Suma Puebla 237 ejecutados por el crimen organizado en 2016

Suma Puebla 237 ejecutados por el crimen organizado en 2016

La violencia generada por los grupos delictivos se ha trasladado del norte del país a la zona centro señala especialista de Lantia Consultores

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

Entre enero y julio de este año Puebla ha acumulado un total de 237 personas ejecutadas por el crimen organizado, así lo dio a conocer la organización Semáforo Delictivo con base en el trabajo de la empresa Lantia Consultores, ubicando al estado en la posición número 12 en el ranking nacional de 2016. En promedio, durante el 2016, en Puebla se ha registrado una ejecución por día.

sem_ejec_i_sem_2016_0

Un crecimiento que, de acuerdo con el artículo “La inseguridad 2013-2015” que publicó en la revista Nexos Eduardo Guerrero, socio en Lantia Consultores, viene increcendo en los últimos años, por el reacomodo de grupos y células del crimen organizado en todo el país.

En el estudio, el especialista señala que si bien en los tres últimos años del sexenio anterior predominó la violencia de los estados norteños, durante los primeros tres años de la actual administración federal el nivel de homicidios ligados al crimen organizado en esta región ha descendido, mientras que el de la región centro se elevó”.

Y agrega: “La proporción de ejecuciones de la región norte ha disminuido de 60 por ciento (de 2010 a 2012) a 42 por ciento (de 2013 a 2015), mientras que la proporción de la región centro aumentó de 28 por ciento a 41 por ciento, y la de la región sur de 13 por ciento a 17 por ciento”.

Para el caso de Puebla, el primer semestre del año cerró con un cifra promedio del 63 por ciento sobre el número total de homicidios dolosos registrados en la entidad por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). Cifra que supera la media nacional que se ubicó en 56 por ciento, según registró la organización Semáforo Delictivo.

EjecucionesPuebla

El especialista explica algunas de las razones que provocaron los cambios en la geolocalización de las ejecuciones: “La fragmentación de los cárteles en 2010 y 2011 fue en gran medida el resultado de la deserción abrupta y masiva de sus mandos medios, muchos de los cuales optaron por trasladarse a entidades del centro del país como Estado de México, Morelos, Jalisco, Colima, Guanajuato, Puebla, Veracruz, San Luis Potosí y Zacatecas, tanto para guarecerse de la violencia norteña, como para independizarse del cártel y constituir mafias locales”

Y agrega: “el arribo de células delictivas sofisticadas, con dinero y alta capacidad de fuego, ha causado estragos en las entidades mencionadas, pues no contaban con capacidades institucionales en el sector seguridad y en muchas de ellas, además, se encuentran amplios ejércitos de jóvenes desempleados, agrupados en pandillas, lo que ha sido capitalizado por las células criminales, al reclutarlos”.

Situaciones que se han vivido en el territorio poblano apuntan en la dirección que señala el especialista, por ejemplo el secuestro y posterior ejecución en marzo de este año de una decena de personas que se encontraban en una pelea de gallos en el municipio de Cuautlancingo. Días después, en la comunidad de San Andrés Calpan los cuerpos, o lo que quedó de ellos, fueron hallados dentro de diez tambos que contenían restos de ácido y diésel. El modo de operación apunta a ejecuciones con el sello de los grupos del crimen organizado asentados en el norte del país.

A la par, los casos de personas ejecutadas por rivalidades entre grupos que se disputan el control del robo de combustible en la franja que cruza el centro del estado, desde su colindancia con Veracruz hasta más allá de San Martín Texmelucan y que incluye a los municipios del llamado triángulo rojo, suman centenas en los diarios locales.

Por poner un ejemplo, el portal e-consulta informó lo siguiente en junio pasado: “En hechos presuntamente vinculados con el robo de hidrocarburo, dos hombres murieron calcinados y dos más perecieron en una balacera en San Sebastián Villanueva, localidad de Acatzingo, donde el pasado 12 de junio un grupo armado ejecutó a tiros a un presunto “chupaductos” y baleó a los asistentes, tres de los cuales también perdieron la vida.”

Los datos señalan que marzo y abril son los dos meses con las cifras más altas en ejecuciones, pues las cifras llegaron a 48 y 46 casos respectivamente, en esos mismos meses el número total de personas asesinadas registradas por el SNSP fue de 53 y 80 casos respectivamente.

NO COMMENTS

Leave a Reply