Daniel Malpica y Emmanuel Vizcaya

 

 

Septiembre de 2011. Conversamos por correo electrónico sobre hacer una publicación periódica y dominguera, de poesía joven mexicana. Publicaríamos a nuestros amigos y a otra gente. Sería algo breve, acumulativo, pero sobre todo, modesto. De aquel chat había surgido el [Radiador] y de apellido le pusimos al principio Fanzine Digital.

El nombre lo tomamos del Irradiador estridentista, publicación editada por el movimiento en los años 20’s y que dejó de ser un mito en 2012 con la edición facsimilar de la UAM, aunque nosotros siempre hemos encontrado la manera de arreglarnos las descargas con anterioridad

En un principio, [Radiador] pintaba para ser una hoja simple e impresa por ambas caras, sin demasiado aspaviento, más como un folletín para dar testimonio de la creación literaria de esos momentos que cualquier otra cosa. No obstante, para saber cómo funcionaría – y por falta de recursos – decidimos sacarla primero de manera electrónica. El resultado fue sorpresivo para nosotros. El número 0 salió sin convocatoria, más bien, pedimos textos a posibles colaboradores – ¿habrá quienes se arrepientan de no enviarnos? – y debutamos con una edición piloto de sólo 28 páginas que a nosotros nos pareció un gran comienzo. Las reacción de amigos y lectores devino de un contagio general y favorable, pues en aquellos días el Issuu era relativamente desconocido. Quizá fuimos de los primeros en lanzar un proyecto de este estilo. Hubo tanta euforia y aceptación que tuvimos que presentar nuestro pequeño monstruo en la terraza del Hostal Moneda en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Nos acompañaron  colaboradores, amigos y público invitado. Tuvimos mucha cerveza, música electrónica, pirómanos e increíbles libros tan breves como desconocidos. Se proyectó el número 0 sobre una sábana blanca dándole la espalda al cielo nocturno. Supimos que había comenzado algo que no podíamos detener.

Con los meses nos fuimos adaptando a los modos de trabajo, publicamos una novela por entregas, columnistas llegaron y columnistas se fueron – si quieren nombres vayan a la Wikipedia. Trabajamos siempre a la distancia y con total libertad creativa, cada quien dándole por su lado hasta el momento de juntar selección de contenidos y diseño para ensamblar la revista y diagramarla, al estilo “hágalo usted mismo”. Hubo debates y reconciliaciones entre nosotros. Titubeamos para hablar del narco pero acabamos publicando material al respecto, un acierto que por desgracia se acentuaría con las masacres de 2014, una triste premonición. Después contagiamos a más países y las colaboraciones comenzaron a tomar sabores y latitudes distintas. Para una revista independiente, para nosotros como escritores independientes, alcanzar 170,000 lecturas en tres años fue una bomba, a pesar de que cualquier tuitstar supere esas audiencias en cinco minutos. Nunca hemos sido las estrellas del internet pero le rockeamos a gusto.

El domingo 21 de abril de 2012, La Jornada Semanal publico en un especial sobre Estridentismo la siguiente imagen:

Radiador_La Jornada Semanal

Reímos. Sin saberlo, se la habíamos jugado a Maples Arce y Fermín Revueltas ¿o quizá ellos se la jugaron a Daniel Malpica y Emmanuel Vizcaya cien años atrás? Nunca lo sabremos. Por si las dudas, hicimos una edición sobre Las Reescrituras

Eventualmente cambiamos la palabra fanzine por magazine. Habíamos dejado de ser fanáticos para convertirnos en “profesionales”, jugando a través del radiador con los contrastes y cuestionando el estado actual de la cultura. Nos gusta picarle, pues. Con apenas 6 ediciones en marcha llegaron las críticas: “pinche revista auto complaciente seguramente editada por chicos de la Ibero o del ITAM”, soltó por ahí algún troll de Facebook; o “eso no es una revista digital, son puros PDFs”. Luego, en 2013, obtuvimos el apoyo del programa Edmundo Valadés del FONCA bajo la categoría C de “Revistas Electrónicas”, y eso que no éramos una publicación ordinaria. Curiosamente, tampoco encajaba tanto el proyecto a las estipulaciones, y en cuanto salieron los resultados, para firmar contrato nos condicionaron que teníamos que hacer otra revista, una de acuerdo al protocolo, una más convencional. De ello resultó que teníamos dos revistas: una página actualizable y nuestros ya conocidos PDF’s. Nadie objetó la nueva dinámica. En ese año [Radiador] Magazine se dividió en dos ciudades, Ciudad de México y Helsinki, y ya estábamos entrenados para trabajar a distancia. Expandimos aún más las colaboraciones y editamos otros libros. La revista ha logrado sobrevivir a nuestro ritmo que a veces es como el cansancio godínez tras la fiesta.

Durante 2014 intentamos renovar el apoyo pero no lo conseguimos. Curiosamente, [Radiador] Magazine ha obtenido mayor atención de la prensa desde que estamos “solos” de nuevo. Paradójico como la vida, de eso se trata.

 

 

Daniel Malpica (Ciudad de México, 1988) Poeta y Diseñador Gráfico radicado en Finlandia desde 2013. Se especializa en diseño editorial desarrollando libros-objeto a base de técnicas artesanales y material reciclado. Como poeta y artista multimedia, ha participado en diversos festivales internacionales de poesía experimental compartiendo escenario con escritores de la talla de Amiri Baraka y Michel Houellebecq.

 

Emmanuel Vizcaya (Ciudad de México, 1989) Escritor. Ha publicado el libro de poesía NEO/GN/SYS coeditado por Proyecto Literal y Mantarraya Ediciones (2014). Es coordinador de la plataforma de distribución para editoriales alternativas ‘Espacio Cartonero’. Con frecuencia imparte talleres de creación literaria y realiza ROTTTOR, un proyecto de experimentación sonora y música electrònica. Mantiene la cuenta de twitter @EmmanuelVizcaya.

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

1 COMMENT

  1. Jajajajaja, qué imbéciles los de la Jornada Semanal. También me gusta que se pitorreen del conaculta. Chido!

Leave a Reply