Cuatro años de Lado B. Uno. Dos. Tres. Cuatro.

Cuatro años de Lado B. Uno. Dos. Tres. Cuatro.

Postal4Aniversario_1

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

Lado B es la suma de todos y todas. Quienes escribimos. Quienes tomamos fotos. Quienes ilustramos. Quienes hacemos comics. Quienes contamos semana con semana, quincena a quincena cómo miramos al mundo. Quienes analizamos desde ópticas varias lo que nos ha tocado vivir, o las películas que vemos, o las series que nos roban las horas de sueño, o los discos que nos gustan, o las novelas que quisiéramos haber escrito.

En cuatro años. Uno. Dos. Tres. Cuatro. Han pasado por ese lugar no lugar (pues ni oficina tenemos) muchas personas que, sin mayor interés que sumar, han dejado en el teclado horas de vida y de sueños convertidos en pixeles o en caracteres, arropando a Lado B de tal forma que aun cuando el equipo ha menguado en vaivenes, a ratos más a ratos menos, desde fuera se le mira tan robusto como siempre. A todas esas personas, gracias.

No ha sido fácil. En esos cuatros años también hemos enfrentado momentos complicados. Un robo a mano armada que nos dejó prácticamente con una mano delante y una mano detrás, luego vino el hostigamiento policial, pero de nuevo la solidaridad de amigos, familia y colegas levantó las velas y nos puso a flote. A todos y todas, gracias.

La economía y la administración nunca ha sido nuestro fuerte, aunque en cuatro años, uno, dos, tres, cuatro, algo hemos aprendido. En el ínter llegaron los reconocimiento y alcanzaron para todos. En tres años ganamos siete premios del concurso que organiza la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma –la cuarta edición aún está por definirse–, y tres concursos nacionales que nos dicen que no erramos el camino al decidir apostar por ese periodismo que se cocina lento y se sazona con datos y narrativa.

Mirar a la sociedad antes que al poder político no nos ha llevado a cambiar el mundo, pero los cambios no le corresponden al periodismo. Lo que sí nos corresponde es narrar eso que somos para reflejarnos en el espejo del periodismo, ya la sociedad valorará si lo que encuentra ahí le gusta o no. Tampoco es un asunto, el de los cambios, que se haga en cuatro años, o en cinco o en diez, pero acá estamos para seguir siendo ese moscardón que no hace daño, ¡ah, pero cómo fastidia!

En esta celebración, la de los cuatros años, queremos compartirles lo que nos gusta: hablar del periodismo de investigación, pedirle a quienes admiramos que nos revelen sus secretos, sus formas de trabajo. Compartir una cerveza y mostrar que sí, que el periodismo es trágico, que las muertes se nos acumulan porque al poder no le gusta que lo miren tan de cerca, pero que a pesar de todo no deja de ser, como alguien por ahí dijo, el oficio más bello del mundo.

1 COMMENT

Leave a Reply