Dead Symphony: proceso para una novela gráfica

Dead Symphony: proceso para una novela gráfica

Ámbar Barrera

@Dra_caos

El pasado 24 de noviembre se inauguró en Casa Nueve (2 Norte 1205-A San Andrés Cholula) la exposición Dead Symphony de los artistas Conejo Muerto y Fernando Figueraz, una muestra de su trabajo en conjunto para la realización de una novela gráfica titulada de la misma forma.

A simple vista es fácil diferenciar cuál es la obra de cada artista: Figueraz trabaja más en blanco y negro y en la figura humana se nota el rigor del dibujo académico y, por otro lado, el trabajo del Conejo Muerto es más expresivo y usa color, sobre todo magenta y rojo. Sin embargo, en dos obras distintas puede encontrarse una misma historia y los mismos personajes.

Figueraz y Conejo Muerto han trabajado juntos desde hace 5 años para aterrizar Dead Symphony, pensada desde el inicio para ser una novela gráfica.

Esta exposición muestra tan sólo una pequeña parte del trabajo a lo largo de esos años: las diferentes perspectivas plásticas de las mismas ideas y el esbozo de una historia que se nota violenta, reflejo de nuestro entorno. Además con la expo cierran un ciclo de exploración para dar el siguiente paso: autogestionar la novela gráfica que terminada será de 150 páginas.

La sinfonía de los egos muertos

Fernando Figueraz es artista autodidacta y tiene una doble formación tanto en artes como en Lingüística, mientras que Conejo Muerto es artista plástico de formación y se centra sobre todo en la ilustración y el cómic.

Ambos coincidieron formalmente en 2011 y después de descubrir su afinidad por el cómic, llegaron a un acuerdo para trabajar juntos en una novela gráfica, aportando cada quien su estilo en particular, para lo que fundamentalmente tendrían que dejar de lado su ego.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

El primer reto fue saber qué querían hacer.

–Era una búsqueda temática, husmear en nuestros antecedentes las cosas que nos vinculaban o hacían la diferencia –dice Conejo Muerto en entrevista para LADO B–. A los dos nos apasiona el tema de la muerte, la tragedia un poco, el teatro, la alegoría y las máscaras.

Comenzaron a reunirse esporádicamente, conforme el trabajo paralelo se los permitía, al final proponían un tema y cada quien trabajaba una pieza en torno a eso. En 2012 su trabajo se volvió más constante y comprometido.

Respecto del texto, la dinámica era parecida: se reunían, platicaban sobre situaciones reales dentro del contexto local y nacional, sobre su hartazgo por la guerra enmascarada entre un gobierno corrupto y el crimen organizado. Con base en esas conversaciones Figueraz escribía un guión y luego ambos realizaban una propuesta personal de storyboard para después trabajar con las coincidencias y las diferencias.

–Todo el tiempo el proyecto y las páginas se están nutriendo de la visión del otro –explica Conejo Muerto.

Fernando Figueraz también dice que ha sido un proceso muy divertido y que les ha permitido jugar con el trabajo del otro y al final, no importa si le quita o le suma algo a una ilustración, el resultado es enriquecedor.

Con el tiempo el proyecto se ha transformado y después de estos 5 años es poco identificable dónde inicia el trabajo de uno y dónde empieza el del otro, lo que habla de cómo han tenido éxito al fusionar sus ideas e intereses para el dibujo.

Los artistas esperan que en 2017 finalmente salga a la luz el impreso de Dead Symphony con 150 páginas en blanco y negro. La diseñadora e ilustradora Beatrix G. de Velasco está a cargo el diseño editorial y planean obtener el financiamiento necesario para su reproducción en Brasil, en una galería especializada en cómic.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

–Lamentablemente en México el mercado de la narrativa está súper cerrado. Llevamos 5 años y digo que ya es como nuestra licenciatura en Dead Symphony y no quisiera llegar al doctorado en ella. Me parece que es importante irla cerrando. Toda la experiencia de saber qué íbamos a hacer y cómo ya la rebasamos y ahora es rebasar otras dificultades técnicas con el varo y la administración –dice Conejo Muerto.

Sobre Dead Symphony

Dead Symphony es un proyecto que habla sobre el contexto de un México violento donde los personajes tienen metafórica y estéticamente una dualidad animal. Además, los protagonistas están basados en personas reales relacionadas con el narcotráfico en el país. Por su carga en la trama es apta para un público mayor de 16 años y de amplio criterio.

–Sí hay escenas violentas pero no estamos fomentando la violencia, precisamente el punto es compartir nuestra percepción de lo que está sucediendo. De pronto estamos ficcionando pero nos rebasa la realidad –dice Conejo Muerto.

La animalidad de los personajes (un cocodrilo, un buitre, una zorra…) y el contexto son dos características por las que los artistas piensan que muchas personas pueden identificarse con lo que viven, incluso en otros países de Latinoamérica.

–De alguna manera es una narrativa social crítica. La parte inicial de la novela estaba muy centrada en el norte y decidimos que también era importante mencionar el sur, por nuestro vínculo con Centroamérica, los zetas y otras cuestiones del narcotráfico.

Durante aquel proceso también hubo un vínculo con el sur pero desde el arte. El portal chileno Blanco Experimental (que publica mensualmente trabajos de cómic de artistas de todo el mundo), publicó algunos números de Dead Symphony. Contrario al formato de novela gráfica que se publica en una sola entrega, el formato de cómic les exigía otra narrativa y otros tiempos. Aunque fue una etapa que motivó enormemente a los artistas, también les ayudó a darse cuenta que a esas alturas tenían que experimentar menos y concretar más.

***

En Casa Nueve lo que puede encontrarse es la muestra de un proceso de 5 años y el preámbulo a una novela gráfica poblana que está próxima a publicarse. Fernando Figueraz dice que la exposición cierra un ciclo que incluye el desarrollo de personajes y el establecimiento de la trama.

–En este proyecto hablaremos mucho de nosotros como ciudadanos –explica Figueraz.

Dead Symphony estará montada en Casa Nueve hasta el 22 de diciembre.

NO COMMENTS

Leave a Reply