Karla, desaparecida en el epicentro de la trata de personas

Karla, desaparecida en el epicentro de la trata de personas

karla-2
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Un desconocido llamó a casa de Iván y le dijo que revisaran los hoteles de la calle 14 poniente de la ciudad de Puebla, en especial el hotel Río. Iván nunca supo quién llamó pero esa fue la pista para pensar que a su hija Karla Romero Tezmol la habían secuestrado para explotarla sexualmente.

***

El 13 de enero Karla Romero, de 11 años, salió de su casa en San Pablo del Monte rumbo a la escuela. Siempre la acompañaba uno de sus hermanos menores que también va a la misma primaria –él en cuarto grado y ella en sexto–, pero ese día se enfermó y ella fue sola. Nadie regresó a la casa.

Los papás de Karla, Iván y Olga, interpusieron la denuncia ante la Procuraduría de Tlaxcala de inmediato, pero las autoridades no emitieron la Alerta Ámber como lo establecen los protocolos en caso de desaparición de menores. Le dijeron a la familia que se había lanzado una “prealerta Ámber” la que de acuerdo a lo que le explicaron a Iván es sólo a nivel local. Los familiares buscaban en el sitio web de la Alerta sin encontrar ahí el rostro de Karla. Tuvieron que pasar tres semanas para que la niña estuviera dentro del programa de desaparición de menores que supuestamente sirve para dar mayor e inmediata difusión cuando se extravía un menor.

A la mamá de Karla, quien hace apenas diez meses tuvo a su tercer hijo, le dijeron que se preparara porque las llamadas de extorsión iban a dejarle un daño psicológico. Sentada en la antesala de las oficinas de la Fiscalía General del Estado de Puebla, esperando que le avisen para la apertura de la Averiguación Previa, Olga dice que las autoridades han tratado de responsabilizar a ella y a su esposo de la desaparición. Han dicho lo que siempre dicen en estos casos: que seguro “se fue con el novio”. Y como siempre, la mamá de Karla ha tenido que comprobar una y otra vez que su hija era una buena alumna, que sólo iba de la casa a la escuela, que nunca se metía en problemas.

Para Olga una de las impresiones más fuertes fue cuando un grupo de peritos entró a su casa a revisar todo. Le preguntaron si ella y su esposo tenían otras parejas y si había violencia intrafamiliar. Los funcionarios de la Procuraduría entrevistaron a las compañeras de Karla, para saber si tenía Facebook o si usaba el celular y si tenía novio; hablaron con el maestro de la niña para saber si faltaba a clases. Todo, dicen Olga y su abogada Miriam Pascual, para tratar de inculpar a los padres y hacer que la línea de investigación se inclinara a problemas en casa. Además preguntaron si habían visto a Karla con maletas, como insinuando que ya tenía todo planeado para irse.

En la Procuraduría nadie hace nada.

***

Karla no es la única menor que ha desaparecido en San Pablo del Monte. El primer feminicidio que se registró en Puebla este año fue el de Brenda Tlatelpa, desaparecida el 5 de enero en ese municipio reconocido como parte del aterrador corredor de trata de personas de Puebla y Tlaxcala. Su cuerpo fue encontrado en un cuarto de hotel en Tepeaca, a más de una hora de distancia de la capital poblana.

San Pablo del Monte es junto con Tenancingo el foco rojo de la ruta de la trata de personas en México, semillero de proxenetas que controlan la Ciudad de México y el norte del país. La reciente desaparición de la niña creó la #BrigadaCiudadana de San Pablo del Monte, como una respuesta de los habitantes ante la preocupación de que su pueblo sea señalado “como la base de la ruta de la trata”.

La llamada anónima y otras llamadas de extorsión diciéndoles que la niña sería llevada a Estados Unidos para ser tratada fueron una alerta para los familiares que se trasladaron a la ciudad de Puebla. Encontraron el hotel Río y cuando uno de sus parientes preguntó “por un servicio” le dijeron que ahí no habría nada porque les habían dicho que iba a haber un retén policiaco ese mismo día. Tanto Miriam como Olga se preguntan cómo es que en el hotel ya sabían que llegarían las autoridades.

La solidaridad de la comunidad ha hecho también que se acerquen personas que han padecido situaciones similares, pero por miedo no han querido decir nada. Una persona de las tantas que ha recibido Olga en su casa desde que Karla no está le dijo que su familia pasó por lo mismo, y que le recomendaba insistir e insistir porque las autoridades no iban a hacer nada aunque le dijeran que “estaban investigando”.

***

La familia Romero Tezmol lleva casi un mes de un proceso lleno de fallas: primero, la Procuraduría de Tlaxcala sólo abrió un Acta Circunstanciada y no les dio copias de la declaración. La Alerta Ámber no se emitió porque, argumentaron, el caso era “poco importante” y la procuradora Alicia Fragoso Sánchez, quien sólo se ha reunido una vez con los padres, les prohibió difundir fotos de Karla para no “obstaculizar” el trabajo de las autoridades tlaxcaltecas, ya que seguramente la niña “se había ido con el novio”.

Miriam Pascual, abogada del caso, denunció también que la Procuraduría no ha ahondado en las líneas de investigación de las llamadas de extorsión que dicen que Karla está siendo explotada sexualmente y el testimonio de vecinos que vieron un automóvil en donde subían a la fuerza a una niña que daba gritos de auxilio, justo el mismo día y a la misma hora de la desaparición de la menor.

La procuradora parece no toma en cuenta que según la Coalición Regional Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (Catwlac) en el informe “La Trata de personas en la Ciudad de México” documentó que en 22 de los casos que ha llevado los tratantes son originarios de Tenancingo y San Pablo del Monte.

En un informe hecho por el Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social A.C., que lleva el caso de Karla, se documentan de 2009 a 2016 trece casos donde los tratantes eran originarios del municipio tlaxcalteca.

***

La llamada anónima y otras llamadas de extorsión diciéndoles que la niña sería llevada a Estados Unidos para ser tratada fueron una alerta para los familiares que se trasladaron a la ciudad de Puebla. Encontraron el hotel Río y cuando uno de sus parientes preguntó “por un servicio” le dijeron que ahí no habría nada porque les habían dicho que iba a haber un retén policiaco ese mismo día. Tanto Miriam como Olga se preguntan cómo es que en el hotel ya sabían que llegarían las autoridades.

El domingo 7 de febrero, Iván y Olga junto con familiares, vecinos y el presidente municipal de San Pablo del Monte, José Isabel Marcelino Rojas Xahuantitla, viajaron a la ciudad de Puebla para presentar la denuncia por el posible delito de trata de personas. Se presentaron ante los medios y la ciudadanía frente al zócalo de la capital y un día después, el lunes 8 de febrero, fueron a la Fiscalía General para denunciar la desaparición en la Averiguación Previa 398/2016. Ahora toca esperar a ver si las autoridades de Puebla hacen algo, porque a la familia Romero ya le quedó claro que al Poder Judicial tlaxcalteca no le interesa el caso.

Mientras Olga y Miriam interponían la denuncia, afuera esperaban Iván y su cuñada, tía de Karla, con una manta con la foto de la niña. El guardia de la entrada cerró las puertas de la Fiscalía. Cuando Iván empezó a relatar lo que pasó con su hija guardó silencio. Bajó la mirada y dijo: “me quedé sin palabras”.

4 COMMENTS

  1. Y que si la niña no tenía buenas calificaciones? Que si tenía amigos o hasta un novio? De cualquier forma es una persona desaparecida y se tiene que buscar, y que si en otros casos la mujer era prostituta? Ya por eso pierde derechos? Entonces si justificamos su muerte? Siento que socialmente estamos encarcelados en estereotipos que nos llevan a perder empatía y que estamos disculpando CRIMENES nuestra critica se centra en la Mujer o niña, niño asesinada(o) o desaparecida(o) y su familia. Que porque la madre y padre lo dejaron en esa guardería, que porque la madre y padre dejan que se vaya sola a la escuela, que porque la madre y el padre no la educaron bien? Y nos olvidamos de los derechos que son de TODAS Y TODOS nos dejamos manipular por los medios mediocres y títeres de la injusticia, no Estamos informados sobre nuestras leyes y ADEMAS DE TODO tener que soportar el mal trato por parte de quienes tendrían que trabajar para hacer justicia.

Leave a Reply