipes, 23 Epidendrum sp, 7 Galeottia acuminata, 4 Lycomormium squalidum, 80 Mormodes rolfeana, 3 Oncidium planilabre, 3 Maxillaria sp, 75 Phragmipedium boisserianum, 5 Polystachya foliosa, 13 Prosthechea fragrans, 33 Prosthechea gramatoglossa, 20 Rodriguezia satipoana, 27 Notylia rimbachii, 6 Schlimia condorana, 8 Laelia (Schomburgkia) weberbaueriana, 10 Scaphyglottis sp, 17 Cattleya sp y 02 Mormodes sp.

 “Adquirir, transformar, comercializar, exportar y/o poseer recursos y/o productos forestales, extraídos sin autorización, constituye una infracción muy grave al Reglamento para la Gestión Forestal de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, el cual se sanciona con multas que superan las 10 Unidades Impositivas Tributarias (UIT)”, indica Serfor en un comunicado a raíz de esta incautación.

Principales rutas de comercio ilegal

Según Braulio Andrade, la principal ruta de comercio ilegal a nivel interno inicia en regiones amazónicas en donde se encuentran a las orquídeas como San Martín y Amazonas, o en ciudades de la selva central como Huánuco o Tingo María, y posteriormente los comerciantes las llevan hacia Lima o a Ecuador. “Por el lado internacional países de Asia como Japón, o de Oceanía como Australia, demandan orquídeas. Sin embargo, Estados Unidos siempre ha solido ser el mercado más grande que comercia ilegalmente las orquídeas de Perú”, explica.

Actualmente Andrade y el equipo de Conservación Internacional Perú en San Martín trabajan en la promoción de actividades de conservación sostenibles como el cultivo de café y la ejecución del programa de Reducción de Emisiones causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD) para conservar la cuenca del río Alto Mayo, localizado en el Bosque de Protección del mismo nombre. De esta forma se conserva el ecosistema que provee de agua a 200 000 personas. “Si conservamos el ecosistema, protegemos el hogar de especies animales como el mono choro de cola amarilla y de especies de flora como, por supuesto, la orquídea”, agrega.

Infografía de los planes de conservación que realiza Conservación Internacional en Alto Mayo. Fuente: Conservación Internacional.

Rosario Bravo agrega que países europeos como Alemania, Italia y República Checa también demandan cantidades grandes de orquídeas. “Llamamos a la reflexión a los comercializadores ilegales para que soliciten licencias al Estado peruano y puedan trabajar en la legalidad. La carretera Marginal de la Selva (Fernando Belaunde Terry) que comunica las regiones de San Martín y Amazonas es un circuito bastante concurrido por las traficantes a nivel interno. Asimismo, exigimos a los compradores que exijan esta legalidad”, enfatiza.

Asimismo, recuerda que todas las especies de orquídeas pertenecen a la lista de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES por su sigla en inglés).

Orquídea Sobralia rosea. Foto: Lissete Herrera/Serfor.
Gran descubrimiento

Braulio Andrade explica que una especie bastante cotizada a nivel nacional e internacional es endémica del Perú. “La especie es denominada  Phragmipedium kovachii y está identificada como el descubrimiento más grande orquídeas en los últimos 100 años. Es endémica del Bosque de Protección Alto Mayo y solo se encuentra en la zona del límite entre las regiones San Martín y Amazonas. En su momento, cuando se les descubrió en el 2005, fue uno de los hallazgos más grandes de orquídeas, su tráfico llegó a escala mundial y su precio alcanzó entre los 150 000 dólares y 300 000 dólares”, recuerda.

Orquídea Phragmipedium kovachii. Foto: Thomas Muller/ CI.

El nombre de esta orquídea no es el que debería. “Por norma internacional al ser una especie endémica de un país debe tener el nombre del país. No Kovachii sino peruvianis. Su nombre actual se debe a Michael Kovak, quien fue un traficante que se llevó los ejemplares de la especie de orquídea, la describió y la patentó en Estados Unidos y por eso lleva su apellido. Imagínate hasta dónde puede llegar una persona por una orquídea”, manifiesta.

Andrade denuncia que el comercio ilegal de las orquídeas se da en los alrededores del Bosque de Protección Alto Mayo. “El comercio ilegal es apetecible en las zonas de alrededor del Bosque de Protección Alto Mayo porque existen familias que subsisten con los ingresos inmediatos de la venta ilegal. Cada vez que hay un pedido grande de orquídeas los campesinos de los alrededores del Bosque de Protección se meten al hábitat, depredan plantas grandes y las venden al por mayor a un intermediario. Luego este las traslada a Lima o a Ecuador. Las oportunidades perfectas de venta son las ferias de flores municipales o regionales en donde vienen compradores de fuera”, relata.

El arma más fuerte para luchar contra el comercio ilegal de orquídeas, aparte de la vigilancia y control estatal, es la promoción de actividades sostenibles, apunta Andrade. “Más que generar acciones de control y vigilancia, queremos satisfacer necesidades económicas de la gente que subsiste de su venta. Por eso el Estado debe continuar con la promoción de acuerdos de conservación y así generar actividades económicas sostenibles como café, turismo de aves, entre otras actividades. Hacer un cambio radical de la fuente de ingreso de las familias es un tema más social que técnico. Lamentablemente la zona en que viven estas personas no tiene atención ni servicios básicos del Estado, entonces, si bien no es justificable la acción ilegal, se debe entender que hay un abandono del Estado. Por eso a veces el poblador desea más la actividad inmediata de ingresos económicos como el tráfico ilegal de las orquídeas”, reflexiona.

Publicación original: Mongabay Latam

NO COMMENTS

Leave a Reply