Sucúlima, un canto desde el exilio

Sucúlima, un canto desde el exilio

Suculima
Josué Cantorán

@josuedcv

Rebelión, coraje, dolor, pérdida, desamparo, heroísmo, horfandad, lamento. Aquellos son los sentimientos que, de acuerdo con el poeta José Vicente Anaya, fueron expresados en la producción poética de los escritores españoles exiliados en México debido a la guerra civil y el triunfo final del fascista régimen franquista. La vivencia hostil de abandonar la tierra de uno no por voluntad, sino forzado por las circunstancias, ha sido, sin embargo, también el alimento para la mejor producción de muchos artistas.

Paola de la Concha, artista escénica, bailarina, actriz, directora de piezas teatrales experimentales e integrante del Colectivo Tomate, encontró en el exilio una nueva forma de crear: la música. El hecho de estar fuera de casa, alejada de sus actividades cotidianas, invirtiendo su tiempo en cosas tan distintas a las que hacía en Cholula, Puebla, donde hasta hace poco vivía, la llevaron a la inesperada ambición de hacer un disco.

–Las canciones –cuenta la ahora cantante– fueron surgiendo de una manera muy espontánea y me permití pensar en la loca idea de un proyecto musical, y empecé a entrenarme.

Paola, cuyo nombre artístico es Sucúlima, una designación que le fue designada en un ritual wixárika y que significa “jícara”, busca ahora el financiamiento a través de una plataforma de crowdfunding para producir un disco con sus cantos de blues en inglés y español que en parte dan cuenta de una nueva etapa de su vida, en la que se encuentra viviendo al norte de Estados Unidos.

En agosto de 2014, luego de que se efectuaran las primeras expropiaciones a los campos agrícolas en los alrededores de la pirámide de Cholula, Paola de la Concha participó activamente en la organización del gran abrazo al sitio arqueológico, el primer acto público con el que pobladores de San Pedro y San Adrés manifestarían su repudio al proyecto arquitectónico con el que los gobiernos estatal y municipales pretendían construir un atractivo turístico en el sitio.

Los opositores, que pronto se integrarían en un colectivo al que se llamó Círculo de Defensa de Cholula, continuaron en los meses próximos realizando actividades públicas. Una de ellas ocurrió el 6 de octubre, cuando éstos realizaron un acto en el que clausuraron simbólicamente la presidencia municipal de San Andrés. Horas después, en la madrugada del día 7, cuatro activistas fueron detenidos bajo los cargos de motín y despojo, daño en propiedad ajena doloso.

Estos detenidos –Adán Xicale, Paul Xicale, Primo Tlachi y Albino Tlachi–, que son considerados por algunas organizaciones como presos políticos, continúan hasta la fecha en prisión.

Casi una semana después de las detenciones, la organización Nodo de Derechos Humanos informó que, de acuerdo con datos desprendidos de la averiguación previa, también habrían sido liberadas otras 10 órdenes de aprehensión contra activistas opositores a la intervención de la pirámide, entre ellos Paola de la Concha.

O no precisamente, porque el documeto diría “Paula Suculima de la Concha Zidel”, el nombre que la artista utilizaba en Facebook.

Acciones del círculo de defensa de Cholula. Foto: Marlene Martínez
Acciones del círculo de defensa de Cholula.
Foto: Marlene Martínez

Y esa no sería la única inconsistencia del proceso, pues Paola asegura que los actos ilícitos de los que se le acusa no tendrían fundamento pues un día antes de la toma de la alcaldía ella habría viajado a Estados Unidos, a donde acudió por razones laborales a un congreso de danza. Sin embargo, su asesor jurídico recomendó no regresar a su país sino hasta que la situación se resolviese del todo y se pudiese demostrar con documentos certificados que Paola no se encontraba efectivamente en el lugar de los hechos.

La distancia, el cambio de rutina, la posibilidad de tener mayor tiempo para la reflexión, han sido los elementos que han permitido a Sucúlima dedicarse de tiempo completo a su nuevo proyecto artístico, si bien reconoce la importancia y el valor del activismo que continúa haciéndose en Cholula.

En sus temas, la cantante habla, con metáforas y combinando inglés y español, sobre “temas de justicia social, de justicia ambiental y nuestra relación con la tierra”, debido a la influencia que han jugado en su vida el activismo del que fue parte en Cholula, pero también la situación que generó en todo México la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y el asesinato de un adolescente afroamericano en Ferguson, Missouri, en Estados Unidos.

Los temas de Sucúlima tienen una base vocal inspirada en el blues o en cantantes como Ella Fitzgerald y Lhasa de Sela, y pocas instrumentaciones de percusión, pero se espera que el disco, una vez finalizado, tenga otros instrumentos como violín, jarana, bajo y trompetas. Para ello, la artista está buscando hacerse de un financiamiento de crowdfunding, el cual considera una herramienta solidaria.

–Es interesante como estrategia –considera– porque da a conocer el proyecto mucho, pero principalmente como ejercicio comunitario, solidario, me parece súper bonito. He participado en otras campañas de mis amigos e incluso de gente que no conozco y creo que es el típico granito de arena.

Para Paola, la música es una manifestación artística que puede estar muy cercana a las exigencias sociales, porque “es algo que puede realmente proponer algo más allá de la queja”. En su canción llamada “Convocatoria”, por ejemplo, la artista invita a todos los mexicanos a ofrecer su talento en favor de la construcción de una comunidad más justa.

Los poetas exiliados han hablado de rebelión, coraje, dolor, pérdida, desamparo, heroísmo, orfandad, lamento. Para Paola “Sucúlima” de la Concha, el estar fuera ha sido eso, pero también la oportunidad de crear, un privilegio, “un espacio para sanar y reflexionar”.

https://soundcloud.com/suculima/

3 COMMENTS

  1. […] Lo mismo sucedió un par de años después, cuando habitantes de Cholula, la ciudad viva más antigua de América Latina, se opusieron a la construcción de un parque en la zona arqueológica en que conviven una pirámide y un templo católico, uno encima de la otra. Algunos de los ciudadanos que encabezaron la oposición llevan meses encarcelados a pesar de haber ganado amparos; otros, artistas y académicos entre ellos, tuvieron que salir del país. […]

Leave a Reply