La política cultural en Puebla, ¿es no hacer política cultural?

La política cultural en Puebla, ¿es no hacer política cultural?

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

¿Cuál es la razón política de la gestión cultural del estado? ¿La cultura puede servir al beneficio común? ¿Cómo es la producción del valor del arte? Estas son algunas preguntas complejas  sobre las que el Simposio Internacional de Teoría sobre Arte Contemporáneo (SITAC) reflexiona en su décimo tercera edición.

Este año, el SITAC sale por primera vez de la Ciudad de México y llega a Puebla con la propuesta de hacer mesas públicas de debate no sólo para reflexionar sobre los temas que atañen a la producción de arte contemporáneo sino también para construir puentes entre iniciativas y proyectos de artistas, gestores y académicos.

Foto: Ámbar Barrera
Foto: Ámbar Barrera
Performance de arte contemporáneo, 2014

Esta edición lleva por nombre Nadie es inocente y en una primera y segunda fase llevada a cabo en meses anteriores, ya se han realizado discusiones públicas en distintos espacios o nodos. El pasado 25 de agosto, por ejemplo, el Sitac llegó a Profética con un conversatorio entre Sheng-li Chilián (BUAP), José Luis Cortés (UDLAP), Xavier Recio (IBERO), Francisco Guevara (Arquetopia), Mario Castellanos (BUAP) y Leandro Rodríguez (UDLAP), moderados por el artista y docente de la UDLAP, Carlos Arias.

Lado B les comparte un poco de lo que se platicó dicho evento.

La razón política de la gestión cultural del estado

Uno de los temas del Simposio de Arte durante el conversatorio el pasado 25 de agosto fue la política cultural del estado, donde los expertos reflexionaron sobre el contexto actual en el que se encuentra el arte y la cultura desde la política cultural del estado de Puebla.

El artista y académico José Luis Cortés Santander dijo que, desde su experiencia compartida con otros artistas, la política cultural en Puebla está en crisis debido a los constantes cambios en las instituciones y sobre todo por el manejo de la antigua Secretaría de Cultura y hoy Consejo Estatal de Cultura.

Por su parte, Mario Castellanos, historiador de la BUAP, dijo que incluso el mercado tenía preponderancia sobre las políticas culturales, dejando a un lado un sentido más puro en el que estas políticas deberían, en dado caso, estar hechas para fomentar la ciudadanía a través de la cultura.

–La Casa del Escritor está en el limbo, el Imacp (Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla) no se sabe qué hace, las exposiciones de historia o de las grandes culturas son reproducciones… hay una crisis real del estado que los que trabajamos en cultura percibimos, eso abre la posibilidad de transformación desde otros espacios que no son del estado –dijo Francisco Guevara, co fundador de Arquetopia, una fundación de residencias artísticas.

Si alguien quiere entender la ausencia de una política cultural como una política cultural, la tiene que encuadrar en términos de una idea de Estado que se va desentendiendo y que va dejando que la sociedad civil actúe. Lo malo es que la realidad es otra. El Estado se retira pero entorpece a la sociedad civil. Es restrictivo. 

Por otro lado, Xavier Recio Oviedo, Coordinador en la Maestría de Gestión Cultural en la Ibero, expresó que aunque surgen iniciativas privadas en el área de gestión cultural, no son necesariamente alternativas a la visión de cultura que tiene el estado o peor aún, siguen funcionando desde una perspectiva donde el arte y la cultura son una cuestión hegemónica y elitista.

–Una de las alternativas es la formación de cuadros que puedan de verdad estar sensibles ante las necesidades culturales de distintos públicos, de sus intereses, de ser incluyentes y voltear sus ojos hacia la diversidad para ver más allá de lo que se ve ahora.

Por su parte, Leandro Rodríguez, doctor en sociología de la UDLAP, afirmó que en Puebla no existen políticas culturales como tal.

–Si alguien quiere entender la ausencia de una política cultural como una política cultural, la tiene que encuadrar en términos de una idea de Estado que se va desentendiendo y que va dejando que la sociedad civil actúe. Lo malo es que la realidad es otra. El Estado se retira pero entorpece a la sociedad civil. Es restrictivo. Este gobierno prácticamente canceló todo programa o iniciativa cultural que incluyera talleres. La idea es que el gobierno no quiere a gente trabajando junta, pensando y saliéndose potencialmente de su control.

Leandro Rodríguez, politólogo de formación, lanzó algunas reflexiones más sobre las muchas veces que ha escuchado que en conversatorios se dice que la sociedad civil “tiene que dejar de quejarse y empezar a actuar”, algo que él considera un engaño, dado que actuar no es posible por culpa del Estado paternalista. Además dijo que en Puebla las políticas culturales son sólo un disfraz de políticas económicas, y que si la sociedad pretende cambiar esa situación por medio de las leyes ya establecidas, entonces “lleva las de perder”.

–Si no te da permiso el Estado, las cosas no se hacen, puedo tener buenísimas ideas pero el Estado es el monopolio legítimo de la violencia, entonces, si quiero hacer algo en el zócalo bien pueden llegar a quitarme a palos. El gobierno, paternalista desde hace cientos de años en Latinoamérica no quiere colectivos empoderados, por eso logran hacernos creer que somos unos vagos, porque no reclamamos o porque no hacemos nada ¿Pero como hacerlo si desde el inicio es imposible? La sociedad civil tiene que pasar por una etapa intermedia de empoderamiento antes de hacer ciertas cosas.

***

El próximo viernes 30 de septiembre y sábado 1 de Octubre, el SITAC tendrá lugar con distintas conferencias en el auditorio de la Universidad de las Américas Puebla y la entrada es libre.

Para mayor información pueden escribir a artes.plasticas@udlap.mx o llamar al Departamento de artes de la UDLAP al 229 3063.