El ajedrez, un juego, un arte y una ciencia: Ángel Contreras

El ajedrez, un juego, un arte y una ciencia: Ángel Contreras

Foto: Diana Magaña
Foto: Diana Magaña
Diana Magaña

@dienelmonstruo

El árbitro dice “Inicio”. Empiezan a sonar clics arrítmicos. Manotazos sobre los 40 relojes de juego. 40 partidas al mismo tiempo. Están inscritos chicos que van de los 7 años hasta adultos mayores. Veo jóvenes de 14 años enfrentarse a hombres de 40 o 60. No hay peso ni estatura mínima. No se juega con los puños ni se mide la velocidad de las piernas. Es un torneo de ajedrez en Atlixco, donde más de 80 personas se han dado cita para enfrentarse ante el tablero y competir en 5 rondas. El clic-clic es el único sonido que se escucha por unos momentos. Algunas partidas son lentas y meditadas. Otras rápidas como pequeños cortes en una tabla de pica. Se juega a alta velocidad, que apenas se miran los movimientos. Alguien levanta la mano. Los jaques mates empiezan a caer.

De la historia del ajedrez no tenemos datos exactos de la fecha en que se empezó a jugar, pero hay evidencia de su práctica desde el siglo V. Su origen, incierto, se remonta a India, Arabia e incluso China, llego a Europa junto con la dominación árabe en España. Actualmente, después del Futbol y el Atletismo es el deporte que más asociados tiene en el mundo. La Federación Internacional (FIDE) se creó en 1924 y desde entonces organiza los campeonatos mundiales. Se han escrito más libros de ajedrez que de todos los deportes juntos, tenemos textos desde el siglo XV, de Alfonso X el Sabio.

Un arte y una ciencia: Ángel Contreras Ovando

–El ajedrez es un juego, un arte y una ciencia –Así lo define Ángel Contreras Ovando, actual Campeón Estatal.

Es un juego pues se compite, se gana y es divertido. Una ciencia por todas las posibilidades, las combinaciones, la predictibilidad y los análisis que se pueden hacer respecto a las jugadas; pero lo más complicado, comenta, es apreciar el arte que hay en el ajedrez. Dice que apreciar la belleza que encierra una jugada puede ser tan complicado como entender las piezas que se exhiben en las paredes de un museo, o apreciar las ruinas arqueológicas, etc.

El ajedrez es un juego, un arte y una ciencia: Ángel Contreras Ovando.  Foto: Diana Magaña
El ajedrez es un juego, un arte y una ciencia: Ángel Contreras Ovando.
Foto: Diana Magaña

Ángel llegó al ajedrez en la secundaria, casi por casualidad. Hubo un concurso en su salón y su hermana le prestó su ajedrez. Él vió como lo jugaban sus compañeros, y de ahí nació el interés. Un amigo le enseñó los movimientos básicos, y con un libro inicio su aprendizaje de manera autodidacta. Ángel fue creciendo al lado del tablero, incluso, cuando de joven trabajó en algunos bares de Los Sapos llevaba su tablero, y en el bar con sus amigos, se ponía a jugar de vez en vez. Tiene 18 años de práctica, y ha sido 6 veces campeón estatal, aunque todo el esfuerzo y los recursos para obtener estos títulos han sido propios, pues en estos años no ha visto apoyo por parte de las instituciones.

Vive en la ciudad de Puebla. Habla deprisa. Las ideas que se le agolpan y se pelean por salir. Sonríe. Disfruta lo que hace. Decidió dedicarse a este deporte, promoverlo y ahora es entrenador. Se dedica a dar clases y a formar jugadores, también participa en competiciones. Durante el torneo de Atlixco ofreció una exhibición de partidas simultáneas con 18 chicos. Los niños en una fila larga acomodan su tablero para que él sea su contrincante. Ninguno le gana, pero ahora, esos pequeños pueden presumir que han jugado una partida contra el campeón estatal.

Disciplina de bajo costo pero sin apoyo

Pese a que el ajedrez es un deporte de bajo costo, pues un tablero y unas piezas se pueden conseguir a bajo costo, y se puede aprender con un libro o jugar en la Internet desde casa, el nivel de Puebla como en muchos otros deportes es muy bajo, dice Ángel.

El ajedrez no te hace inteligente nada más -sonríe-, hay personas que piensan que si juegas ajedrez ya eres inteligente, eso es mentira, cualquier puede jugar ajedrez, pero no cualquiera puede llegar a ser bueno

En sus años de ajedrecista no ha visto intención alguna de los gobiernos municipales o estatales a través de instituciones como el Consejo del Instituto Municipal del Deporte ni la Comisión de Deporte y Juventud para apoyar este deporte. Él reconoce que tristemente los pocos apoyos que hay, se dan por palancas, que se maneja como una “pequeña mafia” pero no entra en detalles. Tampoco se promueve en escuelas.

Actualmente es presidente del Club Escaque, uno de los clubes con más trayectoria en la ciudad de Puebla. Si bien hay otros 10 clubes en la ciudad (el Alfa 2, la BUAP, entre otros), la mayoría tiene pocas actividades. Escaque organiza torneos casi cada mes, da clase para todos los niveles, y tiene un local, en el centro comercial El Campanario, donde se pueden encontrar numeroso modelos de ajedrez, cubos rugbis, libros y accesorios para ajedrecistas. Tal vez sea el lugar mejor surtido de la capital poblana en este sentido.

Tristemente cuando organizan torneos y eventos ellos terminan poniendo dinero, pues casi nunca pueden recuperar lo invertido en los premios. Así es su trabajo: poner dinero, tiempo y esfuerzo para que otros se formen y el ajedrez se difunda.

Cualquier puede jugar ajedrez, pero no cualquiera puede llegar a ser bueno

Una cosa resalta a la vista, no solo en el torneo en Atlixco sino en la mayoría de los encuentros que se realizan en el estado, hay pocas mujeres enfrentando batallas en el tablero a cuadros.

Ángel dice que hay pocas mujeres que se interesen en el juego.

– Tal vez es porque las mujeres no son tan competitivas ni les gustan los juegos de guerra, o tal vez es por qué los hombres tienen más ego y son más competitivos.

Exhibición de partidas simultáneas con 18 niños. Foto: Diana Magaña
Exhibición de partidas simultáneas con 18 niños. Foto: Diana Magaña

Aunque reconoce que hay grandes talento a nivel internacional como Xie Jun, Hou Yifan, y Alexandra Kosteniuk, pero no son top 20 ni top 50.

Pregunto a Ángel por los beneficios que da el ajedrez a sus practicantes.

–El ajedrez no te hace inteligente nada más -sonríe-, hay personas que piensan que si juegas ajedrez ya eres inteligente, eso es mentira, cualquier puede jugar ajedrez, pero no cualquiera puede llegar a ser bueno.

Destaca que entre las ventajas de practicar este juego está el desarrollo lógico matemático. También comenta que la idea de que sólo los nerds juegan no le molesta, pero dice que no es correcta, pues para ser un buen profesional se necesita tener una buena preparación física, pues solo en cuerpo sano hay mente sana. Él también juega futbol y lo disfruta. Impulsa a sus alumnos a practicar ejercicio y mantenerse en buen estado físico, sin eso, dice, no se puede tener la concentración y fortaleza necesaria que demanda el ajedrez.

Ángel comenta que en España y prácticamente en toda Europa el ajedrez se difunde más y con otra perspectiva. Los torneos tienen premios grandes y hay apoyos gubernamentales para los practicantes. En otros lugares como Argelia, Buenos Aires, y ahora en España, el ajedrez es impartido como una asignatura escolar. Es un deporte noble, que puede aprenderse en un libro y practicarse desde una computadora. Hay aplicaciones para teléfonos inteligentes. A través de una computadora o tableta, se pueden hacer partidas en tiempo real con jugadores experimentados de todo el mundo, o comprar software para entrenar. Algunos programas han sido jugados por grandes del ajedrez como Kasparov. Pero pese a los beneficios, la facilidad de practicar en línea y su bajo costo, en México casi no se conoce ni se juega.

–Hay muy pocos apasionados.

Sin apuesta por nuevos talentos

En el DF hay una iniciativa de ley para que se enseñe y se práctique el ajedrez en las escuelas, pero desde la óptica de Ángel no será aprobada rapidamente, y su aplicación también puede ser muy lenta.

Ángel cree que los legisladores no están conscientes de los beneficios que el ajedrez puede traer a los estudiantes, como un mayor desarrollo lógico matemático, inteligencia espacial, el aprender a perder (tolerancia a la frustración), incrementar la atención y la memoria, etc.

Y considera que para que el ajedrez se difunda se necesitan tres cosas: que las autoridades conozcan más lo que es el ajedrez y se asigne mayor presupuesto, “pero no solo es cuestión de dar el dinero, sino enterase de cómo se aplica y quién lo recibe”, dice.

También se necesita mayor difusión y por último, más apertura entre los clubes y los jugadores, para integrarse y apoyarse.

En sus años de jugador ha visto que han disminuido los apoyos a la infancia, “antes se hacían olimpiadas desde sub 8, para atraer a los jóvenes talentos, pero ahora solo hay sub 14, cuando ya es muy tarde, la mayoría ya están formados-“.

Por eso, Ángel está apostando por la formación de nuevos talentos. Ha organizado un torneo para regalar becas de estudio a chicos menores de 17 años. Ese premio es generoso: les ofrecerá 4 clases gratis, con la intención de elevar el nivel de concomimiento y técnica de jóvenes talentosos y poder dar mejores resultados en los torneos nacionales. Y recomienda que para que los practicantes suban de nivel deben participar en más torneos, jugar más en línea (computadora) y comprar y libros.

Cualquier puede jugar ajedrez, pero no cualquiera puede llegar a ser : Ángel Contreras. Foto: Diana Magaña
Cualquier puede jugar ajedrez, pero no cualquiera puede llegar a ser : Ángel Contreras. Foto: Diana Magaña

–Me quiero comprometer como entrenador, me gustaría que Puebla destacara más. Puebla, en medallero es el lugar 26, y tiene el 5 por ciento de las medallas que tiene los estados con mayores preseas. Yo quiero difundir la pasión que siento por este hermoso y noble juego. Para mí el ajedrez es una pasión, por eso me gustaría compartirla con las demás personas.

Si estas interesado en aprender, practicar o competir, puedes contactar a Club Escaque en el local “Ajedrez” del centro comercial “El Campanario” (Blvd. 42 Norte 1825. Col. Cristóbal. Local 1C1 y 1C2), a los teléfonos. (01222) 5008664, (01222) 5533822 y celular 045 22 25 66 00 82 y 77 o en la página http://www.clubescaque.com.mx/.

Ángel también está dando clases en “Quiero Aprender por una Vida Digna AC”, en el callejón de los Sapos, donde parte de los ingresos que tiene como profesor son donados a la organización que trabaja con chicos con habilidades diferentes. Puedes pedir informes en este correo: informes@quieroaprenderporunavidadigna.com


Otras entregas de la serie “El Ajedrez en Puebla”:

Damas que matan al Rey: mujeres jugando ajedrez

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas.
Contamos la otra parte de la historia.
Contáctanos : info@ladobe.com.mx

3 COMMENTS

Leave a Reply