“Cholula no necesita un Disney”, reclaman a Moreno Valle

“Cholula no necesita un Disney”, reclaman a Moreno Valle

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

La cita fue el domingo 24 de agosto a las 18:00 horas a un costado de la pirámide de Cholula. La invitación, difundida por el “Círculo de defensa del territorio”, pedía ir de blanco y llevar una vela. En el cartel, que lo mismo se difundió impreso que digital por redes sociales, se veían muchas manos enmarcando un círculo en cuya parte superior está la iglesia de Los Remedios sobre la pirámide, la postal cholulteca por excelencia.

La concentración, convocada por ciudadanos de San Pedro y San Andrés Cholula, fue para exigir “información veraz sobre el proyecto de los campos junto a la Pirámide; para defender la identidad de las Cholulas y para despertar y mostrar al mundo la fuerza ciudadana”.

La manifestación pacífica se hizo en contra de la expropiación y compra de terrenos alrededor de la zona arqueológica, donde el gobierno de Rafael Moreno Valle pretende construir el proyecto de la “Plaza de las 7 culturas”, un complejo turístico que tendría espacios para exposiciones, jardines, eventos deportivos y área para conciertos. Pero hasta la fecha las autoridades no han presentado un plan exacto ni explicado exactamente en qué consistirá el proyecto, además de que los dueños de los terrenos se quejan del bajo precio que el gobierno les ofrece por metro cuadrado de terreno.

El círculo de defensa

La gente empezó a llegar después de las seis de la tarde y la mayoría sí respondió al llamado de ir vestidos de blanco y con una veladora. Al principio había desorden y confusión, casi nadie sabía qué iba a pasar exactamente, cómo iba a ser el evento, pero mientras esperaban escribían frases en cartulinas, como “Cholula no necesita un Disney MorenoVa”.

Las exigencias del círculo –en el que están desde extranjeros que llevan décadas viviendo en Cholula hasta habitantes originarios, así como estudiantes y campesinos– son que el gobierno dé información clara acerca de los términos de la expropiación de las más de 8 hectáreas de terrenos en los alrededor de la zona arqueológica, así como de los proyectos que se quieren realizar en esos espacios.

Los que son culpables de estas decisiones, del despojo, de los arrebatos, no son los ciudadanos –dijo-, son los gobernantes.

También piden que en los proyectos que se hagan partícipe a los ciudadanos y que se garanticen beneficios sociales, económicos y culturales de lo que se quiere construir en los campos. Las dos últimas exigencias podrían parecer las más ambiguas pero son lo que ha logrado reunir a personas de diferentes edades y orígenes que tienen a Cholula como su hogar: el respeto a las raíces culturales ancestrales “que constituyen los cimientos de la identidad social y cultural”, y el respeto del significado y el valor del territorio tanto de las familias cholultecas como de “todos aquellos que habitamos estas tierras”.

El manifiesto, en el que vienen las exigencias de los ciudadanos, fue leído un par de veces mientras seguía llegando la gente. Después se explicó la dinámica: se harían dos filas, a la señal del tronido de tres cohetes una caminaría para arriba, hacia la iglesia, subiendo la pirámide, y la otra le daría la vuelta para entrar desde los campos, y en la explanada que hay antes de la empinada escalinata para llegar a la iglesia de Los Remedios se juntarían.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

La caminata comenzó diez minutos después de las siete de la noche. Veinte minutos después de las siete cayó la primera gota de agua del cielo. Y a las siete con 23 minutos las dos filas se juntaron. “¡Ya llegó Cholula!”, gritó un señor. Al reunirse cantaron dos canciones, elegidas por un sondeo entre los participantes. Primero fue el himno nacional y después La Guadalupana. Mientras todos se acomodaban, se daban las manos mirando hacia Cholula, de espaldas a la iglesia. Empezó a caer el granizo que aunque no duró más de diez minutos golpeó fuerte a algunos. Pese a la lluvia todos resistieron y cantaron el himno nacional una segunda vez entre porras de “Moreno, entiende, Cholula no se vende”, dirigiéndose directamente al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Antes de bajar hacia los campos, los cholultecas originarios y los adoptados prendieron sus velas y se despidieron con un aplauso del monumento vivo, que fue el que inspiró el primer poema del romanticismo hispanoamericano, “En el teocalli de Cholula”, del cubano José María Heredia, escrito en 1820.

Después de abrazar a la pirámide, el grupo de más de 600 personas se concentró en uno de los campos, “en el terreno de Don Óscar”, decían. Ya era de noche y sólo se veían las velas encendidas y se escuchaban las voces, los gritos y más porras. “¡Queremos frijol, queremos maíz, queremos a Moreno Valle fuera del país!”, “¡Los campos de cultivo, jamás serán vendidos!”, gritaban.

Entre música y aplausos tomaron la palabra algunas personas, agradeciendo la asistencia y el apoyo y recordando que la acción pacífica fue sólo la primera en defensa del territorio. Paola, una de las organizadoras, dijo que ahí, con la concentración en los campos, se cerraba el círculo que había sido un éxito. El ambiente de todo el evento fue festivo, musical, familiar, fue de todos aquellos que sienten a Cholula parte de ellos mismos. Pero la lucha sigue y se les pidió a todos que no dejaran la unión.

José, del consejo ciudadano de límites territoriales, dijo que en cualquier momento en los siguientes días podía haber toque de campanas en las iglesias de todos los barrios, y cuando eso sea la cita será ahí mismo, en los campos a un lado de la pirámide. “Los que son culpables de estas decisiones, del despojo, de los arrebatos, no son los ciudadanos –dijo-, son los gobernantes”.

Las voces de Cholula from circulo defensa on Vimeo.