En Puebla las denuncias por trata de menores casi se han duplicado...

En Puebla las denuncias por trata de menores casi se han duplicado en un año

Foto tomada de: fmcapitalsalta.com
Foto tomada de: fmcapitalsalta.com
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

En Puebla las denuncias por trata casi se han duplicado de 2013 a 2014. El año pasado las cifras oficiales registraron 60 denuncias, mientras que en lo que va de 2014 van 108. “Y aún falta un trimestre”, dijo Laura Martínez Rodríguez, de la Asociación para el desarrollo integral de personas violadas AC (Adivac).

Los números son alarmantes, pues el estado también es el mayor exportador de víctimas de trata en Estados Unidos y un foco rojo de venta de menores, según la ONU, además de concentrar 8.6 por ciento de las condenas por trata de personas de todo México. ¿Y la cifra negra? ¿Cuál es en realidad el número de personas tratadas en el estado? La cifra que menos se conoce es la de los menores de edad que son víctimas de explotación tanto sexual como laboral.

En toda Latinoamérica hay al menos 6 millones de niños y adolescentes que sufren violencia severa. De ellos, 80 mil mueren cada año por violencia: cuerpos lastimados, mutilados, cuerpos utilizados con fines sexuales.

Además de que el corredor que comprende los estados de Puebla y Tlaxcala es conocido por la trata de personas con fines sexuales, Veracruz también forma parte de este corredor, donde menores de edad son víctimas de la prostitución forzada. Y Puebla es “el inter y el traslado de estos niños y estas niñas”, dijo Martínez durante su ponencia en el marco del 4o foro de explotación sexual y laboral infantil en la capital del estado, organizado por el DIF estatal con apoyo con gobierno municipal.

En la ponencia titulada “Visibilizando el maltrato y la trata de personas”, la especialista explicó también cómo se trata el abuso sexual en menores, desde su identificación hasta la terapia. La violencia sexual infantil es “cualquier acción que transgreda la autonomía, integridad y erotismo tanto corporal como emocional de los niños y adolescentes”, y es un maltrato que rompe y altera su proyecto de vida, su inocencia y su estructura.

 “Pero como son más niñas, son mujeres, ¿imagínense si les interesa al sistema? Como lo traemos de usos y costumbres imagínense, ¿para eso son?”

Y la trata de personas en la infancia es un fenómeno que nace desde el interior de la familia. Martínez Rodríguez compartió ante un auditorio lleno algunos de los diagnósticos y técnicas utilizadas en los talleres y capacitaciones que imparte Adivac. Entre los factores que influyen están las características de personalidad de los padres, la carencia de vínculos afectivos y muchas veces el no tener resulta la economía familiar, aunada a la inexistencia de límites o reglas familiares.

Para la especialista, hay un vacío en las acciones del Estado en cuanto a políticas públicas y compromiso. En 2000 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la reforma al código penal federal, con la adhesión del capítulo II que condena la pornografía infantil y la prostitución sexual de menores. Pero de eso ya han pasado 14 años y las cifras, incluso las oficiales, no disminuyen. “Hay que entrarle”, dijo la especialista, y agregó que el que México se adhiera a instrumentos internacionales no ha implicado que verdaderamente los aplique e implemente. “Sólo estamos poniendo curitas. Por encimita”.

Además, consideró que por las cifras y las víctimas rescatadas que han dado sus testimonios, la explotación sexual infantil es un problema de género. La mayoría de las personas explotadas con fines sexuales son mujeres. Y es que la trata de personas genera en México más ingresos que el narcotráfico, pero para las autoridades es invisible. “Pero como son más niñas, son mujeres, ¿imagínense si les interesa al sistema? Como lo traemos de usos y costumbres imagínense, ¿para eso son?”, cuestionó la especialista.

Según los datos compartidos por Laura Martínez, hay más de 70 millones de sitios en internet para la promoción, difusión y venta de servicios sexuales de infantes. A nivel nacional, una “cifra conservadora” da cuenta de 17 mil niñas y niños haciendo este tipo de actividades en seis ciudades del país. “La violencia cibernética es nueva, es de esta década”, dijo la ponente, y agregó que aún como sociedad no hemos conseguido ver cómo vamos a controlarla.